Blogs

Guillermo Balbona

Fuera de campo

Cómo desactivar la vida

Sácame de dudas 
Ôtez-moi d’un doute 2017 120 min. Francia. Dirección: Carine Tardieu. Guion: Michel Leclerc, Raphaële Moussafir, Carine Tardieu. Música: Eric Slabiak. Fotografía: Pierre Cottereau. Reparto: François Damiens, Cécile De France,  André Wilms,  Alice de Lencquesaing, Guy Marchand,  Esteban,  Perrette Souplex. Género: Comedia dramática | Salas: Peñacastillo

De equívocos y azares, esta dramedia de arriesgado encaje  y sutiles y nada livianos resultados, es una de las sorpresas del verano. Tras una ristra de vulgaridades cómicas  se asoma de nuevo el cine francés a la cartelera y de tapadillo deja esta encantadora pieza con su perfume de comedia humana y un puñado de excelentes interpretaciones. El enredo en la ficción describe a padres e hijos que son o pueden no serlo, a ADN pululando como mariposas que no se sabe dónde van a acabar posándose y mucha lucidez a la hora de abordar las relaciones paternofiliales y los conflictos generacionales.  ‘Sácame de dudas’ no es pretenciosa y dentro de su sencilla complejidad, y viceversa, nunca se deja atrapar por lo obvio o por la facilidad del equívoco. En realidad el juego de incógnitas sobre la paternidad no es más que una excusa para hablar de la soledad, de la fragilidad de la vida, de la necesidad de asideros y de ese cuarto oscuro en el que dejamos deseos, afectos y querencias a la espera de que alguien encienda la luz y nos recuerde la dimensión de lo guardado. El contraste de la pareja protagonista también sirve de cebo en lo que tiene de seductora guía para llevar al espectador a terrenos sentimentales muy bien asentados. Esa medida de las cosas es la que permite que la película, sin elevar nunca el tono, y pese a lo forzado de muchas situaciones en las que el azar es el rey de todo, salga siempre a flote con una extraña naturalidad. Todo es ligero y cercano, cómplice, pero siempre se mueve sobre terreno minado. En el fondo que el personaje central se dedique a desactivar bombas sirve de símbolo y metáfora a una comedia humana que busca desbrozar la vida emocionalmente. La directora Carine Tardieu se mueve sigilosa y sinuosa, pegadiza y, lo mejor, sin estridencias ni subrayados. El melodrama asoma en ocasiones y la patita amenazante de lo paródico, también. Pero el filme se ocupa de sortear los abusos y las grandilocuencias. Tal es así que cada bomba de relojería reconocible pero no menos peligrosa con la que se va sembrado el vínculo entre personajes, el filme teje y desmonta con mayor finura y encanto lo que se encuentra su paso. Incluso el final, lleno de peligrosas tentaciones hiperbólicas,  se antoja sencillo y aseado como si se hubiera pisado una falsa mina caducada. En este tercer largometraje de la cineasta la mirada queda impregnada de la sabiduría del oficio de vivir y formalmente revela semejanzas  e inspiración en la dramaturgia francesa. Una obra con trampas y trueques, con memorias frágiles y búsquedas de una ilusión que procura un engaño vital a sus criaturas. Una explosión de artefactos sentimentales con media sonrisa y otra media al borde de la lágrima. Si se pisa con prudente complicidad no hará falta protección por si falla el resorte de la bomba emocional.

Temas

critica, dudas, sacame, trailer

Guillermo Balbona comenta la actualidad cinematográfica y los estrenos de la semana

Sobre el autor

Bilbao (1962). Licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense. Ser periodista no es una profesión, sino una condición. Y siempre un oficio sobre lo cotidiano. Cambia el formato pero la perspectiva es la misma: contar historias.

July 2018
MTWTFSS
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031