Blogs

Jesús Serrera

A Capella

PSOE: Nostalgia de los buenos tiempos

Noche de nostalgias socialistas en torno a Alfonso Guerra. Él mismo en su evocación laudatoria de las misiones pedagógicas de la II República y también entre los históricos dirigentes cántabros –Jaime Blanco, Rosa Inés García, Jesús Cabezón, Dolores Gorostiaga…- que le acompañaron en la multitudinaria conferencia que dejó pequeño el Ateneo santanderino y en la más restringida cena posterior. Flotaba en el ambiente la añoranza de los buenos viejos tiempos cuando el tándem sevillano que formaban Felipe González y Alfonso Guerra lideró, hace 35 años, el cambio político que dio paso a un largo ciclo de poder. Aquellas mayorías de hasta 202 diputados en el Congreso. Cuando el PSOE ganaba las elecciones generales en Cantabria y tenía hasta 16 escaños en el Parlamento regional.

Desde luego, la melancolía es comprensible desde la coyuntura actual, con el partido desangrándose en una crisis sin precedentes. Con Pedro Sánchez al frente se quedó en diciembre de 2015 en 90 escaños, luego los rebajó a 85 en junio, y con todo, ahora tiene serias posibilidades de recuperar el liderazgo. Entre las anécdotas y recuerdos de una cena muy animada, con Eva Díaz Tezanos y Ramón Ruiz al lado del protagonista, y enfrente Pedro Casares con una pulsera de apoyo a Sánchez que seguramente no le pasó desapercibida, Alfonso Guerra lanzó un brindis muy expresivo: ‘Por un futuro de locos, pero que no sean los nuestros’.

A Guerra, a toda la ‘vieja guardia’ del PSOE –a la que se ha sumado Rodríguez Zapatero- y al aparato del partido les aterroriza la idea de que Pedro Sánchez pueda recobrar el mando del que fue desalojado en el ‘cuartelazo’ de octubre. Por eso han recibido con alivio la anhelada confirmación de que Susana Díaz estará en la pelea, otra sevillana como estandarte de las esencias del PSOE, sin querencias podemitas ni ambigüedades sobre la unidad territorial de España.

A Díaz le ha costado dar el paso. Dicen sus afines que estaba dejando desgastarse a sus rivales, Patxi López y Pedro Sánchez, candidatos ya desde hace semanas, y que debía conciliar sus tiempos de partido con las obligaciones en la Junta de Andalucía, pero sonaba también como si tuviera algo de miedo a la derrota. Los propios y los ajenos coinciden en que es la que más tiene que perder en esta pugna.

Hasta ahora, los partidarios de Pedro Sánchez han sido los más visibles y numerosos en Cantabria. Encabezaron la recogida de más de 500 firmas para reclamar la convocatoria urgente de las primarias y el congreso y han organizado actos concurridos con personajes de su cuerda –Adriana Lastra, Odón Elorza, la exmilitar Zaida Cantera está también en la agenda- como prólogo a la visita del propio Sánchez en abril. No obstante, también hay quienes opinan que el ‘soufflé’ sanchista ya ha empezado a perder volumen.

En la batalla interna se constata una vez más una dicotomía clásica en el PSOE, observa un veterano dirigente. El conjunto de los militantes maneja planteamientos más radicales, más de izquierda, que quienes controlan el partido, siempre más proclives a la moderación. O sea, las bases de Pedro Sánchez con el ‘No al PP’ por única bandera frente a la fuerza del aparato en apoyo de la más flexible Susana Díaz. También entra en liza Patxi López, y cada vez se extiende más la creencia de que llegará hasta el final, pero no se le concede otro papel que el de árbitro entre los otros dos candidatos, con aparente ventaja para la presidenta andaluza.

Frente a la tremenda bronca instalada en las últimas semanas en el seno del PP, los socialistas cántabros guardan las formas. Al menos de momento. En el Ayuntamiento de Santander, por ejemplo, tienen cinco concejales y están representadas las tres sensibilidades, pero funciona con cierta naturalidad un pacto de no agresión.

Otro tanto sucede en la amplia ejecutiva regional. La cúpula del partido se mantiene oficialmente neutral, aunque entre sus miembros predomina la idea de que si bien en la región Pedro Sánchez puede reunir más apoyos, en el conjunto de España tiene más posibilidades Susana Díaz.

La confirmación de Díaz se ha demorado más de la cuenta, pero lo cierto es que en cuestión de horas su equipo ha desplegado una potente movilización en los medios y en las redes sociales. En sus filas se juntan la gestora, todo el aparato del partido de Despeñaperros hacia abajo, barones y personalidades de la vieja guardia, los poderes fácticos… y hasta el PP, en la medida que pueda contribuir a la causa. Con Pedro Sánchez en el liderazgo socialista, Rajoy tendrá que manejar más temprano que tarde la opción de unas nuevas elecciones con su inevitable carga de incertidumbre. Puede lograr una victoria aún más rotunda, pero también pudiera ser que a Sánchez, a la tercera, le salgan las cuentas para llegar a La Moncloa con todas las cesiones que le exijan Podemos y los independentistas. Con este panorama se entiende bien que a los viejos socialistas de Guerra y de Felipe no les llegue la camisa al cuerpo.

 

Temas

Crónica, opinión y análisis de la actualidad. Con todas las voces, sin acompañamiento instrumental

Sobre el autor

Bilbao. Licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco. En El Diario Montañés desde 1982. Subdirector. Sobre este blog: Crónica, opinión y análisis de la actualidad. Con todas las voces, pero sin acompañamiento instrumental. Se agradecen las sugerencias para mejorar el repertorio.

March 2017
MTWTFSS
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031