Blogs

Jesús Serrera

A Capella

El PP confía a Gema Igual su única 'joya'

Al PP le ha costado seis días anunciar a los santanderinos –140.000 con derecho a voto– que Gema Igual va a heredar el bastón de mando en el Ayuntamiento. El propio Íñigo de la Serna decía que no había prisa porque los mecanismos del relevo llevan su tiempo. Ignacio Diego, presidente del PP de Cantabria, aseguraba que la decisión estaba más que tomada, pero había que esperar, mientras los demás dirigentes del partido, o no sabían nada, los más, o se resguardaban en un pacto de silencio. Se trataba de no restar protagonismo demasiado pronto a la ‘estrella’ del momento, el flamante ministro de Fomento, y de ajustar todas las piezas de la sucesión, pero el PP ha transmitido una cierta sensación de que no tenía del todo claro en quién depositar el mando de su gran bastión, el único que tiene en Cantabria, ni mucho menos a quien poner en el cartel electoral de 2019.
La incertidumbre se ha hecho presente cada vez que el nombre de Íñigo de la Serna ha sonado para un ascenso en Madrid. La diferencia es que esta vez el cuento de ‘Pedrito y el lobo’ era de verdad y ha habido que buscar un recambio urgente en Santander. A De la Serna le adornan otras cualidades, pero no la de cultivar el perfil político de sus colaboradores. Ni en su primera legislatura, allá por 2007, ni tampoco en la última. El hecho de que cinco de los doce concejales del actual equipo de gobierno no sean afiliados del PP –en una capital de comunidad, no en un pueblo pequeño– es una rareza muy elocuente. El partido ha tenido que admitirlo, pero no lo aprueba.
El precedente anterior es el de Gonzalo Piñeiro. Poco después de que en febrero de 2006 anunciara que no optaría, un año después, a un cuarto mandato en Santander, dio un paso atrás para empujar la proyección política y la visibilidad mediática de su sucesor, Íñigo de la Serna, elegido entre otros ediles de peso político.
Es cierto que esta vez es un problema sobrevenido, pero eso no ha evitado la preocupación del PP por el futuro en Santander, como se constató en los corrillos de la Junta Directiva celebrada inmediatamente después de que trascendiera el nombramiento de Íñigo de la Serna. Dos opciones a la vista –Gema Igual y César Díaz–, una tercera de emergencia –Ana González Pescador– y ninguna convincente del todo.
Virtudes y limitaciones que constituirían un desafío para el gremio de los consultores políticos: Cómo dotar a un gestor capaz y dedicado como César Díaz, sin carné del partido y poco entrenado en su promoción pública, del carisma amable necesario para el liderazgo y, a su debido tiempo, para el cartel electoral. Cómo ampliar el horizonte y el empaque político de la más popular Gema Igual, militante sin fisuras, desde el control de la agenda cotidiana del anterior alcalde hasta el timón de la ‘smartciudad’ inmersa en una profunda transformación en el primer cuarto del siglo XXI.
Díaz estaba dispuesto a asumir la responsabilidad, pero la elegida ha sido Gema Igual, que tenía sus dudas. El argumento esencial es que, ya que no parecía factible emular el liderazgo tan marcado del alcalde saliente, era mejor optar por algo muy distinto: la mujer que ocupaba el segundo lugar en la lista del PP para recobrar no sólo la conexión con el partido sino también el pulso del día a día y la relación intensa con los vecinos que se habían difuminado en la última etapa de quien se había ganado el apodo de ‘alcalde viajero’. El propio De la Serna postulaba el cambio de modelo.
En principio, César Díaz no se irá a Madrid para trabajar con el ministro De la Serna, que era una posibilidad cierta, sino que mantendrá su estatus de primera fila en la Corporación. Igual quiere y necesita que siga siendo un pilar esencial del equipo de gobierno. Y a la oposición tampoco le parece mal que siga Díaz, sobre todo si finalmente tiene la ocasión de señalarle como corresponsable de la anulación por el Tribunal Supremo del Plan General de Ordenación Urbana de Santander.
El PP aborda con prudencia el acceso de Gema Igual a la Alcaldía en el horizonte de las elecciones de 2019 y hasta menciona que ella tenía sus propios planes de vida a partir de esa fecha. Sin embargo, la decisión tomada ahora es trascendente. En los próximos dos años y medio Igual enfrenta el reto de tomar altura, consolidar éxitos y superar problemas. No tiene la mayoría, la oposición política y ciudadana es diversa y activa, pero sí cuenta con el apoyo de Ciudadanos. En condiciones normales, Gema Igual tendrá que ser la candidata popular en las próximas elecciones. Inventar ‘vender’ otra fórmula sería para el PP tanto como reconocer el fracaso en los últimos cuatro años de gobierno de su única ‘joya de la corona’, la capital de la región, donde además se ventila casi un tercio de los votos de Cantabria.

 

Temas

Crónica, opinión y análisis de la actualidad. Con todas las voces, sin acompañamiento instrumental

Sobre el autor

Bilbao. Licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco. En El Diario Montañés desde 1982. Subdirector. Sobre este blog: Crónica, opinión y análisis de la actualidad. Con todas las voces, pero sin acompañamiento instrumental. Se agradecen las sugerencias para mejorar el repertorio.

November 2016
MTWTFSS
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930