Blogs

Guillermo Balbona

Fuera de campo

El pelo y el grito de Cage




Ese plano central de Nicolas  Cage, más gritón que desgarrador, ante la impotencia por la muerte de su hija, revela que el actor no tiene límites. Caricaturista de sí mismo, reiterativo y machacón en sus papeles, a buen seguro que su tío, el cineasta Francis Ford Coppola, le hubiese castigado al rincón tras ver su nueva incursión actoral. El thriller de venganza que ha dirigido Paco Cabezas se mueve entre la serie B, el tono grandilocuente y la caricatura visceral. ‘Tokarev’ tiene potencia narrativa pero transmite una sensación de impotencia casi permanente por sus tópicos y contornos demasiado previsibles. Los giros de carácter, la intensidad del director de ‘Carne de neón’ salvan la función con ese aire de decadencia, de destino trágico que incluso se aferra a la propia textura del filme. Cabezas imprime ritmo, dota de potencia a las escenas de acción, pero todo es tan esquemático y vulgar que solo sus salidas de tono ultraviolentas despiertan y rompen el espejo de telefilme. De todo modos, ahí está Cage, omnipresente, sin medida, apostando por sí mismo y rompiendo cualquier ecuación sobre el género. Así las cosas, por un lado, el director español en su salto a Hollywood se empeña, a veces con acierto, en exprimir el thriller y en emerger con energía de manera esporádica con la intención de subrayar una vocación de estilo. En el otro extremo Cage libera toda la carga de sobreactuación y sobredosis gestual y uno no sabe si tomarse a risa o demasiado en serio este perfil de un criminal rehabilitado que se pregunta por las opciones que le depara la fatalidad. En ‘Tokarev’ Cabezas gana en demostración de medios, pero pierde aquel golpe cercano, certero, directo, como un tatuaje de cine que se masticaba y se apoderaba de su documento criminal español. El cineasta de ‘Aparecidos’ cae en la trampa de conceder algunos monólogos y diálogos de excesiva duración y que no aportan ninguna trascendencia al juego de matones y reformadores. El guión no permite sutilezas como las de ‘Una historia de violencia’, de David Cronenberg,  ni siquiera la solidez  argumental de ‘Venganza’. La apuesta reside en saber si el desmesurado protagonista, entre Woo y Tarantino, superará el listón de  sus profusas y recientes entregas  como ‘Bangkok dangerous’, o de ‘Furia ciega’. Con todo, más funcional que coqueto, el filme es una opereta entre el histrionismo y el pelo de Cage y la solemne escritura visual de un director que tendrá mucho que decir en la entrañas de la industria.

Temas

Guillermo Balbona comenta la actualidad cinematográfica y los estrenos de la semana

Sobre el autor

Bilbao (1962). Licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense. Ser periodista no es una profesión, sino una condición. Y siempre un oficio sobre lo cotidiano. Cambia el formato pero la perspectiva es la misma: contar historias.

July 2014
MTWTFSS
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031