Blogs

Jesús Serrera

A Capella

PSOE de Cantabria: unidad ante la crisis

Pedro Sánchez no fue el preferido de los socialistas cántabros en aquellas históricas primarias del 13 de julio de 2014 –obtuvo 910 votos frente a los 1.051 de Eduardo Madina–, pero nadie podrá decir que le ha faltado un caluroso respaldo en las horas difíciles del final de su liderazgo. Muchos afiliados de base y también con cargos en las instituciones y en el aparato se pronunciaron, antes incluso que los órganos de dirección del partido, en contra de la operación que los dirigentes históricos con Felipe González en primera fila y los barones regionales capitaneados por Susana Díaz maquinaron para fulminar al primer secretario general elegido por el voto directo de los militantes.
Seguro que entre los socialistas cántabros, no digamos ya en el conjunto de los votantes de sus siglas, hay quienes consideran que el giro ideológico hacia la radicalidad y los sucesivos descalabros electorales sufridos bajo el mandato de Sánchez urgían su relevo. Quienes apoyaban la abstención en favor de la investidura de Rajoy para poner fin al bloqueo político y rearmar el partido en la oposición. Y hasta quienes opinan que la obstinación del líder en el ‘No es No’ para buscar la supervivencia propia mediante un endeble y arriesgado pacto con Podemos y los independentistas transgredía de tal manera los códigos y las ’líneas rojas’ del partido en materia de política de Estado que el golpe de mano estaba justificado. Sí, seguro que hay socialistas en Cantabria que aprueban el ruidoso ‘cuartelazo’, pero son minoritarios o al menos casi invisibles.
El sentir generalizado, detectable en el primer momento de la crisis a través del termómetro que suponen las redes sociales, ha sido de dolor y rabia, de respaldo a Sánchez en su rechazo drástico al PP y, cuando menos, de indignación por las formas. No han faltado los desahogos: algunos anunciaban que no volverían a votar al PSOE y otros que iban a romper el carné.
Tanto presumir de primarias para esto. Ya en 1999 Josep Borrell, elegido por los afiliados para ser candidato a la Presidencia del Gobierno, tuvo que renunciar por la presión de los notables del partido, luego de un escándalo por el fraude fiscal de dos antiguos colaboradores. Ahora le ha tocado al primer secretario general que llega al cargo mediante la fórmula de un militante, un voto.
La reacción del aparato en Cantabria fue algo más lenta. Seguramente, la demora se debió a la estricta observancia de los cauces orgánicos que es norma en Eva Díaz Tezanos. Pero el manual no tiene todas las respuestas para una crisis de proporciones inéditas en la historia moderna del Partido Socialista Obrero Español.
Al día siguiente de que Felipe González activara desde Colombia la ofensiva contra Pedro Sánchez, en los mapas de colores en los que la prensa situaba a las federaciones en uno u otro bando, la pequeña Cantabria lucía todavía un indeciso fondo blanco y la secretaria general guardaba silencio cuando Miguel Ángel Revilla ya había salido a todo trapo en defensa de Sánchez.
La posterior reunión de la ejecutiva sirvió para tomar la temperatura al partido y para confirmar el apoyo a Pedro Sánchez de los tres representantes cántabros –la propia Díaz Tezanos, Dolores Gorostiaga y Pedro Casares– en el Comité Federal del sábado 1 de octubre y en la ajustada votación 133-107 que dio lugar a la renuncia del líder.
El PSOE de Cantabria se alineó en el bando perdedor, si es que hay una facción ganadora en esta batalla tan destructiva. Pero al menos cabe extraer alguna consecuencia positiva. El posicionamiento de la dirección del partido ha coincidido en la primera fase de la crisis con la sensibilidad generalizada entre la militancia, lo cual refuerza la unidad. Un hipotético alineamiento de los dirigentes con el sector crítico habría supuesto una fractura de imprevisibles consecuencias en la difícil cohesión interna que Díaz Tezanos ha cultivado intensamente durante su mandato, desde el partido y también desde el Gobierno regional.
En algún momento tendrán que quedar resueltas las múltiples incertidumbres socialistas: la abstención para la investidura de Rajoy aparentemente más factible que unas terceras elecciones, un congreso federal y otras primarias, un nuevo secretario general o una revancha para Pedro Sánchez… En todo caso, a continuación le llegará al PSOE de Cantabria el turno de abordar su propio proceso interno. Díaz Tezanos sale de la crisis sin desgaste. El tenor de los 27 pronunciamientos emitidos el sábado en el Comité Regional así lo indica.
El mensaje de la secretaria general propone mirar más hacia el futuro que hacia el corrosivo conflicto de estos días. En el PSOE de Cantabria predomina el ‘no’ a Rajoy, pero se respetará el rumbo que marque la gestora. Mucha prudencia y mojarse lo justo. Mientras tanto, Díaz Tezanos señala la amenaza por la izquierda, en España y en Cantabria, de Podemos, que lamenta a todo volumen la caída de Pedro Sánchez, pero que no le hizo presidente del Gobierno cuando tuvo la ocasión. En efecto, ese respaldo resultaba sospechoso: cuando el enemigo te apoya tanto es que hay algo que no estás haciendo bien.

Temas

Crónica, opinión y análisis de la actualidad. Con todas las voces, sin acompañamiento instrumental

Sobre el autor

Bilbao. Licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco. En El Diario Montañés desde 1982. Subdirector. Sobre este blog: Crónica, opinión y análisis de la actualidad. Con todas las voces, pero sin acompañamiento instrumental. Se agradecen las sugerencias para mejorar el repertorio.

October 2016
MTWTFSS
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31