Blogs

Guillermo Balbona

Fuera de campo

Muy, muy perdidos

El bosque de los suicidios

EE UU. 2016. 93 m. (16). Terror.

Director: Jason Zada.

Intérpretes: Natalie Dormer, Taylor Kinney, Yukiyoshi Ozawa, Eoin Macken, Rina Takasaki, Kikuo Ichikawa.

Salas: Cinesa y Peñacastillo

 

Lo del mestizaje y la agitación de géneros es un juego de niños al lado de este pastiche de fantasmas, desaparecidos, tradiciones gore, leyendas urbanas, atávicos lazos emocionales y voces del más allá. Al final, un batiburrillo de bazar reducido a unos cuantos sustos y gritos. Un errar cansino conduce esta historia de gemelas con bosque al fondo que desconcierta al principio, promete en sus conexiones sensoriales y acaba por desquiciar con su turbamulta acumulativa de almas atormentadas y muertos con vocación de presentarse a la próxima olimpiada, dado su físico inquieto. Sus dudas internas, su ambigüedad hacen de ‘El bosque de los suicidios’ un manual de vulgaridades, sin matices ni sentido del misterio. Debuta Jason Zeda y su ansiedad por contar demasiadas cosas y una ambición muy mal enfocada culmina en una pesadilla donde lo psicológico es una mera excusa inicial para quedar embarrado el conflicto en un confuso cruce de caminos. Sin duda Natalie Dormer salva los baches con una doble interpretación más que notable que, al menos, sirve para mecer el fluido visual disipado del cineasta. El filme se postula al inicio como un thriller angustioso para girar al retrato paranormal y con referentes orientales como el bosque Aokigahara, al pie del monte Fuji. Todo está muy manido y el relato de fantasmas japonés abrazado con un aura occidental y mainstream a lo ‘Perdidos’ resulta más falso que una promesa electoral. Es curioso porque cuando la cinta se vuelve sobrenatural parece sumida en el convencionalismo, y precisamente cuando pretende bucear en el diálogo psicológico y la extrañeza entre hermanas el filme se torna sugerente en su enigma. El imaginario folklórico, los espíritus muy viajeros y sin dueño, la mitología manoseada no bastan para crear una atmósfera empática y resultona. Hay sobresaltos, premura, presión física, pero el desasosiego nunca asoma. Más que bosque, con todas las connotaciones fantásticas que la tradición del relato oral le concede, estamos más bien en un jardín de senderos que se bifurcan hasta que todo tránsito conduce a la desorientación absoluta. Al debutante los árboles de su ópera prima no le dejan vislumbra el claro necesario para ordenar la lucidez y el deslumbramiento que toda ceremonia emocional de terror conlleva: ese camino iniciático que supone la inmersión en lo insondable y desconocido. El director puso tantas miguitas en los senderos del bosque que se olvidó el motivo para el que se había adentrado en él.

 

Temas

bosque, critica, suicidios, trailer

Guillermo Balbona comenta la actualidad cinematográfica y los estrenos de la semana

Sobre el autor

Bilbao (1962). Licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense. Ser periodista no es una profesión, sino una condición. Y siempre un oficio sobre lo cotidiano. Cambia el formato pero la perspectiva es la misma: contar historias.

March 2016
MTWTFSS
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031