Blogs

Jesús Serrera

A Capella

El PRC quiere ser segundo en Santander

 

 

Aquel ‘STV’ que el PRC de Santander eligió como lema de campaña en 2011 no resultó una buena idea. El candidato, José María Fuentes-Pila, ha admitido luego que se hizo, desde fuera y también desde dentro del partido, un uso perverso del acrónimo. Los conceptos que se querían transmitir –’Santander, Tradición y Vanguardia’; ‘Santander, Tecnología y Vivienda’; ‘Santander, Trabajo y Vida’– se quedaron solamente en un ‘Santanderino de Toda la Vida’ de tono peyorativo para el número uno de la lista, sobre todo cuando retornó del olvido el viejo comentario de Miguel Ángel Revilla de que había venido desde Polaciones ‘a poner freno a los señoritos de pantalón blanco y apellido empalmado del Paseo de Pereda’. Pero la filosofía de impulsar un regionalismo más urbano en Santander perdura y su mentor también. Fuentes-Pila se propone un desafío importante en los comicios de mayo: incrementar la representación municipal en un tercio y convertir al PRC en la segunda fuerza política de la capital.
Cuando el PP sigue a la espera de la decisión de Íñigo de la Serna y el PSOE a expensas de las primarias municipales en octubre, en el PRC se da por seguro que José María Fuentes-Pila volverá a ser el cabeza de lista en Santander. Técnicamente, primero toca el congreso regional del partido, bien entrado el otoño, y en el mes siguiente habrán de renovarse los órganos locales que deben designar a los candidatos.
En los últimos cuatro años se ha constatado una importante convulsión entre los regionalistas santanderinos. La apuesta por Fuentes-Pila relegó a Francisco ‘Pacu’ Sierra, respaldado por un sector importante del partido. Sierra sigue como concejal, pero ya no en la primera línea política. Posteriormente, surgió un grupo crítico capitaneado por Carlos Ruiz, ex presidente de ADIC, que incluso postulaba como candidato a Luis Herrera, quien había abandonado el PRC después de disputar sin éxito el liderazgo en Santander a Fuentes-Pila. No obstante, la opinión generalizada en el partido es que la corriente crítica no tiene fuerza para formalizar una opción alternativa con posibilidades de éxito. Fuentes-Pila controla el comité local de Santander y tiene el respaldo de la cúpula regional del partido, como se ha visto en los diversos episodios de crisis interna.
Santander es la eterna espina clavada en el PRC, que le ha impedido cosechar mayores éxitos electorales. ‘Una plaza difícil y un rival difícil’, reconocía con naturalidad Revilla el verano pasado, en referencia a De la Serna. En 2011, los regionalistas lograron 13.700 votos en la capital (4 concejales, uno menos que en 2007, con Vicente Mediavilla de candidato), frente a los 52.600 del PP (18) y los 15.800 del PSOE (5). El objetivo que se plantean para 2015 es arrebatar la segunda plaza a los socialistas, como ya lo consiguieron en las elecciones autonómicas a partir de 2007.
Fuentes-Pila tiene dicho a los miembros de su comité local que se marca como reto conseguir al menos seis concejales en Santander. Por debajo de esa cifra considerará un fracaso su apuesta electoral y asumirá la responsabilidad. A suerte o a muerte.
En realidad, el caso de Santander no es tan distinto al que afecta al PRC en núcleos importantes, de la zona oriental y el arco de la bahía. Una debilidad histórica que contrasta con la potencia en el medio rural. Precisamente Fuentes-Pila, y también Bernardo Colsa, trabajan en una ponencia colectiva para el congreso sobre el relanzamiento de un partido modernizado y con vocación de gobierno en el ámbito urbano.
Los regionalistas santanderinos no son ajenos a los dimes y diretes sobre De la Serna. En general, admiten que su marcha favorecería a Fuentes-Pila con el argumento de una cierta coincidencia en el perfil. El interesado se toma esa teoría a título de inventario y el comité local que dirige trabaja por si acaso desde la perspectiva de la continuidad. De todos modos, el PRC cree que el PP ha sufrido un desgaste severo en Santander y su alcalde también.
Y el PP cree, por su parte, que al PRC le acecha muy de cerca la pujanza de Podemos, en Santander y en Cantabria. La idea es que si el regionalismo se ha llevado estos años muchos votos de quienes abjuraban de los dos grandes partidos nacionales, ahora le ha salido competencia en ese negocio. PP y PSOE fueron castigados en las europeas, ahora le va a tocar también al PRC, opinan. Los regionalistas reconocen haber ‘prestado’ votos a Podemos en los comicios europeos a los que no concurrieron, pero minimizan el riesgo de fuga de votos en 2015. Su tesis es que el PRC se ha hecho más fuerte y unido por el acoso sufrido desde el PP en el Gobierno.
Desde luego, no hay que despreciar el ‘efecto Podemos’; de hecho, ahí está el Revilla mediático, que por momentos se ha ‘puesto la coleta’ dialéctica para emitir mensajes coincidentes con los de Pablo Iglesias. Ahora quizá tenga que reformular el discurso, porque ya no se trata de ganar la competición antisistema en la televisión, sino de volver al poder en Cantabria.

 

Temas

Crónica, opinión y análisis de la actualidad. Con todas las voces, sin acompañamiento instrumental

Sobre el autor

Bilbao. Licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco. En El Diario Montañés desde 1982. Subdirector. Sobre este blog: Crónica, opinión y análisis de la actualidad. Con todas las voces, pero sin acompañamiento instrumental. Se agradecen las sugerencias para mejorar el repertorio.

September 2014
MTWTFSS
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930