Blogs

Teresa Cobo

La Engaña

Una vía verde entre Santander y La Engaña, la enésima «prioridad»

 

Un grupo de senderistas atraviesa los túneles de El Morro y El Morrito en el tramo de la traza del Santander-Mediterráneo entre La Engaña y Yera. T. C.

El consejero Martín convocará en enero a 14 alcaldes para iniciar la ‘resurrección’ de la senda ferroviaria por la que no pasó el tren

El túnel de La Engaña es hoy una vieja herida que atraviesa de parte a parte la Cordillera Cantábrica. La montaña se duele de esta trepanación de casi siete kilómetros por la que supura agua, piedras y tierra. Junto a los orificios de entrada y de salida agonizan los poblados y estaciones de Yera, en Cantabria, y de La Engaña, en Burgos, levantados para la construcción de este costoso tramo del inconcluso ferrocarril Santander-Mediterráneo. Durante medio siglo se han sucedido sobre el papel los proyectos para resucitar la antigua senda ferroviaria y sus edificaciones, por el encanto del lugar, por su peso histórico y por el ingente trabajo allí malgastado, pero todos han acabado en vía muerta, como el primigenio tren. La última iniciativa se llama ‘Caminos del Pas’, una senda verde entre Santander y la boca del túnel. ¿Va en serio esta vez? «Es una prioridad del Gobierno», asegura el consejero Francisco Martín, pero no compromete plazos.

El enésimo plan frustrado ha sido el teleférico que programó el Gobierno del PP para Vega de Pas, devuelto al cajón por el Ejecutivo PRC-PSOE. Ambos partidos cuestionaron el proyecto desde la oposición porque en el contrato la Administración arriesgaba dinero público como avalista y garante de la adjudicataria, porque no creían en su rentabilidad y porque la telecabina no llegaba hasta Castro Valnera. Aunque la iniciativa del funicular no incluía la recuperación de los edificios ferroviarios, la estación base iba a construirse en ese paraje, cerca del túnel. El alcalde de Vega de Pas, Juan Carlos García (PP), confiaba en que, a medio plazo, el tirón turístico, además de crear empleo, revitalizara el entorno en su conjunto.

Edificios de mercancías y de viajeros en la estación abandonada de Yera (Vega de Pas). T. C.

Último invento

Después de anunciar la suspensión del proyecto del teleférico, el consejero de Innovación, Industria, Turismo y Comercio, Francisco Martín, puso sobre la mesa en agosto un nuevo invento bautizado como ‘Caminos del Pas’, cuyo eje central es la recuperación del antiguo trazado del Santander-Mediterráneo como vía verde para ciclistas y andarines. El consejero anunció una inversión de siete millones de euros a lo largo de la legislatura, pero subraya que es «en régimen de cooperación con los ayuntamientos». El plan compete a catorce municipios que deberán presentar proyectos para aumentar el atractivo e interés de la senda. Para 2016 el Gobierno ha presupuestado 500.000 euros. Un tímido comienzo. Martín alega que la capacidad de ejecución será escasa el primer año porque se seleccionarán los proyectos que surjan, se licitarán y, en todo caso, se contratarán entre octubre y noviembre, pero hasta 2017 no comenzarán a materializarse, «y en ese ejercicio la partida será mayor».

El consejero de Turismo citará en Puente Viesgo «en enero» a los alcaldes de los municipios por los que discurrirá la vía verde del Santander-Mediteráneo y la orden de subvenciones se publicará «en febrero». Tendrán prioridad las propuestas de los ayuntamientos que más dinero aporten, pero se establecerá el límite máximo de cofinanciación municipal en el 40%. El resto lo invertirá el Ejecutivo cántabro.

Con independencia de que haya o no iniciativas de los ayuntamientos, «actuaremos de forma prioritaria para llevar la vía verde hasta el túnel de La Engaña. La senda es una prioridad del Gobierno», asevera Martín. Recuperar la traza del Santander-Mediterráneo en Cantabria no deja de ser una quimera o una forma de hablar, ya que de los 50 kilómetros que discurrían por la región 28 no llegaron a adjudicarse. Ese inexistente tramo comprendido entre Yera y Sarón era lo bastante accidentado como para requerir la horadación de 26 túneles. Nunca se acometieron las obras.

El túnel es otra historia

El consejero de Turismo admite que aún no hay un proyecto técnico para hacer frente al reto de llegar desde la capital cántabra hasta la boca norte del túnel de La Engaña. ‘Caminos del Pas’ se dividirá en tres fases. La primera consiste en concluir el carril bici entre Santander y Alceda, con la pasarela que permite la conexión con Camargo-Astillero-Villaescusa y la búsqueda de una solución a «los dos tramos sin continuidad evidente que quedan en Cabárceno y Cayón, y a algunos cruces peligrosos». Martín espera que la solución técnica esté cerrada en el primer semestre de 2016. Para finales de ese año confía en tener concluido el proyecto de la segunda fase, que llevará la vía verde hasta Yera. La tercera fase «no la hará este Gobierno, porque será la recuperación del túnel de La Engaña y supone una millonada. Implicaría una inversión de 10 millones de euros y el mantenimiento posterior también sería costoso. Hoy no se puede hipotecar ese dinero, es mucho más eficaz invertirlo en reforzar los atractivos turísticos de ese camino verde».

El tramo más interesante del Santander-Mediterráneo en Cantabria, terminado a falta de tender la vía, es el que se extiende desde la boca norte del túnel de La Engaña hasta la estación de Yera, tres kilómetros de explanación que se conservan en buen estado. Además de los deteriorados edificios de viajeros y de mercancías y de los ruinosos barracones-hospedería para los trabajadores, en este ramal perduran intactos cuatro túneles cortos.

