Blogs

Jesús Serrera

A Capella

La paz socialista se fortalece en el poder

No era este el escenario que manejaba la mayor parte de los socialistas cántabros en las inciertas vísperas de las elecciones del 24 de mayo. Había quienes se temían otra debacle en las urnas y los que aspiraban a salvar los muebles con un resultado decoroso, pero, desde luego, lo que no contaban es con el extraordinario empuje de Miguel Ángel Revilla, que iba a alcanzar para llevarse por delante al PP y para instalarles confortablemente en el Gobierno con la abstención generosa de Podemos. Sí, ya se sabe que la alianza de gobierno con el PRC tiene mucho riesgo para los socialistas porque Revilla tiende a quedarse con todos los beneficios electorales. Esa idea ha sido esencial en el duro debate en el PSOE a lo largo de los últimos doce años. Las dos legislaturas en el Gobierno (2003-2011) le supuso una dolorosa factura en las urnas, pero lo cierto es que en los últimos cuatro años de oposición no les ha ido mejor, sino al contrario, y ya no era posible echarle la culpa a la ‘bestia negra’ regionalista. Así que, ante la duda, mejor ponerse a cubierto, volver a tocar poder, que hay para casi todos, y disfrutar de la paz interna que procura la abundancia. Ahora ya nadie en el PSOE habla mal de Revilla en voz alta.
La vuelta al Gobierno ha tenido para el PSOE un efecto tan balsámico que el bajón electoral (de 7 a 5 diputados en el Parlamento) apenas ha merecido un análisis autocrítico en sus órganos de dirección, mucho menos después de que el ‘pacto de progreso’ municipal, con el PRC y aun con otros grupos minoritarios, le otorgase 23 alcaldías, muchas de ellas de municipios importantes. Un gran avance frente a las 9 que había obtenido cuatro años antes, que luego fueron 11 mediante dos mociones de censura.
Prueba superada. La nueva alianza con el regionalismo ha sacado al PSOE del ‘búnker’ de una situación límite y también ha fortalecido a su líder, Eva Díaz Tezanos. Si el clima interno, tan agresivo durante tantos años, ya se había dulcificado bastante en los meses previos a las elecciones, el retorno al poder ha resultado un poderoso ‘pegamento’ para reforzar la cohesión.
Para empezar, el PSOE ha salido muy satisfecho de la negociación para el reparto del Gobierno con los regionalistas pues la cuota conseguida, independientemente de la gestión encomendada, permite satisfacer muchas expectativas políticas y personales.
En efecto, hay cargos de sobra. En el Consejo de Gobierno, en el segundo y tercer nivel de la Administración y en el entramado institucional: para los ilustres veteranos de la etapa anterior y para los jóvenes valores, para los oficialistas y para los críticos de todas las ‘familias’, para los que siempre estuvieron en las barricadas y hasta para los de fe más quebradiza.
En ese clima de integración y de optimismo afrontará el PSOE de Cantabria dos hitos a medio plazo. Primero, las elecciones generales –esta vez sin el PRC, pero con Podemos– que supone el razonable reto de mejorar los resultados de 2011, los peores de la historia, una diputada y un senador, frente al récord del PP de cuatro parlamentarios en el Congreso y tres en el Senado.
Y en primavera espera el 13 Congreso Regional, que debe ser para Díaz Tezanos un paseo militar. En su condición de vicepresidenta, con todo el partido colocado en el Gobierno, habiendo integrado en su propia área de gestión a dirigentes críticos históricos como Rosa Inés García o Miguel Ángel Palacio, con Francisco Fernández Mañanes y Juan Guimerans alejados de la primera línea política, con Blanca Rosa Gómez Morante fuera del partido… no parece factible que a Díaz Tezanos le salga un adversario que le dispute el liderazgo en el PSOE de Cantabria en su segundo mandato.
Pero el objetivo central de Díaz Tezanos en el largo plazo es que la acción gubernamental y el discurso del PSOE tengan fuerza y visibilidad, y logren buenos réditos electorales al final de la legislatura, de modo que toda esa labor no quede difuminada en beneficio del PRC como en otros tiempos. Gestión eficaz, voz propia y distancia con el socio regionalista. Es el lema de la vicepresidenta y del potente equipo con el que se ha rodeado para enfrentar un tiempo difícil, al menos inicialmente, por la escasez presupuestaria.
Los menos optimistas en el PSOE recelan del acreditado poderío mediático de Revilla, que al fin al cabo es el presidente y además ya tiene marcada personalmente desde el primer momento la agenda política del Gobierno: el dinero de Valdecilla, el AVE, la interlocución con Rajoy o con quien esté en La Moncloa, la reivindicación de recursos al Estado… O sea, expresan el temor de que la incorporación del PSOE al Gobierno resulte un escenario de subordinación a Revilla muy parecido al de la anterior alianza y tienen presente aquella reflexión de Einstein: «Si haces las mismas cosas siempre, no puedes esperar un resultado distinto». Así que con mucho tiempo por delante y tantas incógnitas  propias y ajenas por resolver, ese cambio de tendencia es el gran desafío socialista.

Temas

Crónica, opinión y análisis de la actualidad. Con todas las voces, sin acompañamiento instrumental

Sobre el autor

Bilbao. Licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco. En El Diario Montañés desde 1982. Subdirector. Sobre este blog: Crónica, opinión y análisis de la actualidad. Con todas las voces, pero sin acompañamiento instrumental. Se agradecen las sugerencias para mejorar el repertorio.

August 2015
MTWTFSS
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31