Blogs

Guillermo Balbona

Fuera de campo

De Españas y cines

La reina de España

España. 2016. 128 m. (7). Comedia.

Director: Fernando Trueba.

Intérpretes: Penélope Cruz, Antonio Resines, Neus Asensi, Ana Belén, Javier Cámara, Chino Darín, Loles León.

Salas: Cinesa y Peñacastillo

Sería una lástima que la polémica desatada por ese grupúsculo ruidoso de cierta santa inquisición de las redes, siempre dispuesto a encender la hoguera, perjudicara la visión de esta comedia coral. Con sus defectos y virtudes, ‘La reina de España’ es sobre todo una demostración de amor al cine y una prueba más, aunque no había dudas al respecto, de que un cineasta como Fernando Trueba ama a a sus criaturas. Con el tono nostálgico y melancólico que le caracteriza el cineasta de ‘Belle epoque’ abre la maleta y retoma el equipaje narrativo, a modo de falsa secuela, los personajes y ambientes que ya alimentaron su estupenda ‘La niña de tus ojos’. Sin su hermano, David, ni por supuesto Rafael Azcona, en el guión, Trueba traza un itinerario de pequeñas historias dentro de la Historia, cruzadas y solapadas que a su vez enfrentan tiempos de España y confrontan cines y su forma de producción y creación. En ese juego de espejos reside lo mejor de un filme que parte de lo oscuro y el oscurantismo y se despide en lo luminoso, en un juego de paradojas, alumbramientos y sombras que ya existía en sentido inverso en su obra de hace dos décadas. Pero frente a la solidez y argamasa compacta de la primera, aquí la irregularidad es un latido constante y un pulso en el que sale perdiendo en su conjunto. Diálogos desafinados y varias anécdotas o microrrelatos superfluos perjudican el flujo y el ritmo interno de este retrato de supervivencia y sueños (casi todos rotos) de unos actores y técnicos que viven entre la fantasía de Hollywood y el cartón piedra de la España del sátrapa que construía su particular mausoleo. En ese trayecto, siempre en paralelo entre las dos ficciones, el cineasta de ‘Calle 54’ pasa del nazismo al franquismo, del rodaje en Alemania a la huella de los rodajes con sello Hollywood en España (el ejemplo podría ser el ‘El Cid’). El arranque de ‘La reina de España’ con ese sombrío regreso del director que encarna el cántabro Antonio Resines y muchos pasajes sobre cine dentro del cine, donde Trueba despliega querencia, elegancia y tacto, son lo mejor de un filme más burdo en sus caricaturas y demasiados ticts. El amor al cine es lo más valioso y a la hora de la verdad es lo que salva un filme deslavazado, desatado a veces, fundido otras, pero siempre cosido por unas interpretaciones excelentes, en especial las de Penélope Cruz, Rosa María Sardá, Loles León, Jorge Sanz y, especialmente, Javier Cámara. Los pasados entrelazados no terminan de casar en la ficción. La reflexión cinéfila, la diatriba entre cine de entretenimiento y cine serio y social; las ideas divertidas colisionando con la caricatura simplista; los escenarios no siempre acertados frente a una cuidada ambientación. Sátira y homenaje, farsa y esperpento político y suspense que no siempre logran generar un territorio de complicidad. Trueba se da un homenaje pero la celebración no acaba de ser compartida.

Guillermo Balbona comenta la actualidad cinematográfica y los estrenos de la semana

Sobre el autor

Bilbao (1962). Licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense. Ser periodista no es una profesión, sino una condición. Y siempre un oficio sobre lo cotidiano. Cambia el formato pero la perspectiva es la misma: contar historias.


December 2016
MTWTFSS
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031