Blogs

Javier Menéndez Llamazares

Llamazares en su tinta

El rey del Tinder

Suele decirse que nadie es tan atractivo como en su perfil de facebook; ni tan feo como en la foto del DNI, por fortuna para muchos. Pero lo de salir guapo en las redes sociales tiene su aquel, en especial en aquellas consagradas al deporte nacional internáutico, que no es el cotilleo y la envidia, que también, sino sobre todo el muy serio asunto del ligoteo.

Y aunque para la alegría y los devaneos siempre hay tiempo, en esta época de especialización no podían faltar una red dedicada expresamente al asunto. Lo curioso es que no sea un invento español, pero llamándose ‘Tinder’ tiene toda la pinta de que hasta en este asunto sigue valiendo la máxima del ‘que inventen ellos’.

Eso sí, en lo que no nos ganará nunca nadie es en picaresca. Y es que sólo faltaba que el ‘rey de Tinder’ no fuera español; de Barcelona, por más señas. Un caradura de la era digital que acabó encontrando un filón en el programas de citas.

El chico se llama Albert Cavallé y antes de ser un guaperas de internet había sido modelo. Pero el chico se debía de gustar tanto que por qué no compartir su belleza con el resto del mundo. Y qué lugar mejor para hacerlo que un de esas redes en las que se va a lo que se va, un mercado de carne fresca donde en décimas de segundo uno decide si sí o si no. Donde descartar a una persona con un solo vistazo. Para que luego digan que el físico no es lo más importante.

Lo que sucede es que belleza y bondad no tienen por qué ir de la mano, y al final la tecnología facilita mucho las cosas, reduce distancia y multiplica posibilidades, pero lo que hacemos con ella ya lleva mucho inventado, y está más visto que el tebeo. Internet es el medio, pero el objetivo de los desalmados sigue siendo el mismo: meterte la mano en la cartera.

El tal Cavallé al parecer ha tangado a cerca de una veintena de incautas, a las que habría estafado más de ciento cincuenta mil euros. Que si no me funciona la tarjeta, que si invierte aquí que me han dado un chivatazo… cualquier timo sirve con tal de la víctima esté obnubilada por los encantos del estafador.

El problema es que, probablemente, serán muchas más de esa veintena. Las redes son armas de seducción masiva, y visto cómo está el patio –y las fotos que subía el muchacho, todo un talento para el marketing sentimental–, lo que le salvará del linchamiento es que muchas otras víctimas no se atreverán a denunciarle para que no se entere su pareja. Porque, si hace poco un periodista se lamentaba de haber encontrado en el Tinder a su propia madre, a ver quién es el guapo que se atreve a asomar por allí.

Blog del escritor Javier Menéndez Llamazares en El Diario Montañés

Sobre el autor

Desde 2009 escribo en El Diario Montañés sobre literatura, música, cultura digital, el Racing y lo que me dejen... Además, he publicado novelas, libros de cuentos y artículos y un poemario, aparte de cientos de páginas en prensa y revistas. También me ocupé de Flic!, la Feria del Libro Independiente en Cantabria. www.jmll.es

Marcadores


abril 2018
MTWTFSS
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30