Blogs

Javier Menéndez Llamazares

Llamazares en su tinta

Peor que aburrirse

Cambio de guión en El Sardinero: esta vez, no nos aburrimos, dando la razón a aquel chascarrillo de los años setenta que rebautizaba al estadio como los ‘Campos de Sopor’. No, esta vez no hubo tedio. Pero fue mucho peor.

Benditas las tardes en las que nos aburríamos porque un Racing muy superior se pasaba el partido jugando al ralentí, a la espera del error del rival para anotarse una nueva victoria segura. Ahora, en cambio, los visitantes se le suben a las barbas, y para cuando quieren reaccionar e imponer su teórica superioridad, el partido está ya tan trabado que ya no hay quien lo enderece.

Menos mal, eso sí, que Mario Soberón se pasó todo el partido comiéndose las uñas en la tribuna, porque si el Amorebieta llega a haber tenido algo más de puntería arriba, todavía podría haber sido peor. Con nuestro habitual optimismo, solemos infravalorar a todos los rivales, pero cuando llega un equipo que presiona la salida del balón y te lo disputa en tu propio campo, el Racing sufre. Y mucho más de lo esperado. Sin velocidad, la ventaja de disponer de una plantilla de mucha mayor calidad se diluye sin remedio. Sobre todo, si el arbitraje vuelve a ser tan errático como de costumbre, permisivo con el juego agresivo e implacable con la menor protesta. Si el rival, además, maneja sin sonrojo los recursos del ‘otro fútbol’, con pérdidas de tiempo sistemáticas y consentidas, como no aproveches tus oportunidades, de poco sirve que seas muy superior, o que te sientas como tal. El resultado fue merecido para los visitantes, y aunque los verdiblancos lo intentaron, hay que hacerlo durante los noventa minutos. La sucesión de imprecisiones no sólo resultó desesperante, sino impropia de un equipo que se supone que va a arrasar en la fase de ascenso. Como esta sea la versión que veamos en el playoff… En fin, mejor no pensarlo. Miraremos para otro lado y trataremos de convencernos de que, simplemente, estas jornadas prácticamente de trámite no motivan al equipo.

Con todo, lo peor del partido no tuvo nada que ver con el juego. Ojalá. Después de tantos años, la locura por seguir a este equipo acaba por hermanar a quienes la padecemos. Así que enterarnos, poco antes del comienzo, de que ya no volveremos a encontrarnos con Tomás Lloredo empañó la tarde, más allá de lo que ocurriera en el partido. Tomás era de los que nunca fallaban en los desplazamientos, junto a su hermano Arsenio, inseparables e imprescindibles en las improvisadas tertulias en los Campos de Sport, o allá donde jugara el Racing. Lástima que no le haya dado tiempo a festejar el ascenso, pero no el de este año, sino el del regreso a Primera. Te echaremos de menos, Tomás.

Temas

Racing

Blog del escritor Javier Menéndez Llamazares en El Diario Montañés

Sobre el autor

Desde 2009 escribo en El Diario Montañés sobre literatura, música, cultura digital, el Racing y lo que me dejen... Además, he publicado novelas, libros de cuentos y artículos y un poemario, aparte de cientos de páginas en prensa y revistas. También me ocupé de Flic!, la Feria del Libro Independiente en Cantabria. www.jmll.es

Marcadores


abril 2019
MTWTFSS
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930