Blogs

Diego Ruiz

El Economato

La barbacoa

El secreto está en una buena brasa y en una carne de calidad, sin duda. Y ¡¡¡cómo no!!!, en el punto de sal y el cariño del ‘parrillero’. Vuelta y vuelta, al punto, un poco crudita por dentro. Casi la estoy oliendo desde la pantalla del ordenador. La carne: los filetes, solomillos, chuletas…, se fríen, generalmente, mucho y mal. Con ajo, con sal gorda o fina, pero siempre con el punto de cocción por encima de la media.
En Cantabria somos muy de parrilladas de carnes variadas: chorizo criollo, hamburguesas, panceta, morcilla, pollo, ternera, morcillas… etc. Habituales en nuestras casas del pueblo y menos en los restaurantes más cercanos. Yo, cuando me pongo manos a la obra, voy a la Carnicería Javier, en la calle Guevara de Santander, donde hacen unos lotes de barbacoa estupendos y a buen precio. Una cocina portátil y un balcón son el plan perfecto para la ciudad. Estas cocinas, con recambios de gas en casi todas las grandes superficies comerciales, son un invento extraordinario. Son súperbaratas, fáciles de manejar y vienen en un maletín para su transporte. Y te resuelven cualquier compromiso al aire libre. Yo me he atrevido ha hacer sardinas a la plancha en la mini-terraza de mi casa. Vivo en el último piso y el humo se fue para las estrellas. Allí se quedó el olor del pescado azul, durmiendo entre ellas.

Temas

Otro sitio más de Comunidad de Blogs de El Diario Montañés

Sobre el autor

Santander 1960. Universidad de Cantabria. Sección de Deportes, Cantabria en la Mesa y, a veces, algo de toros. En la redacción de EL DIARIO MONTAÑÉS desde 1984 pasando por casi todas las secciones.


septiembre 2014
MTWTFSS
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930  

Contenido Patrocinado