Blogs

Jesús Serrera

A Capella

La campaña electoral sale a la calle

De la senda costera al parque de la Marga, pasando por casa de Amparo y Prado San Roque. Los grupos que transitan esta ruta no son muy numerosos ni tienen un origen único, pero han situado su activismo vecinal en el centro de la agenda política de Santander en este tiempo preelectoral, con buena parte de los partidos formados en fila india tras las protestas. Sus promotores rechazan el argumento de que su interés sea electoral e invocan el despertar del adormecido movimiento social frente a un modelo de ciudad que juzgan lejano y agresivo para el ciudadano. Pero eso se traduce en estas fechas en un desafío compartido: impedir la tercera mayoría absoluta consecutiva del alcalde Íñigo de la Serna, que es al tiempo el más poderoso baluarte del PP en Cantabria, pues es en la capital donde se disputará casi un tercio de los votos regionales del 24 de mayo.
En el movimiento hay gente de Podemos, por ejemplo a través de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH), que se propone incorporar los focos de descontento con el modelo de ciudad a la agrupación electoral que impulsa, aunque sin prestar las siglas.
El secretario general de Santander, Juanma Brun, quiere acelerar el proceso a partir de esta semana, una vez resuelta la pugna interna por el liderazgo regional. Pero la articulación de una agrupación de electores no es sencilla, pues en el caso de Santander requiere un aval de 3.000 firmas autenticadas y no sobra mucho tiempo, por lo que tal vez se busque otra fórmula para concurrir a los comicios de mayo.
Pero no solo está Podemos en la cadena de reivindicaciones vecinales. También participan otras fuerzas minoritarias como Izquierda Unida y Equo (que avanzan hacia la confluencia en una lista electoral) o Compromiso por Cantabria, que acoge a los regionalistas que abandonaron el partido. Y hasta el PSOE, el primer partido de la oposición en el Consistorio, y no desde una posición preferente, sino como uno más en la ofensiva. Admiten en el Partido Socialista que es una forma de conectar de nuevo con el tejido socio-vecinal que han tenido bastante abandonado estos años, en beneficio del PP gobernante. Otra cosa es el rédito electoral que puedan obtener los socialistas en este espacio orientado más a la izquierda. El secretario general y candidato, Pedro Casares, dice que el PSOE debe estar en la calle, en la «escucha activa» de los problemas ciudadanos y que eso es compatible con la oposición institucional en estos y en otros temas.
El PRC, sin embargo, se ha mantenido a distancia de lo que identifica como una operación electoral, legítima, respetable, pero también enmarañada. Su candidato, José María Fuentes-Pila, ha mantenido contactos con los vecinos y grupos implicados en cada uno de los frentes de conflicto –desde la oposición al Centro Botín hasta la polémica senda litoral– y ha promovido negociaciones e iniciativas en la Corporación, pero prefiere no ir «a remolque» de nadie en la oposición al alcalde.
Tampoco Íñigo de la Serna se llama a engaño sobre el objetivo de los grupos vecinales. O sea, él mismo. Cree que lo que ha denominado como ‘plataformitis’ es una estrategia organizada que tendrá más episodios de aquí a mayo.
Entre los diversos focos de controversia, el ‘caso Amparo’ ha sido hasta ahora el más trascendente en su efecto mediático, al haber coincidido el desalojo y derribo de la vivienda expropiada en la vaguada de Las Llamas para conectar la S-20 y Los Castros con el ingreso en grave de estado de la propietaria en Valdecilla. Un debate en el que van mezclados la legalidad y el interés general de la expropiación que avalan los tribunales, y la sensibilidad ante el factor humano, con la evolución de la salud de la anciana (fallecida en la madrugada del domingo) como una espada de Damocles. Frente a las duras acusaciones recibidas en este terreno, el alcalde defiende la voluntad municipal de buscar una solución dentro del margen de maniobra que concede la ley, recuerda que ha habido antes otros ingresos hospitalarios de la propietaria y denuncia la utilización política del caso verificada por el portavoz del grupo de apoyo a Amparo al dejar esta función y por la fractura interna en la PAH.
Proclamado oficialmente candidato desde el viernes, al igual que Ignacio Diego para las autonómicas, Íñigo de la Serna ha insistido últimamente en lo difícil que será para el PP reeditar su actual mayoría absoluta (18 de los 27 ediles) en Santander, especialmente por el avance de la izquierda radical. Pero cree también que los frentes conflictivos de la precampaña en las calles –una valla excesiva en la senda costera, una casa expropiada, el traslado de unos árboles enfermos…– no conforman un gran equipaje de oposición sino más bien una secuencia de protestas que no elevan el debate sobre el modelo de ciudad.
Ese es el territorio preferido por el alcalde. De ahí las reuniones sectoriales que ha comenzado a convocar para anunciar proyectos y recoger sugerencias e iniciativas. Y el Pacto por el Empleo que se propone firmar en breve con un amplio abanico de representantes del tejido socio-económico, incluidos los principales sindicatos.

Temas

Crónica, opinión y análisis de la actualidad. Con todas las voces, sin acompañamiento instrumental

Sobre el autor

Bilbao. Licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco. En El Diario Montañés desde 1982. Subdirector. Sobre este blog: Crónica, opinión y análisis de la actualidad. Con todas las voces, pero sin acompañamiento instrumental. Se agradecen las sugerencias para mejorar el repertorio.

February 2015
MTWTFSS
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
232425262728