Blogs

Jesús Serrera

A Capella

PSOE: pedagogía para superar la crisis

Ante el decisivo Comité Federal del domingo 23 de octubre que finalmente decidió facilitar la investidura de Mariano Rajoy, Eva Díaz Tezanos apeló a la necesidad de aplicarse a la pedagogía para que el partido supere la más grave crisis de su historia moderna. El daño ya es muy profundo, pero el llamamiento sigue siendo pertinente, porque el navajeo y la cerrazón, la demagogia y los intereses personales que han primado en los últimos meses pueden seguir vigentes en el futuro. Pedro Sánchez ha renunciado ayer a su escaño, pero no a la batalla por el liderazgo del partido.
El primero en lanzarse a hacer pedagogía ha sido el presidente del PSOE cántabro, Ángel Agudo, con estrépito y sin anestesia. Su artículo ‘Razones para la abstención’ publicado el martes en este periódico (ediciones impresa y digital) defiende la posición opuesta a la de la dirección y al sentir mayoritario del partido que preside.
A decir verdad, no ha sido exactamente una sorpresa porque Agudo es uno de los pocos miembros de la ejecutiva –sólo dos o tres de casi treinta– que en esta crisis ha expresado abiertamente su opinión favorable a propiciar la investidura de Rajoy mediante la abstención. El presidente de los socialistas cántabros ha esperado a que el Comité Federal decidiera el nuevo rumbo para exponer su planteamiento en negro sobre blanco, pero a muchos de sus compañeros les sigue pareciendo extemporáneo el artículo, cuando el partido en Cantabria está todavía de ‘luto’, cuando ha estado ‘vendiendo’ el ‘no’ a Rajoy hasta el último momento, hasta que a partir de ahora tenga que adaptarse a la nueva situación del PP confirmado en el poder.
En efecto, la mayor parte de los socialistas cántabros ha estado en contra del golpe de fuerza, indecoroso en las formas, mediante el cual la ‘vieja guardia’ del partido y algunos dirigentes territoriales fulminaron al primer secretario general elegido por los militantes, Pedro Sánchez. Y después, ya con la gestora instalada en Ferraz, la ejecutiva regional y todas las agrupaciones han mantenido el drástico ‘no’ a Rajoy y al PP de la corrupción y los recortes, incluso a sabiendas que el partido finalmente levantaría el veto.
Lo que nunca ha estado claro, ni primero ni después, era cuál era el camino a tomar después del ‘no’. ¿Era el pacto que vislumbraba Sánchez y sus escasos 85 escaños con Podemos, el adversario ideológico del PSOE, y con los independentistas catalanes, enemigos del modelo constitucional? ¿Era esperar a que PP y Ciudadanos llegaran a un acuerdo con el PNV y otros diputados dispersos?
¿Eran las terceras elecciones, inciertas en el mejor de los casos, con los riesgos de un subidón definitivo del PP y de un ‘sorpasso’ podemita? ¿Y con qué candidato? ¿De nuevo con Pedro Sánchez en el cartel tras sus dos récords negativos de diciembre y junio, y los descalabros de Galicia y País Vasco? ¿Con alguno de los que ahora suenan también para el futuro: el joven Madina derrotado por Sánchez en las primarias, el viejo Borrell que se ha vuelto a poner de moda; Patxi López, siempre disponible para un roto y para un descosido; Susana Díaz, si se anima a saltar del burladero al ruedo?
La abstención para la investidura de Rajoy es una dolorosa herida que tardará en cicatrizar en el sentimiento socialista, pero no es una decisión más arriesgada que otras alternativas. Dependerá de si el partido logra rehacerse, crecer en la oposición, recuperar espacio ideológico, para presentar batalla a su debido tiempo frente al Gobierno del PP y la amenaza de Podemos por la izquierda.
Agudo abunda en estos y en otros argumentos en su polémico artículo favorable a la abstención. Naturalmente también se acuerda de Podemos, que estos días deplora en alta voz la abstención socialista como antes se afligió compungido por la ejecución de Pedro Sánchez, pero siempre olvidándose cuidadosamente de que en su día no quiso hacerle presidente para desalojar a Rajoy.
Toca pedagogía, insiste Díaz Tezanos. La traducción viene a ser: dejar de regodearse en el dolor, mirar al futuro, superar el conflicto y recuperar la cohesión, rearmar al partido en las instituciones y también en la calle donde quiere reinar Podemos, potenciar la gestión allí donde gobierne, como en Cantabria.
Frente a las voces que reclaman primarias y congreso urgentes de los que emerja un nuevo liderazgo, otras más prudentes creen que esa premura solo serviría para ahondar en el conflicto interno. Es probable que la gestora que encabeza Javier Fernández decida mantenerse varios meses para intentar calmar los ánimos y reconstruir los cimientos del viejo edificio socialista. El afán de revancha de Pedro Sánchez complica ese escenario. El congreso federal puede ser en verano y el de Cantabria, en el otoño.

Temas

Crónica, opinión y análisis de la actualidad. Con todas las voces, sin acompañamiento instrumental

Sobre el autor

Bilbao. Licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco. En El Diario Montañés desde 1982. Subdirector. Sobre este blog: Crónica, opinión y análisis de la actualidad. Con todas las voces, pero sin acompañamiento instrumental. Se agradecen las sugerencias para mejorar el repertorio.

October 2016
MTWTFSS
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31