Blogs

Javier Menéndez Llamazares

Llamazares en su tinta

La banca siempre gana

Sorpresas te da la vida: el Banco de España avisa de una ‘desaceleración’ de la economía en este año, y resulta que uno se pregunta cuándo pasó aquello de que la economía se acelerase… Porque lo que es en el entorno inmediato, lo único que uno ha visto desde hace más de un lustro es desempleo, recortes, miedo al futuro, inseguridad y, sobre todo, mucho rechinar de dientes. Vamos, que para que la crisis volviera, el primer y máximo requisito sería que se hubiera ido alguna vez, y eso, o mucho nos falla la memoria, o no ha ocurrido más allá de los espejismos electorales que nos vendieron a finales del año pasado.

Sin embargo, en estos largos años de penurias la banca no ha dejado de obtener beneficios, a pesar de que su aportación a la sociedad no ha sido precisamente memorable.

Hace ocho años, mi caja de ahorros tenía en Cantabria cinco oficinas, y el director me saludaba por mi nombre. Hoy, sólo queda una y las colas para la caja salen hasta la calle, y mientras aguardas en las interminables esperas puedes percibir el nerviosismo de unos empleados que además de tener que soportar los EREs, están en un sinvivir ante los incesantes rumores de reducción de plantilla. Y lo más curioso es que la caja de ahorros ni siquiera había dado pérdidas hasta el año pasado.

Por desgracia, la economía es así: los beneficios lo justifican todo. Poco importa que se agotaran los huevos de oro de las hipotecas descontroladas: si ya no hay flujo de ingresos por intereses, se inventan mil comisiones de dudosa catadura moral –hasta por cobrar tu propio dinero hay mordida– que la administración autoriza sin pestañear, con la misma manga ancha con la que Zapatero y Rajoy rescataron a la banca mientras aplicaban el puño de hierro para ahogar a una ciudadanía exprimida hasta la última gota de su cuenta corriente.

El último recurso para maximizar beneficios, la nueva moda de los altos ejecutivos, es el viejo truco de reducir los costes salariales. Después de décadas de colonizar cada esquina de nuestras calles, acaparando los mejores locales en cada pueblo y ciudad, acostumbrando a los clientes a tener un trato personalizado y cercano en la sucursal de tu propio barrio, la banca parece haber decidido unilateralmente que los españoles estamos ya maduros para el cambio a la banca digital, y si no lo estamos, más vale que nos vayamos haciendo a la idea.

El asunto comenzó sibilinamente, con horarios exiguos para tareas comunes como el pago de recibos. Otra estrategia fue obligar a usar los cajeros automáticos para cantidades pequeñas, toda una jugarreta para los clientes de edad avanzada. Ahora, directamente, se anuncia el cierre de las sucursales más pequeñas, además de la ‘reforma estructural’ de las plantillas, que sólo en nuestra región pondrá en la calle a más de quinientos trabajadores. Así, normal que la banca siempre gane.

Temas

Blog del escritor Javier Menéndez Llamazares en El Diario Montañés

Sobre el autor

Desde 2009 escribo en El Diario Montañés sobre literatura, música, cultura digital, el Racing y lo que me dejen... Además, he publicado novelas, libros de cuentos y artículos y un poemario, aparte de cientos de páginas en prensa y revistas. También me ocupé de Flic!, la Feria del Libro Independiente en Cantabria. www.jmll.es

abril 2016
MTWTFSS
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930