Blogs

Diego Ruiz

El Economato

Los íntimos huevos fritos

El huevo frito es para todo ser humano algo tan íntimo como las relaciones sexuales o el inevitable ‘momento’ retrete A cada uno de nosotros nos gusta comer este tradicional plato de la cocina de nuestros país de una forma determinada: poco hecho, muy hecho, cuajada la clara y la yema cruda, con puntilla, sin puntilla, achicharrados… Y qué decir del acompañamiento: con patatas fritas, con chorizo, con jamón, con bacon, con morcilla…
Yo soy de los que prefieren los huevos bien fritos. Vaya, que no tenga ese desagradable ‘moco’ que asoma junto a la yema. Por eso procuro hacérmelos yo cuando estoy en mi casa. Fuera , en varias ocasiones he mandado al camarero de turno que los devolviera a la cocina para hacerlos un poco más. Conozco a gente que le da una gran importancia a la temperatura del aceite a la hora de echar el huevo a la sartén. Muy caliente para buscar esa dorada puntilla y que cuaje rápida la clara, o templado, para que ambas cuajen a la vez. Por esa manía de que el huevo esté bien pasado, no suelo comer huevos al plato, hervidos o escalfados. Incluso revueltos o tortillas que no haya visto primero. Pienso que la tortilla de patata no es más jugosa por tener el huevo chorreando en cada bocado. Tampoco soy muy partidario de los huevos estrellados, rotos o las sartenucas, cada vez más abundantes en las cartas de picoteo. Me resulta poco atractivo no poder mojar una patata frita en la yema o mancharme los dedos al envolver la clara y el chorizo entre entre pan. Y puestos a poner pegas, tampoco me gusta ese cóctel de cosas de la mar y la montaña que le quitan todo protagonismo al huevo.

Temas

Otro sitio más de Comunidad de Blogs de El Diario Montañés

Sobre el autor

Santander 1960. Universidad de Cantabria. Sección de Deportes, Cantabria en la Mesa y, a veces, algo de toros. En la redacción de EL DIARIO MONTAÑÉS desde 1984 pasando por casi todas las secciones.

enero 2016
MTWTFSS
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031