Blogs

Álvaro Machín

El Paseante

Sobrados de mirilla

Aquí somos mucho de usar la mirilla cuando a la vecina le traen la lavadora nueva. La señora que mira, en bata y pijama de felpa con la figura de un oso sonriente en el pecho, le dice al marido algo así como ‘les habrá tocado la lotería’ o un ‘¿de dónde lo sacarán éstos (con ese punto maligno que se le pone al ‘éstos’ al entonarlo)?’. Y poco importa que a los dos días, vestidas las dos de domingo y tras encajarle ambas la corbata marrón al marido, se deshagan en elogios mutuos cuando se cruzan por el Paseo de Pereda. No es de extrañar en un país que nunca coloca entre los más simpáticos a los que de verdad triunfan lejos.

A los veinte kilos que Amancio Ortega ha dejado en la puerta de Cáritas también se les mira por la mirilla. Media España les ha puesto coletilla. Y seguro que hay mil matices en el gesto, pero yo no me apunto al carro de la crucifixión. Porque si a alguien no le gusta cómo gestiona su empresa, cómo se viste, cómo viste a los demás o cómo trata a sus empleados, le sobran días (y puede que hasta razones, ni lo sé ni me importa demasiado) para decirlo. Pero no el día de los 20 kilos. A mí don Amancio y su intención me dan igual, pero déjate de matices. ¿Que para él 20 millones son calderilla? Seguro. ¿Y? Yo nunca me he parado a reprocharle el gesto al que le da 50 céntimos a un pobre diablo que pide por la calle. ¿O se ven gritando con el puño cerrado ‘dale más que a ti te sobra, cabrón’?

Un monumento no (que también somos dados), pero piedras tampoco. Se pierde tanto tiempo y tanto ingenio en criticarlo todo… Puede que a más de uno le sobre lo primero y le falte lo segundo. Posible causa. Y no me refiero, ni mucho menos, a los casi seis millones con todos los días malditamente libres. Que va. Más que nada, porque a unos cuantos de estos que de verdad están jodidos -y no a los que sólo saben joder- les llegará algo de los veinte kilos de don Amancio.

P.D. Lunes y miércoles, en unos bajos de la calle Alta, los de Cáritas recogen donativos para las 150 familias de mi barrio que pasan hambre. Por si hay algún Amancio que lea esto

Temas

álvaro, Amancio, blog, cantabria, Cáritas, críticas, donativo, machín, mirilla, Ortega, paseante, santander

Artículos de opinión sobre la vida cotidiana

Sobre el autor

Santander (19 de noviembre de 1976). Licenciado en Periodismo. Ha compaginado durante años su labor en la prensa con trabajos en radio y televisión. Autor del blog 'El paseante'.

October 2012
MTWTFSS
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031