Blogs

Javier Menéndez Llamazares

Llamazares en su tinta

Cuando los galones no sirven

Que el gran racinguista Agustín Ibáñez me perdone, pero parece que ya es momento de que su admirado Francis de un paso atrás y ceda el brazalete y hasta la banda derecha a quien corresponda. Todo tiene tu tiempo y el del lateral ha vencido ya con creces; seguramente, su experiencia y su bonhomía serán mucho más útiles al Racing apoyándole desde el área técnica.

Es lo que tiene fallar en tierras leonesas: hace tres temporadas, los errores en Ponferrada nos condenaron a segunda B; hace tres meses, un globo sonda en el Reino de León fue el principio del fin de Sotres, y el reciente fallo de Francis –todo un pase de gol a David Bandera que en baloncesto se computaría como asistencia– no sólo supone la pérdida de dos valiosos puntos ya ganados, sino una merma notable en la credibilidad de nuestras posibilidades de acabar la liga en primera posición.

Con Francis se da la curiosa coincidencia de haber sido siempre un jugador tan imprescindible para sus entrenadores como cuestionado por la grada; dejando a un lado los entresijos de vestuario, que también tendrán lo suyo, hay que agradecerle su férrea lealtad al Racing, manteniéndose en el equipo contra viento y marea, sin importarle los descensos y como abanderado de la rebelión por la dignidad que acabó liberando al club de Pernía y Harry. Pero contra lo que es imposible luchar es contra el calendario, y la llegada imparable de los hermanos San Emeterio le habían relegado a un papel secundario que, por ley de vida, no le queda más remedio que acatar. La capitanía es ya todo un premio a una carrera que tal vez sea mejor cerrar a lo grande; si puede ser, levantando la copa de campeón de segunda B.

Sin embargo, la prolongada ausencia de Borja San Emeterio supone un constante quebradero de cabeza para Munitis, que parece preferir los parches en espera del regreso del dueño natural de la banda. Y, por el momento, cuando opta por reciclar a su gemelo, le ha salido bien el cambio de cromo, aunque sacrificando las virtudes en banda de Borja, con más proyección ofensiva; Fede, por su parte, sufre su particular proceso de adaptación y se emplea con una dureza excesiva que, además de pagarlo con demasiadas amarillas, se traduce en más probabilidades de ceder golpes francos mucho más cerca del área.

Aún así, las últimas alineaciones demuestran que Munitis es consciente de que es preferible el apaño de Fede que jugar con Francis. ¿Por qué, entonces, ese empeño en utilizarlo de jugador número doce? La sustitución, en la que reincide el técnico, no sólo propició el lamentable fallo defensivo, sino que también supuso renunciar a nuestra mejor opción ofensiva. Quitar a Coulibaly por sistema, cuando está siendo el hombre más acertado de cara a puerta –sobre todo, en el día en que el goleador Dioni parece gafado– fue un claro error de Munitis, al que hay que atribuir la pérdida de los dos puntos.

¿Tanto cuesta mirar hacia abajo? El sábado, los que no pudimos ir a Astorga sí que tuvimos la suerte de disfrutar de un gran partido del Racing B, en el que destacó especialmente el lateral derecho, Axel. Con mucha llegada –se diría que es un extremo reconvertido–, serio por alto y con mucha disciplina táctica, además de desborde demostró tener remate, marcando el primer gol de una trabajadísima victoria.

Ya va siendo hora de dejar de reverenciar los galones, y fijarse en quiénes están llamando con insistencia y merecimiento a las puertas del primer equipo.

Temas

Blog del escritor Javier Menéndez Llamazares en El Diario Montañés

Sobre el autor

Desde 2009 escribo en El Diario Montañés sobre literatura, música, cultura digital, el Racing y lo que me dejen... Además, he publicado novelas, libros de cuentos y artículos y un poemario, aparte de cientos de páginas en prensa y revistas. También me ocupé de Flic!, la Feria del Libro Independiente en Cantabria. www.jmll.es

enero 2016
MTWTFSS
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031