Blogs

Guillermo Balbona

Fuera de campo

Lo ves, no lo ves

Basada en hechos reales

D’après une histoire vraie 2017 110 min. Francia. Dirección: Roman Polanski.
Guion: livier Assayas, Roman Polanski (Novela: Delphine de Vigan). Música: Alexandre Desplat. Fotografía: Pawel Edelman.
Reparto: Emmanuelle Seigner,  Eva Green,  Vincent Pérez, Damien Bonnard, Camille Chamoux. Género: Thriller. Salas: Cinesa y Peñacastillo.

Esta es una película interesante, incluso muy interesante, que acaba por no interesar nada. Su director se muestra coherente, responde con fidelidad a sus obsesiones, pero todo resulta estirado, artificial, melancólicamente desmayado. Falta ilusión y hechizo en el interior de este mecanismo perverso entre dos mujeres cuyo encuentro se mueve en el resbaladizo terreno de las historias que se narran, mientras se miran en un espejo. Todos los pasos que da la pareja protagonista, a la vez y por separado, discurren en una delgada línea entre la realidad y la ficción. Un peligroso tour de force, a modo de obra de cámara, muy deslumbrante en su superficie y exento de alma en su interior. El octogenario Roman Polanski no se aparta un ápice del mundo construido durante una de las trayectorias más llamativas, personales e irregulares de la historia del cine, en la que no faltan un puñado de obras maestras. El cineasta de ‘El pianista’ se olvida aquí las herramientas que permiten ahondar e ir perfilando ese mecanismo, más perverso que lúdico, en el que la necesidad de contarnos historias colisionan con cómo contarlas. La psicología endeble, la claustrofobia y la pesadilla apenas se deslizan. ‘Basada en hechos reales’, un título demasiado fácil exento de los matices del original, es la versión en femenino plural de su excelente ‘El escritor’. El filme cruza y deshace los caminos del doble, de la dualidad, del éxito y del fracaso, de los demonios interiores y exteriores, de la imaginación y la experiencia, del yo y los otros, del deber ético…todo ello plasmado en la relación azarosa o no entre una autora y su admiradora, en un duelo en pantalla entre Emmanuelle Seigner, compañera sentimental del cineasta, y Eva Green, de cuya interpretación sale claramente victoriosa. El director de ‘Un dios salvaje’, apoyado curiosamente en un guion de Olivier Assayas, intenta regodearse en una sucesión de vueltas de tuerca, a veces muy forzadas, otras muy previsibles, en torno a ese ‘cul de sac’ sobre los límites de la creación. Polanski, tan zarandeado públicamente en los últimos años como triunfante por algunas de sus películas, parece querer reflejar sin querer, cínicamente, esa doble, antagónica situación, reflejada en las colas de público que acuden a firmar el libro de la protagonista, y que abren y cierran el filme en una elipse tan contenida como vacía. Si se trataba de reflexionar sobre lo verdadero y falso, Polanski, siempre elegante en su estilo, se queda anclado más en lo segundo. El atractivo que desprende la tensa dependencia entre la autora y su fiel lectora, amaga pero no dispara del todo. Es un Polanski menor claramente, pero aferrado a un cierto academicismo, a una timidez inusual en su cine. Hay tensión, pero vaga, di (vaga). Y nunca vemos ni llegamos a tocar la entraña de este vínculo de seducción y perversión. El cineasta perturbador parece agazapado y el clima de filmes suyos como ‘La muerte y al doncella’ o ‘Repulsión’ es un lánguido recuerdo que solo flota en este retrato de vampirización moral sin el colmillo afilado de otras ocasiones.

Guillermo Balbona comenta la actualidad cinematográfica y los estrenos de la semana

Sobre el autor

Bilbao (1962). Licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense. Ser periodista no es una profesión, sino una condición. Y siempre un oficio sobre lo cotidiano. Cambia el formato pero la perspectiva es la misma: contar historias.


June 2018
MTWTFSS
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930