Blogs

Javier Menéndez Llamazares

Llamazares en su tinta

Aleluya [racinguista]

A falta de títulos, se diría que los racinguistas nos conformamos con celebrar las victorias dos veces: una cuando se logra sobre el césped, y otra cuando se ratifica en los despachos.
Y es que lo vivido en las últimas semanas, con el ascenso en entredicho y el fantasma de la desaparición asomando tras las fauces de Hacienda, parece digno de un guión del mejor Hitchcock, encantado de disfrutar con el sufrimiento ajeno. Con malos de libro –esa inspectora non grata a la que ya le ha salido un apodo castizo–, villanos que se vuelven aliados –el mismo Tebas que antes nos prometía los fuegos del infierno–, una multitud de víctimas inocentes y hasta un puñado de héroes capaces de obrar un milagro inesperado, el caso es que el suspense se ha mantenido hasta el último minuto, justo cuando ya parecía que el asunto se volvía imposible.
Claro que para comprender cómo se ha solventado el problema hace falta un máster en contabilidad creativa, porque el embrollo ese de convertir la deuda de corto a medio plazo suena más o menos como aquello de multiplicar panes y peces. Menos mal, eso sí, que esta vez los ‘listos’ han estado de nuestro lado, y esta vez el consejo de administración ha estado de matrícula de honor, solventado una situación de alto riesgo.
En cualquier caso, algo pasa con este club, cuando lo que debería ser un simple trámite –la inscripción en Segunda– se convierte en un gran calvario, capaz de amargar medio verano a más de uno. Eso sí, al final uno no sabe ya si el Racing juega al fútbol o al tenis, con tanta ‘bola de partido’ que tiene que salvar continuamente. Lo que está claro es que la afición a lo que se abona es a las emociones fuerte, incluso al límite, porque en cada uno de estos embites lo que está en juego, desde hace casi un año, no es otra cosa que la supervivencia del propio club, que a pesar de contar con el apoyo cada vez más multitudinario de los suyos –la marcha por el paseo Pereda resultó espectacular–, ha quedado malherido tras la gestión de los nefandos Pernía y Lavín. Tanto, que parece moverse en un campo minado, donde cada semana aparece una nueva amenaza.
Porque, mirando el calendario, lo que en realidad tocaba era protestar por los fichajes, aquello de con lo que hay ni para mantenernos y todos esos clásicos de cuando nos iba bien y no lo sabíamos. Qué tiempos…

Temas

Blog del escritor Javier Menéndez Llamazares en El Diario Montañés

Sobre el autor

Desde 2009 escribo en El Diario Montañés sobre literatura, música, cultura digital, el Racing y lo que me dejen... Además, he publicado novelas, libros de cuentos y artículos y un poemario, aparte de cientos de páginas en prensa y revistas. También me ocupé de Flic!, la Feria del Libro Independiente en Cantabria. www.jmll.es

agosto 2014
MTWTFSS
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031