Blogs

Jesús Serrera

A Capella

La 'Gran Incertidumbre' agita al PP

 

 

¿Qué cuál es mi sensación sobre lo que hará Íñigo de la Serna? Según los días. Ayer creía que se va a quedar y hoy me parece que se va, mañana no sé». La ironía de un concejal santanderino del PP es un reflejo cabal de cómo se vive en la Corporación, en el PP y en la política cántabra, la ‘Gran Incertidumbre’: si el alcalde de Santander será por tercera vez el candidato en 2015 y volverá a poner en juego su acreditado tirón electoral a favor del partido en los comicios autonómicos, si ha resuelto pasar página, o si todavía no ha tomado la decisión. De la Serna es consciente de la zozobra que todos los días le transmiten compañeros de partido y la gente por la calle, pero cree que el silencio sobre sus planes no ha transgredido los tiempos electorales del PP. «No es el momento todavía», insiste el alcalde.
Hasta hace pocas semanas, digamos al principio del verano, sobraba la confianza en el PP. La negativa del alcalde a aclarar su futuro era justamente un indicio de continuidad porque –decían en el PP– prolongar la espera para luego irse sería tanto como causar un daño premeditado al partido en su capacidad de reacción para armar un plan alternativo en Santander. El argumento tenía y tiene sentido. Pero conforme se van volando las hojas del almanaque, la inquietud aumenta. El PP mandó cartas a sus representantes municipales para que certificaran su disponibilidad en mayo, pasaron por la sede a firmar el compromiso 55 alcaldes del partido, los hasta ahora independientes de Valdáliga y Las Rozas de Valdearroyo y algunos números uno como el torrelaveguense Ildefonso Calderón, pero a quien aguardaban realmente no se sometió al trance. Supuestamente, De la Serna hablará de su futuro con la secretaria general del PP, Cospedal, pero él tampoco ha dicho nada a ese respecto.
¡Que no cunda el pánico!, claman los optimistas con buena memoria: hace cuatro años por estas mismas fechas, en septiembre de 2010, Ignacio Diego e Íñigo de la Serna ya tuvieron un rifirrafe cuando el hoy presidente confirmó por su cuenta que el alcalde sería de nuevo candidato en mayo de 2011. A De la Serna no le gustó nada el anuncio y lo hizo notar, pues siempre ha querido marcar sus propios tiempos, pero al final repitió como cabeza de lista. Faltaban apenas ocho meses para las elecciones, lo cual indica con cuánta precipitación se ha desatado esta vez la intriga sobre la candidatura de Santander, que lleva coleando casi un año. O sea, que no hay nada nuevo en el guión, salvo la creciente distancia entre los protagonistas de aquel episodio.
En el equipo de gobierno del Ayuntamiento de Santander constatan la dedicación del alcalde a la gestión, y en especial, a los asuntos candentes: el avance del Centro Botín, no tan ágil como se quisiera entre otras cosas por la exigente minuciosidad de su autor, Renzo Piano; el Mundial de Vela de inciertos prolegómenos, la expropiación de terrenos de la señora Amparo, el muy espinoso asunto de la libertad de horarios del comercio o su intensa participación como presidente de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) en la ofensiva de Rajoy para la reforma que persigue la elección directa del líder de la lista más votada en los ayuntamientos… Una diligencia en la atención a los temas de más intenso debate político y ciudadano que no siempre se le suponen a alguien que estuviese ‘recogiendo el despacho’ para emprender un nuevo rumbo, por ejemplo como alto ejecutivo del grupo Santander donde le colocan extendidos rumores.
En la cúpula regional del PP no saben nada y lo admiten. El carácter reservado de Íñigo de la Serna no ayuda a adivinar cuál será la decisión… «si es que ya la tiene tomada», dudan colaboradores cercanos en diversas etapas. Pero es un gran baluarte electoral del PP y sus dirigentes están dispuestos a una espera razonable. Que se presente y gane, ya habrá tiempo después para nuevos retos, quizá con ocasión de las subsiguientes elecciones generales, sugieren.
¿Y si finalmente el alcalde no repite? El PP cree tener un plan alternativo eficaz. Sabe que el récord de los más de 52.600 votos (56,2%) y 18 concejales de 2011 con De la Serna será inalcanzable, pero ve factibles los 14/15 ediles, o sea, la mayoría absoluta para gobernar en Santander sin recurrir al ‘plan Rajoy’. Otra cosa sería el efecto en las elecciones regionales.
En 2007, para el relevo de Gonzalo Piñeiro, el PP envió a Madrid una terna con tres de sus ediles más destacados: Íñigo de la Serna –el elegido–, Santiago Recio y Eduardo Rubalcaba. Esta vez también se manejan hombres y mujeres, pero no de la actual Corporación santanderina: Samuel Ruiz, primer teniente de alcalde con De la Serna antes de ser delegado del Gobierno; el propio Recio, ahora director general de Turismo; o las consejeras de Economía, Cristina Mazas, y de Presidencia, Leticia Díaz.
Pero el PP de Cantabria prefiere de momento poner freno a las especulaciones, también los eventuales sucesores, en general convencidos de que finalmente Íñigo de la Serna estará en el cartel electoral de mayo de 2015.

Temas

Crónica, opinión y análisis de la actualidad. Con todas las voces, sin acompañamiento instrumental

Sobre el autor

Bilbao. Licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco. En El Diario Montañés desde 1982. Subdirector. Sobre este blog: Crónica, opinión y análisis de la actualidad. Con todas las voces, pero sin acompañamiento instrumental. Se agradecen las sugerencias para mejorar el repertorio.

August 2014
MTWTFSS
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031