Blogs

Jesús Serrera

A Capella

Podemos vuelve a los círculos

Tres diputados con una influencia decisiva en la política regional y uno de los cinco escaños que representan a Cantabria en el Congreso de los Diputados. No es escasa la cosecha recogida por Podemos en el último año sembrado de citas electorales. Pero el 26-J ha dejado en el partido morado un poso de decepción, porque la confluencia con Izquierda Unida resultó un fracaso sin paliativos en toda España y el ansiado ‘sorpasso’ al PSOE con el que ya contaban a partir del unánime pronóstico de las encuestas al final se quedó a 20.000 votos de distancia en esta comunidad. El fiasco electoral ha sugerido a Podemos la necesidad de una revisión integral de su estrategia, que señala hacia la recuperación de la calle. Volver a los círculos que están en el origen del partido para hacerlo más sólido, con las elecciones autonómicas y municipales de 2019 como horizonte a largo plazo. En eso están.
En sólo trece meses, tres convocatorias electorales –las autonómicas y las dos generales– y dos procesos de primarias con el alto grado de conflictividad interna que ha caracterizado a Podemos desde que el movimiento emergió a partir del 15-M de 2011. Demasiado ajetreo, demasiada atención al día a día, una cierta falta de perspectiva sobre el camino a seguir en el futuro que termina por pasar factura a un partido recién fundado, tal como reconocen en la nueva dirección liderada por Julio Revuelta.
Tanta agitación ha frenado la creación de una estructura de partido en el conjunto de la geografía cántabra que complemente y potencie su presencia institucional en el largo recorrido político. En el origen de esta carencia está –ahora lo admiten– la controvertida decisión de la cúpula nacional de Podemos de no concurrir con siglas propias a las elecciones municipales de 2015 y limitarse a participar en las autonómicas.
La campaña ‘Activa tu círculo’, de ámbito nacional pero que Podemos juzga especialmente oportuna en Cantabria, persigue justamente paliar ese déficit para convertirse también en una potente referencia municipal.
El partido tiene implantación y apoyo electoral visibles en la cuenca del Besaya, en Castro Urdiales o Laredo, y grandes lagunas, por ejemplo en Santander y en el ámbito rural. El objetivo es desplegar con el tiempo una actividad política importante en al menos los 20 municipios más poblados para las elecciones de 2019. En lo que concierne a la capital, la idea dominante es que la reactivación se desarrolle al margen del grupo municipal Ganemos Santander Sí Puede y de sus dos concejales enfrentados.
A la estrategia de Podemos servirá también un ‘Foro para el Cambio’ previsto para el otoño, abierto a los aliados electorales de IU y Equo, pero sobre todo a los movimientos sociales, donde espera encontrar el músculo, el talento y la transversalidad que busca para abrir más el partido a la sociedad.
Pero antes, en unas tres semanas, Podemos hará una valoración del año transcurrido desde que apoyó la investidura de Miguel Ángel Revilla y presentará sus propuestas y prioridades de cara al Presupuesto 2017 en materia de economía y empleo, políticas sociales, dependencia y gestión pública. En este último capítulo se enmarca el ultimátum sobre el director general de Sodercán, el socialista Salvador Blanco, la exigencia de que cese en el cargo si el Gobierno pretende que Podemos facilite a su debido tiempo la aprobación de las cuentas.
Por cierto, Sodercán no es la única empresa o ente público que el partido morado está sometiendo a escrutinio. Tampoco el convenio de patrocinio del Racing parece gustarles, ni en el fondo ni en la forma. Su primera reacción ha sido tan crítica como las de PP y Ciudadanos, sin la ambigüedad ni el amago de referéndum anunciado hace unos meses.
Las relaciones entre Podemos y el PSOE, que nunca fueron buenas, echan chispas desde el 26-J. Los socialistas dicen que la ofensiva es más evidente desde que al frente de sus rivales está Julio Revuelta, que ya les resultaba muy problemático cuando militaba en el PSOE en su primera juventud.
En la dirección de Podemos opinan que son ellos los acosados permanentemente por el PSOE en el Parlamento. Y en todo caso, justifican que si su vigilancia es más intensa sobre los socialistas es porque ellos manejan más del 80% del presupuesto regional.
En efecto, la presión de Podemos sobre el PRC siempre ha sido más llevadera y la valoración de la presidencia de Revilla más benevolente. De hecho, la principal pega que le ponen al jefe del Ejecutivo es que no acaba de meter en cintura a los socios del PSOE.
En Izquierda Unida, aliado electoral de Podemos en el 26-J, también toca abrir un nuevo ciclo. El fracaso en las urnas no ha mejorado, desde luego, la percepción general sobre las relaciones con el partido de Pablo Iglesias al que en Cantabria ven dedicado en exclusiva al asedio del PSOE para convertirse en el socio preferente del PRC de Revilla. IU, con presencia real en una docena de municipios de Cantabria, tiene previsto convocar en octubre una asamblea regional para elegir a la dirección del partido, que está en manos de una comisión gestora desde que Jorge Crespo dimitió del cargo de coordinador regional hace trece meses.

Temas

Crónica, opinión y análisis de la actualidad. Con todas las voces, sin acompañamiento instrumental

Sobre el autor

Bilbao. Licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco. En El Diario Montañés desde 1982. Subdirector. Sobre este blog: Crónica, opinión y análisis de la actualidad. Con todas las voces, pero sin acompañamiento instrumental. Se agradecen las sugerencias para mejorar el repertorio.

August 2016
MTWTFSS
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031