Blogs

Guillermo Balbona

Fuera de campo

Zootrópolis

Entretenida Animalada Disney
  EE UU. 2016. 97 m. (TP). Animación. Director: Byron Howard. Jared Bush. Música Michael Giacchino Salas: Cinesa y Peñacastillo.

Fábula, sátira amable o jubilosa animalada antropomórfica. Lo cierto es que ‘Zootrópolis’ es una más que deliciosa buddy movie de la animación que mezcla géneros con desparpajo y, al contrario de muchas de las últimas incursiones de Disney, no se mira al ombligo y cuida al detalle un guión nada desdeñable. La conejita y el zorro que hacen de la incompatibilidad natural y la colisión inicial una historia de amistad sirve de eje de este trayecto de animación, con Byron Howard a la cabeza, que sin grandes pretensiones ni alardes de originalidad, situándose en una zona de confort muy reconocible y empática, logra un filme agradable y amable. ‘Zootrópolis’ sabe aprovechar los paralelismos y connotaciones sociológicas con lo humano y satiriza en la superficie algunos aspectos de la sociedad norteamericana y su moral.

Un gag, el de los osos perezosos, sube el listón de esta apuesta clara y sencilla por el entretenimento, con un ramalazo de ocurrencia genial. Su columna vertebral es un policiaco de investigación, pistas y enredos que está narrado con soltura. Cuando la ocasión lo requiere el filme mete la pata (animal) en el argumento y busca con facilidad enganchar a públicos diversos. Es un noir muy animal que juega con persecuciones, intrigas domésticas, un sentido del humor permanente, muchos guiños clásicos, trazos familiares y un constante vaivén que mece la cuna de la corrección política y las apariencias sociales para levantar acta amable de la hipocresía reinante. Con voluntad irónica y un juego de escalas casi permanente hay más fundamento visual del que aparenta.

Una de sus cualidades es que sin ser rupturista o arriesgar aparatosas revoluciones vacuas, la cinta sí logra zarandear los estereotipos de animales y humanos en un diálogo de tempos y ritmo bastante singular. Los límites de la convivencia, el respeto al otro, el miedo a la diferencia, el racismo se suceden y solapan en el filme  sin carga moralizante salvo un inevitable discursito final de filípica Disney. Lobos aulladores y funcionarios perezosos compiten en gags, mientras crece la relación de la pareja protagonista que bebe de todas las grandes historias de amistad de la comedia clásica a los lúdicos emparejamientos en busca de la química imposible. La expresividad de muchos de los personajes, la incorporación natural de elementos del presente, como la nueva tecnología que usan los protagonistas, y los diálogos nunca desprendidos ni  abandonados, hacen de ‘Zootrópolis’ algo más que un digno entretenimiento. Y todo para mirar lo humano con sutil simpatía, entre la fantasía urbana y el baile de especies conducido por una extraña pareja que, como marca la tradición, suelen ser las más eficaces, creíbles y certeras. El principio de una gran amistad animada que salva sus estancias acomodaticias moviendo la cola del humor.

Temas

Guillermo Balbona comenta la actualidad cinematográfica y los estrenos de la semana

Sobre el autor

Bilbao (1962). Licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense. Ser periodista no es una profesión, sino una condición. Y siempre un oficio sobre lo cotidiano. Cambia el formato pero la perspectiva es la misma: contar historias.

February 2016
MTWTFSS
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
29