Blogs

Jesús Serrera

A Capella

PP: con mayoría o sin ella, pero mejor solo

Gobernar con mayoría absoluta o sin ella, pero mejor solos. Ignacio Diego está recordando estos días que allá por el otoño/invierno de 2010 las encuestas otorgaban al PP de Cantabria 17 diputados, tres menos de los 20 con los que consagraría su histórica victoria unos meses después, en mayo de 2011. Por aquel entonces, sólo Diego y unos pocos en el PP mostraban internamente su fe en alcanzar el objetivo de la mayoría absoluta, desde luego muchos menos de los que luego se apuntarían al pronóstico optimista, pero ya con los hechos consumados. Tampoco lo pensaban, naturalmente, los coaligados PRC y PSOE, instalados en el Gobierno desde 2003, con una potente armadura de 22 escaños en el Parlamento.
Pues estamos en las mismas. Otra vez Diego se ha venido arriba y ya no ve imposible que el PP llegue a los 18 diputados que marcarán la mayoría en la Cámara, reducida de 39 a 35 parlamentarios en la próxima legislatura. Pero de nuevo en su partido tienden, en general, al escepticismo. Aquel ‘tsunami’ favorable de 2011 hace mucho que se calmó. El desgaste de gobernar, los escándalos de corrupción, la irrupción de Podemos y otros partidos emergentes, no configuran precisamente un paisaje risueño para el PP en el conjunto de España. Y el PRC y el PSOE también ven al PP muy lejos de la mayoría; otra cosa es que a ellos les salgan las cuentas para volver al Gobierno.
El presidente del Ejecutivo regional y del PP da por fiable la encuesta que les otorga 15/16 escaños y ve factible ganar de aquí a mayo los que faltan para 18. Con menos paro a partir de febrero –el aumento moderado de enero ya estaba descontado– hasta rebajar o al menos acercarse a la cifra que heredó en mayo de 2011 y así comparar los datos con los de la etapa anterior, los 27.000 desempleados que asigna al mandato de Miguel Ángel Revilla. Con el nuevo Valdecilla terminado y el plus de ‘paz social’ que aporte el Pacto por la Sanidad recién suscrito. Con más proyectos y menos impuestos. Y con todos los resortes del poder y de las administraciones –regional, estatal y 60 de los 102 gobiernos municipales– en manos del PP en tiempo electoral, y no en la inclemente oposición en que afrontó el partido la campaña de 2011.
Estas son algunas de las razones para el optimismo de Ignacio Diego, que permanece a la espera de que el Tribunal Supremo archive definitivamente el ‘caso Aquagest’ y de ser ratificado como candidato por Mariano Rajoy. El adelanto de las elecciones en Andalucía ha retrasado el calendario del PP para las autonómicas y municipales: la  proclamación de los cabezas de cartel en regiones y capitales, sus presentaciones y la del programa electoral
Pero ese escenario ideal para la mayoría absoluta no es el único que maneja el PP, ni siquiera el más probable. Diego se prepara también para la eventualidad de gobernar como partido más votado en las elecciones de mayo, pero sin renovar la mayoría absoluta. Gobernar solo, sin pactos estables, mediante acuerdos puntuales en el Parlamento, incluso en el capítulo más trascendente: los Presupuestos regionales. El presidente cree muy viable esta fórmula para una legislatura que vislumbra de crecimiento económico y creación de empleo.
O sea, del ‘rodillo’ de la mayoría absoluta a la flexibilidad obligada. Diego entiende que ese cambio trascendental llevaría implícito un Consejo de Gobierno y un Grupo Parlamentario distintos a los actuales, más dotados para el diálogo y la negociación que para la guerra sin cuartel predominante en esta legislatura.
En el Parlamento de cuatro partidos –PP, PRC, PSOE y Podemos–– que pronostican los sondeos y también la mayoría de los dirigentes políticos, el capítulo de la gobernabilidad está aún por resolver. Hay incertidumbres que incluso trascienden del mapa regional; por ejemplo, si los dos grandes partidos nacionales harán frente común a la amenaza de Podemos con el ya famoso ‘PPSOE’.
Otros asuntos ya están más claros: el PP prefiere gobernar en minoría antes que pactar con el PRC. El acuerdo no sería precisamente una novedad, ya estuvieron juntos ocho años en los mandatos de José Joaquín Martínez Sieso, la distancia ideológica no es desde luego un problema y podrían conformar una sólida mayoría de 22/24 diputados… pero el PP no quiere repetir experimentos que tienen mucho riesgo, como bien saben los socialistas. Diego lo tiene claro y se siente acompañado en su planteamiento por la gran mayoría de los dirigentes del PP.
Y no es solo por la evidente falta de sintonía entre Ignacio Diego y Miguel Ángel Revilla, se trata de una estrategia de más largo alcance. Incluso si el fundador del PRC adelantase su retiro político por un deficiente resultado en las elecciones de mayo, el PP rechaza compartir el Gobierno con el PRC porque eso sería tanto como dar oxígeno al más peligroso adversario cuando le ha llegado su peor momento, ya sin el aliento de su gran líder y lejos del poder.

Temas

Crónica, opinión y análisis de la actualidad. Con todas las voces, sin acompañamiento instrumental

Sobre el autor

Bilbao. Licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco. En El Diario Montañés desde 1982. Subdirector. Sobre este blog: Crónica, opinión y análisis de la actualidad. Con todas las voces, pero sin acompañamiento instrumental. Se agradecen las sugerencias para mejorar el repertorio.

February 2015
MTWTFSS
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
232425262728