Blogs

Jesús Serrera

A Capella

El PSOE busca líder para tiempos difíciles

 

 

Como en aquellas veladas de los tiempos duros del boxeo cuando los carteles y las bolsas eran a menudo muy inciertos, Judith Pérez Ezquerra ha estado a punto de convertirse en secretaria general del PSOE de Santander y candidata a la Alcaldía por incomparecencia del rival. Diez días después de iniciarse, el 3 de noviembre, el proceso de primarias, y cuando Pérez Ezquerra, que es la portavoz del grupo municipal en el Ayuntamiento, ya tenía en su poder más de los 150 avales de militantes que necesita para participar en la elección interna, la ejecutiva regional todavía no había conseguido designar a alguien que hiciera frente a la aspirante que no quiere ver en la foto electoral de Santander.
Casi sobre la campana, cuando incluso muchos militantes creían ya que no habría más que un aspirante, se produjo la sorpresa. El también concejal Pedro Casares,  el hombre de confianza en Cantabria de Pedro Sánchez y de la nueva ejecutiva federal, que fue en un principio el candidato preferido por la dirección pero que declinó la oferta, cambió de opinión y decidió concurrir a las primarias.
El domingo 30 de noviembre el PSOE de Santander elegirá nuevo secretario/a general y candidato/a a la Alcaldía, a seis meses de las elecciones, en una situación de grave deterioro y desánimo por los sucesivos fracasos en las urnas. Entre Judith Pérez y Pedro Casares está en juego un nuevo liderazgo para tiempos difíciles.
Antes de que Casares reconsiderase su decisión –a lo largo del pasado fin de semana– la ejecutiva regional del PSOE que lidera Eva Díaz Tezanos había manejado varios nombres para competir con Judith Pérez en las elecciones primarias, entre ellos los de la diputada regional Ana Isabel (Chabela) Méndez, el exconsejero Francisco Martín o el ex director general Julio Soto.
Pero no cuajó ninguno: o bien no aceptaron el desafío o no convencían a los aliados del momento, el sector crítico encabezado por Rosa Inés García. En esa situación de bloqueo, Pedro Casares resolvió dar un paso al frente y su candidatura recibió ‘luz verde’ de ambos sectores después de una prolija negociación.
Lo sucedido en Torrelavega, donde Lidia Ruiz Salmón, con todo el poder en sus manos, alcaldesa y secretaria general apoyada por la cúpula regional del PSOE, cayó con estrépito frente a José Manuel Cruz Viadero, que no ocupa cargo alguno ni en la Corporación ni en el partido, demuestra hasta qué punto son arriesgados los pronósticos en las primarias.
En Santander, Judith Pérez anunció claramente hace meses su intención de optar a la secretaría general del partido y a la candidatura municipal, tiene su campaña muy avanzada y cree contar con el apoyo de la mayoría de la militancia. Pedro Casares se incorpora a la pugna diez días después de iniciado el proceso y aún está en el trámite preceptivo de recogida de avales, pero cuenta con el respaldo de los dos bloques mayoritarios, oficialistas y críticos. Un tercer grupo, la corriente minoritaria –pero a veces decisiva– que encabeza el diputado regional y ex secretario general en Santander, Juan Guimerans, trabaja en favor de Judith Pérez.
En todo caso, frente al anterior modelo orgánico, muy controlado y previsible en sus elecciones internas a través de delegados, en las primarias lo que cuenta es el voto directo y secreto de todos los militantes que quieran participar. En el PSOE de Santander hay actualmente unos 750 u 800.
Las primarias en Santander marcarán en buena medida la evolución del PSOE en Cantabria, enzarzado durante muchos años en batallas internas que han añadido leña al fuego de los continuados fiascos electorales. El hecho de haber llegado casi a una situación límite ha propiciado algún acercamiento entre el oficialismo y el sector crítico.
En la larga negociación de las primarias de Santander, este último grupo no ha propuesto candidatos, pero ha hecho valer su fuerza al ejercer el veto en algún caso y la harán valer en el futuro. También el candidato que apoyan los dos bloques, Pedro Casares, ha marcado territorio antes de aceptar el desafío. Si se convierte en el nuevo líder del PSOE en Santander, su propósito es alentar la integración de las ‘familias’, pero exige a unos y a otros autonomía para definir el modelo y elegir los tiempos.
Los indicios de cohesión entre oficialistas y críticos, y los aires de renovación deberán ser confirmados a la hora de armar el nuevo equipo de dirección en Santander y, posteriormente, en la confección de las listas electorales, la municipal y la autonómica. El sector crítico se muestra dispuesto a apoyar un proyecto de amplia mayoría interna con vistas a las elecciones, pero exige a Díaz Tezanos regeneración en los modos y las prácticas de la ejecutiva regional.
Este es, en todo caso, un planteamiento orientado a la victoria de Pedro Casares en la pugna por el liderazgo en Santander. Si gana Judith Pérez Ezquerra la situación de la ejecutiva sería definitivamente muy precaria, porque sus posicionamientos en las primarias de Santander y Torrelavega habrían sido desautorizados por el conjunto de los militantes.

Temas

Crónica, opinión y análisis de la actualidad. Con todas las voces, sin acompañamiento instrumental

Sobre el autor

Bilbao. Licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco. En El Diario Montañés desde 1982. Subdirector. Sobre este blog: Crónica, opinión y análisis de la actualidad. Con todas las voces, pero sin acompañamiento instrumental. Se agradecen las sugerencias para mejorar el repertorio.

November 2014
MTWTFSS
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930