Blogs

Jesús Serrera

A Capella

Primarias, movilización y calvario

 

 

 

Las primarias que el PSOE ha puesto en marcha en España suponen un avance hacia la participación democrática y la transparencia en la toma de decisiones que seguramente se extenderá a todos los partidos políticos más temprano que tarde. Las elecciones internas persiguen estimular la movilización en tiempos difíciles –nadie postulaba fórmulas de ese tipo en el PSOE cuando Felipe González sacaba hasta 202 diputados en el Congreso, ni siquiera con los 164 de Rodríguez Zapatero en 2004–, pero no está exenta de riesgos. Las primarias exacerban los conflictos internos ya latentes, subordinan el debate de los proyectos políticos a los liderazgos personales y no excluyen las interferencias del aparato frente a la mayor autonomía de los candidatos que sugiere el mecanismo. El PSOE de Cantabria ha fijado en su calendario seis elecciones primarias y por el momento se perciben menos los beneficios que los quebrantos. En tres de ellas no ha habido competencia: Eva Díaz Tezanos ya fue proclamada en abril candidata a presidir el Gobierno de Cantabria sin rival enfrente. Tampoco lo han tenido los aspirantes en Castro Urdiales, Daniel Rivas, y en Piélagos, Verónica Samperio. Esther Bolado ganó con mucha holgura en Camargo en la pugna improvisada a última hora con Juan Carlos Saavedra como adversario. Y en Torrelavega, la elección de José Manuel Cruz Viadero desautorizó la decisión política más importante del PSOE en esta legislatura: la moción de censura en Torrelavega en alianza con el PRC que otorgó el bastón de mando a Lidia Ruiz Salmón. El proceso se cerrará en noviembre con la designación del candidato/a en Santander.
En el control de daños y responsabilidades posterior al descalabro de Ruiz Salmón frente a José Manuel Cruz Viadero en las primarias se cumple esa máxima según la cual la victoria tiene muchos padres y la derrota es huérfana.
La cúpula del PSOE de Cantabria mantiene aún que la moción de censura en Torrelavega para desalojar a Ildefonso Calderón y al PP era la mejor opción ante el inevitable órdago lanzado por el PRC, que tenía el respaldo de la mayoría y que hasta fue valorada también en algún momento por Blanca Rosa Gómez Morante y Cruz Viadero. O sea, que quien ha fallado ha sido la alcaldesa. Primero, en clave interna: a la hora de reconstruir la dirección del partido en Torrelavega tras la fractura por la moción de censura, Ruiz Salmón no integró a las diversas tendencias, prefirió refugiarse en su propio clan y le ha pasado factura. Ese sería el origen de que proliferasen los precandidatos en las primarias o del caso paradigmático del concejal José Luis Urraca, que llegó a la Corporación para aportar el voto decisivo en la moción de censura y terminó por apoyar en las primarias al candidato que la rechazaba. La alcaldesa, admite el PSOE, tampoco ha acertado en la gestión, sobre todo en el caso de la supuesta firma falsa en un documento municipal que ya amenaza en los tribunales.
Obligada lealtad
Ruiz Salmón ha resuelto quedarse en la alcaldía y en la secretaría general del PSOE de Torrelavega, una situación dolorosa e incómoda en lo personal y en lo político, con la obligada lealtad de ceder todo el protagonismo que sea posible a su ‘verdugo’, a quien será el candidato en mayo, José Manuel Cruz Viadero, una suerte de ‘outsider’ que no está ni en el Ayuntamiento ni en la cúpula del partido. Cruz Viadero necesita y espera contar de aquí a las elecciones con todo el respaldo del PSOE y también de su líder, Eva Díaz Tezanos, quien, como Ignacio Diego con Íñigo de la Serna, también se toma su tiempo antes de ponderar públicamente al nuevo candidato en Torrelavega.
Ahora el PSOE tiene que arreglarse en Santander, con un doble proceso que debe culminar el 30 de noviembre: la reunificación de los cuatro distritos en una sola agrupación con la designación del nuevo secretario/a general y la elección del candidato/a a la Alcaldía.
A estas alturas solo la portavoz municipal, Judith Pérez Ezquerra, ha dicho sin rodeos, ya en junio, que aspira al doble liderazgo. Ella no tiene el apoyo de la ejecutiva, o al menos de una parte, pero el caso es que no hay una alternativa desde que el también concejal Pedro Casares declinó presentarse a las primarias.
Tras el fiasco en Torrelavega, la dirección del PSOE no puede permitirse otro resbalón en Santander. Tanto es así que está negociando con el sector crítico del partido, liderado en Santander por Rosa Inés García, alguna fórmula para hacer frente a Pérez Ezquerra, a quien apoya la corriente que encabeza Juan Guimerans. Un radical cambio del paisaje interno del PSOE en muy poco tiempo.
El PSOE maneja un sondeo que ha evaluado como eventuales candidatos a Pérez Ezquerra y Casares, la diputada regional Chabela Méndez, el gestor de cooperación internacional en Palestina José Carlos Ceballos o  el exconsejero de Medio Ambiente Francisco Martín, pero ni hay decisión ni están todos disponibles. Y como ya sucedió en 2011, la reelección de Íñigo de la Serna como candidato del PP no estimula precisamente la abundancia de aspirantes a liderar el modesto objetivo de lograr un resultado decoroso en Santander.

Temas

Crónica, opinión y análisis de la actualidad. Con todas las voces, sin acompañamiento instrumental

Sobre el autor

Bilbao. Licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco. En El Diario Montañés desde 1982. Subdirector. Sobre este blog: Crónica, opinión y análisis de la actualidad. Con todas las voces, pero sin acompañamiento instrumental. Se agradecen las sugerencias para mejorar el repertorio.

October 2014
MTWTFSS
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031