Blogs

Jesús Serrera

A Capella

El PSOE protege a su líder

 

 

 

En la tarde-noche del domingo pasado, los militantes del PSOE de Cantabria favorables a las primarias abiertas ponderaban en las redes sociales la inesperada alta participación del 83% en el proceso que con esa fórmula los socialistas valencianos acababan de elegir a Ximo Puig candidato a la presidencia de la Generalitat. El experimento había salido bien, podría ser ‘exportable’ a otras regiones. Muy pocas horas después, en la mañana del lunes, llegaba el anticlímax: la ejecutiva del PSOE cántabro anunciaba su decisión, tomada el viernes anterior, de que las primarias serían circunscritas a la militancia, el próximo 26 de abril y no en septiembre, como estaba previsto inicialmente.
La restricción de las primarias autonómicas a los afiliados no ha sido una sorpresa pues esa era la directriz del PSOE para toda España, salvo excepciones como las que habían solicitado Valencia o Baleares. La dirección del partido en Cantabria alude oficialmente para defender el criterio general a la falta de experiencia en la materia y extraoficialmente incluye el temor a que supuestas presiones externas puedan contaminar el procedimiento.
Para los partidarios de abrir las primarias –miembros del sector crítico, pero también otros que no lo eran– tampoco en Valencia había experiencia. Los disidentes, además, niegan rigor al argumento de las coacciones exteriores cuando, en todo caso, el candidato designado deberá ser militante del PSOE y, previamente, quienes concurran a las primarias tendrán que contar con el aval del 15% de los afiliados, unos 480 sobre los 3.200 que se contabilizan actualmente en Cantabria.
El alcance de las primarias para elegir al candidato/a autonómico se ha debatido en febrero en 12 asambleas territoriales, que merecen lecturas diferentes para oficialistas y críticos. Aquellos afirman que los militantes se han pronunciado claramente a favor de las primarias cerradas y sus oponentes replican que en las comarcas de Torrelavega, Camargo o Campoo ha habido más partidarios de abrir las primarias, sobre todo, entre los militantes más jóvenes. En Santander y en la comarca oriental ha predominado la opción restringida. Lo cierto es que la evaluación es arbitraria porque no hubo propuestas formales ni votaciones, sólo intercambio de opiniones.
Reforzar el liderazgo
Lo que no estaba previsto era el adelanto de las primarias autonómicas cinco meses, el próximo abril, frente a la idea inicial de septiembre. El objetivo básico es reforzar cuanto antes el liderazgo de Eva Díaz Tezanos. La dirección del PSOE constata la desventaja en ese terreno, el déficit de visibilidad de su secretaria general en la pasarela electoral: frente a Ignacio Diego, presidente del Gobierno, a quien ve de nuevo como seguro cabeza de lista del PP, y frente a Miguel Ángel Revilla, autoproclamado candidato del PRC desde finales de 2011. «El PSOE volverá al Gobierno en 2015», insiste Eva Díaz Tezanos en sus discursos, pero no puede decir que será ella quien lidere ese empeño hasta que las primarias la proclamen candidata.
Díaz Tezanos confirmará su presencia en las primarias a partir del 25 de marzo. Si el 26 de abril logra la designación, comparecerá en la campaña de las elecciones europeas ya como candidata a presidir el Gobierno de Cantabria. Otra eventual ventaja es que la movilización que se registre en las primarias pueda extender la agitación positiva de la militancia a los subsiguientes comicios europeos, en los que el PSOE quiere refrendar una tendencia hacia la recuperación. El sector crítico tiene una interpretación menos edificante del adelanto de las primarias: Díaz Tezanos quiere ser candidata al Gobierno regional antes de las elecciones europeas porque si se produce una nueva derrota en las urnas esa designación le iba a resultar mucho más difícil.
El cambio de planes tiene esa otra clave interna. El oficialismo del PSOE de Cantabria recorta drásticamente el margen de tiempo para organizar una hipotética candidatura alternativa a la de la secretaria general.
El sector crítico ya ha mantenido contactos esta semana para analizar esta posibilidad y reconocen que es difícil, Su dirigente más visible, el diputado regional Francisco Fernández Mañanes, se muestra inclinado a dejar la primera línea política y las primarias limitadas a la militancia le refuerzan esa idea. Para los disidentes no sería un problema reunir los 480 avales necesarios que necesitaría otro candidato de menor peso –lo que el oficialismo llamaría un ‘francotirador’– para dar la batalla, aun con escasas posibilidades de victoria.
Las primarias se deciden por un mecanismo distinto a los congresos del PSOE. Si en estos cónclaves los apoyos se miden por el alineamiento en bloque de los delegados de cada agrupación –el 60/40 tradicionalmente favorable a los oficialistas frente a los críticos– las primarias consagran el principio de un ‘un militante, un voto’, por lo que el proceso sería menos controlable y el resultado más incierto, en el caso de que Eva Díaz Tezanos tuviera competencia. En las de Santander, en septiembre, la pugna interna por ilustrar el cartel electoral se da por segura.

Temas

Crónica, opinión y análisis de la actualidad. Con todas las voces, sin acompañamiento instrumental

Sobre el autor

Bilbao. Licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco. En El Diario Montañés desde 1982. Subdirector. Sobre este blog: Crónica, opinión y análisis de la actualidad. Con todas las voces, pero sin acompañamiento instrumental. Se agradecen las sugerencias para mejorar el repertorio.

March 2014
MTWTFSS
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31