Blogs

Guillermo Balbona

Fuera de campo

Vuelo raso de silencios y voces

La familia Belier
Francia. 2014. 105 m. (TP). Comedia. Director: Eric Lartigau. Intérpretes: Louane Emera, Karin Viard, François Damiens, Roxane Duran, Mar Sodupe. Salas: Cinesa y Peñacastillo.

Es un filme simpático que se queda en la superficie de las cosas. Pero su tacto amable, su facilidad para no desvirtuar su tono y su coherencia de comedia humana convencional y sin aspavientos la acerca al espectador. Su riesgo reside en el hecho de que sus protagonista son una familia de sordomudos y quien vertebra la acción y el enredo es precisamente alguien que por el contrario tiene en la palabra y, sobre todo en la canción, en la voz, su inesperado objetivo de vida.

‘La familia Belier’ vuela raso, sobrevuela las cuestiones más comprometidas, pero lo hace con cierto encanto y sencillez, sin pretenciosidad ni imposturas. A ello añade unos intérpretes excelentes, la mayoría de los cuales debieron aprender el lenguaje de signos. Lástima que el tráiler del filme que ha precedido a su estreno fuera tan transparente y eficaz en su capacidad de síntesis que  acabara por contar y desvelar la mayor parte de la trama de esta historia de familia, de comunidad pequeña, que juega con el costumbrismo y las cosas entrañables, entre la campiña, la fabricación de quesos y las reflexiones leves sobre las segundas oportunidades, el fracaso y el éxito.

La cinta alza su voz apelando al lenguaje universal del amor, entre lo emotivo y el propio sentido del humor. Y lo hace sin disturbios ni elementos impostados, gracias sobre todo a unos intérpretes excepcionales que corren con el peso de la anécdota y aportan leves matices donde no llega la mano de su director, Eric Lartigau.

El filme se tiende por la fragilidad de las cosas, emotivo y con un gran sentido de la sencillez, para crear una de esas atmósferas de fábula a lo Capra que envuelve esta mezcla de amago de musical, cercana y emotiva. Una combinación entre la ternura, medida, y lo sensorial, insuficiente, que ni resulta vulgar ni agrede, aunque nunca logra traspasar ni transgredir, ni mostrar una verdadera personalidad. Su secreto, como el de esos quesos que rodean la identidad de la familia protagonista, reside en la mezcla dosificada de todos los ingredientes caseros y reconocibles.

La impostura y las relaciones padre e hijos, el choque generacional y las colisiones entre mundos tradicionales y núcleos familiares en peligro de extinción son algunas de las cuestiones de fondo que se diluyen en el ecosistema de esta obra anecdótica pero nada desdeñable. Una puesta en escena más personal, quizás incluso una arriesgada querencia por convertir el equilibrio entre un universo sordo y otro sonoro en un musical imperfecto, hubiera dotado a la comedia de un hecho diferencial cualitativo. Mención aparte para Emera, ganadora de la versión francesa de la televisiva ‘La Voz’, cuyo carisma y naturalidad elevan el tono humano, cuando las palabras requieren silencios o, por contra, cuando los sentimientos reclaman ser escuchados.

Temas

Guillermo Balbona comenta la actualidad cinematográfica y los estrenos de la semana

Sobre el autor

Bilbao (1962). Licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense. Ser periodista no es una profesión, sino una condición. Y siempre un oficio sobre lo cotidiano. Cambia el formato pero la perspectiva es la misma: contar historias.

April 2015
MTWTFSS
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930