Excursionistas en la boca norte del túnel de La Engaña, en Vega de Pas, con la antigua hormigonera al fondo. T. C.

Una de cal y otra de arena

Martín no se plantea por ahora rehabilitar los edificios ferroviarios. «Si algún ayuntamiento lo propone, no me aparto, pero siempre que se decida primero el uso. Hemos abusado del concepto de centro de interpretación. Muchos se han quedado vacíos y se han vuelto a arruinar. Esas construcciones merecen ser mantenidas por su valor histórico industrial, pero hay que darles un uso eficaz, inteligente y rentable».

El ayuntamiento al que compete el tramo de Yera, el de Vega de Pas, no dará el primer paso. Su alcalde, Juan Carlos García, acudirá a la reunión de enero con el consejero, «por supuesto», pero solo para reivindicar el teleférico. «No vamos a tirar el dinero público en tonterías. Los experimentos, con gaseosa. Que digan a ver por dónde van a llevar la vía verde entre Ontaneda y Vega de Pas. ¿Por la carretera de Entrambasmestas? ¿Por encima del río? Eso es engañar al personal. No voy a presentar nada. Aquí puedes andar un día entero por sendas. Ya existen. Que no nos tomen el pelo. Con 500.000 euros que tengo de presupuesto, ¿me lo voy a gastar en hacer caminos para que venga gente con mochila y pantalón de deporte? Eso es de traca y de aurora boreal», se queja el edil del PP. «Lo que necesitamos son pistas y accesos a los cabañales para los ganaderos, y eso lo estamos haciendo nosotros. Lo que queremos es desestacionalizar el turismo y que la gente no venga a pasar el día, sino a quedarse cuatro. Que se dejen de excusas baratas para no hacer el teleférico, que no les va a costar dinero y, si tuvieran que llegar a pagar algo, sería mucho menos que lo que van a invertir en la vía verde. Es vergonzoso».

El alcalde de Puente Viesgo, Rafael Lombilla (PRC), sí cree que ‘Caminos del Pas’ «es una oportunidad y una inversión importante» para los ayuntamientos pasiegos y el suyo presentará varios proyectos «para ver si encajan», entre otros, el acondicionamiento de la plaza del Cuco, la rehabilitación de la antigua estación de Feve como hospedaje turístico y un carril bici. El regidor regionalista se queja de las limitaciones de gasto que impone la ley estatal a los municipios con remanente. «Es una losa. Es injusto que los ayuntamientos que hemos cumplido con la austeridad y con la gestión no podamos utilizar ese ahorro en inversiones para crear empleo y riqueza aunque no tengamos deuda». Puente Viesgo dispone de un presupuesto de 1,5 millones de euros y acumula un remanente de 3 millones. «Es lamentable, porque sería estupendo para este proyecto y va a ser difícil cofinanciarlo. Es necesario reformar la ley». Lombilla quiere aprovechar también para Puente Viesgo los otros dos proyectos paralelos que ha diseñado el Gobierno para los pueblos de los valles pasiegos: ‘Villas Termales’ y ‘Villas Rupestres’.

El túnel de Obregón, en el tramo entre Liaño y Sarón del ferrocarril Santander-Mediteráneo. T. C.

Vestigios más allá de Yera

Fuera del trecho de La Engaña, apenas quedan huellas reconocibles del ferrocarril Santander-Mediterráneo en tierras cántabras. Los vestigios más visibles son el edificio de viajeros de la estación de Boo de Guarnizo, un puente en La Paul de Cayón, el túnel de Obregón (267 metros) y la entrada principal al Parque de la Naturaleza de Cabárceno, al que se accede por un túnel oblicuo de 20 metros de longitud sobre el que discurre la explanación ferroviaria.

El túnel de Obregón está cercado por fincas privadas y se utiliza como pesebre. La galería forma parte del tramo de 6,3 kilómetros entre Sarón y Liaño, que se completó al cien por cien y comparte la belleza del paisaje kárstico del parque, pero aparece interrumpido por alambradas y maleza. Francisco Martín asegura que ese trecho será recuperado para la vía verde del Pas, pero no da plazos, porque «los trámites son más complejos». El carril bici debe ser declarado de utilidad pública para iniciar un proceso de expropiaciones.

A partir de Obregón, el antiguo trazado del Santander-Mediterráneo, hoy escondido y desdibujado, avanzaba en paralelo a otras dos líneas férreas, la del Astillero-Ontaneda (35 km), reconvertida en carril bici, y la del ferrocarril minero de Orconera (8,4 km), transformada en senda peatonal. Esos carriles sí permiten dar conexión a la vía verde del Pas a su paso por esa zona cargada de historia ferroviaria.

‘CAMINOS DEL PAS’

Eje central del proyecto

Primera fase: Concluir el carril bici entre Santander y Alceda (prevista para 2017).

Segunda fase: Llevar el carril o vía verde desde Alceda hasta La Engaña. (Durante toda la legislatura).

Tercera fase: Rehabilitar el túnel de La Engaña (a largo plazo. Hoy mero planteamiento teórico).

Propuestas complementarias

14 ayuntamientos: Santander, Camargo, El Astillero, Villaescusa, Santa María de Cayón, Castañeda, Puente Viesgo, Santiurde de Toranzo, Corvera de Toranzo, Luena, Selaya, Vega de Pas, Villacarriedo y Saro. Por convocatoria pública.

Temas

La construcción del túnel de La Engaña fue una gesta baldía que se cobró muchas vidas. En este espacio se recoge la historia del Santander-Mediterráneo y, en especial, la de ese tramo que nunca llegó a funcionar. Y se proponen rutas senderistas por el impactante paisaje que atraviesa la vía fantasma

Sobre el autor

December 2015
MTWTFSS
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031