Blogs

Guillermo Balbona

Fuera de campo

Los colores del dinero

Felices 140
España. 2015. 98 m. (12). Drama. Directora: Gracia Querejeta. Intérpretes: Maribel Verdú, Antonio De La Torre, Eduard Fernández, Nora Navas. Salas: Cinesa

La forma es coral pero el espíritu de su epicentro es la declaración de un síntoma y una sensación social. Combina reflexión, mixtura de géneros y una radiografía atinada y lúcida que a veces cae en la hipérbole y otras en el hallazgo azaroso, aunque siempre con una capacidad intensa para desvelar y alumbrar el presente.  Pese a su arranque dubitativo ‘Felices 140’ posee todos los rasgos de una personalidad muy definida en el estilo de su directora, Gracia Querejeta, y su sólida narración. Hay trampas, claro, y algunas piedras en el camino, aunque la historia anda casi sola y a ciegas iluminada por la turbación y la incertidumbre, revelando esa identidad de lo que somos y no creemos ser, y viceversa.

Al inicio parece un cortometraje de excelente idea que busca prolongarse entre el artificio y el manejo sutil de los tiempos, caso de los resortes entre perfiles y personajes y la demora del doble factor sorpresa que desencadena la catarsis. Del mismo modo, el filme arrastra una sombra, tampoco incómoda, la de que esta historia podría haber sido una excelente obra de teatro. Pieza de cámara, en cualquier caso, la historia de estas criaturas fundidas entre la amistad y los lazos familiares, cuyos nexos se agrietan con un escenario inesperado, gana en verdad y en calidad de retrato social en una última media hora enérgica, más convincente, que sortea con inteligencia los excesos y desnuda a cada personaje.

En apariencia no se aparta del esquema habitual de la cineasta, coherente y bastante rígida en sus planteamientos, pero en este caso diluye sus opciones entre lo dramático, la comedia negra y la tragedia. Sin descuidos graves, como un latido constante en su cada vez más visible mecanismo de relojería, ‘Felices 140’ logra desde una idea certera, nada forzosa, retratar los rostros menos evidentes de la crisis, sus conductos y caudales para adentrarse en las entrañas de la sociedad y sus herramientas de defensa. Aunque desigual en tono y logros, la obra de Querejeta recurre de nuevo a colisiones generacionales, caso de su anterior ‘15 años y un día’, y en la superficie traza un filme cómplice del ya casi clásico ‘Reencuentro’ de Kasdan.

Otro acierto, claro pilar de sus efectividad, reside en la elección de actores y actrices, y la magnífica dirección de los intérpretes, casi todos modulados en ritmo y presencia, en protagonismo y en trascendencia. Maribel Verdú y Eduard Fernández, especialmente, pero también Antonio de la Torre y una inmensa Marián Álvarez contribuyen a afilar el bisturí de una película que singulariza la pluralidad y ofrece un retrato despiadado de esa condición, también humana, muy humana, entre la codicia y la cobardía. No dejará con la boca abierta pero dará que hablar.
.

Temas

Guillermo Balbona comenta la actualidad cinematográfica y los estrenos de la semana

Sobre el autor

Bilbao (1962). Licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense. Ser periodista no es una profesión, sino una condición. Y siempre un oficio sobre lo cotidiano. Cambia el formato pero la perspectiva es la misma: contar historias.

April 2015
MTWTFSS
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930