Blogs

Guillermo Balbona

Fuera de campo

Cuadrigas a la deriva

Ben-hur

EE UU. 2016. 124 m. (7). Drama.

Director: Timur Bekmambetov.

Intérpretes: Jack Huston, Toby Kebbell, Morgan Freeman, Rodrigo Santoro, Nazanin Boniadi, Pedro Pascal, Olivia Cooke.

Salas: Cinesa y Peñacastillo

Las comparaciones son odiosas. Sí, pero también obligadas y necesarias cuando hablamos de ese artificio hoy tan común y tan superfluo como los remakes. Si no se aporta nada por qué dejar que este ‘volver a hacer’ logre el consentimiento colectivo y se cuele con facilidad en cientos de pantallas. El melodrama histórico ahora retomado está atorado, huele a afectación y sus aspectos religioso políticos suenan a cartón piedra. El cineasta de ‘Abraham Lincoln: Cazador de vampiros’, Timur Bekmambetov, se atreve con lo que podríamos llamar un clásico popular: ‘Ben-Hur’. Ya saben, esa de William Wyler, con Charlton Heston, que forma parte de la iconografía y el imaginario cinéfilo como uno de esos fotogramas aferrados a lo que llamamos memoria visual. El filme incluye ligeros cambios argumentales respecto a la obra de los años cincuenta pero ni siquiera la supuesta ventaja de medios o la parafernalia visual logran superar al precedente. Falta desgarro, utilización del dramatismo, cierta épica que no sea la de la prótesis digital. Incluso los latidos, tempos y el montaje, pese a sintetizar el metraje del filme original, nunca se traducen en sentido del ritmo. Descafeinado, con aire sintético y sin apenas efervescencia, este regreso al no futuro es fácil de explicar: su discurso moral, humano, de dioses y hombres, carece de la más mínima emoción, y es inexistente la empatía interpretativa (el nieto de John Huston demuestra tener más nombres que presencia). Todo simula un envase o decorado donde fracasa hasta la carrera de cuadrigas, considerada la pieza vertebral de una historia de fidelidades, traiciones, devociones, combates, galeras, aquí un entramado que suena grave pero que deja un continuo rastro de vacío, de impotencia, exento de pasión y pulso emocional. El arrebato ha desaparecido o se ha sustituido por meros gestos. Los paralelismos más bien zafios entre el personaje y Jesús de Nazaret resultan forzados y más bien inanes. Una mera coartada que nunca se revela con sutileza. La ‘nueva’ adaptación de la novela de Lee Wallace presenta un dato y una sensación reveladoras: la película en cartelera posee 124 minutos y, sin embargo, resulta mucho más larga que los 212 de la cinta de Wyler. El director de ‘Wanted’ sin intensidad ni imaginación, se limita a contar unos hechos en una crónica debilitada, muy convencido de pisar sobre seguro aunque con una puesta en escena casi patética en su resolución dramática. Este ‘Ben Hur’ incluye esa esperada carrera de cuadrigas Fórmula 1 que no difiere mucho de cualquiera de esas persecuciones de ‘Fast and Furious’. Dispersión y confusión en una postal carente de esa patina de espectacularidad que convierte lo correcto en deslumbrante efecto. Un sermón plano y solemne, no confundir con la emoción, que discurre entre el video clip y el telefilme.

Temas

ben.hur, critica, trailer

Guillermo Balbona comenta la actualidad cinematográfica y los estrenos de la semana

Sobre el autor

Bilbao (1962). Licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense. Ser periodista no es una profesión, sino una condición. Y siempre un oficio sobre lo cotidiano. Cambia el formato pero la perspectiva es la misma: contar historias.

September 2016
MTWTFSS
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930