Blogs

Jesús Serrera

A Capella

El PRC mira de reojo al futuro

 

 

Cada partido y cada dirigente afianza su liderazgo como quiere o como puede. Ignacio Diego declaraba el verano pasado, al promediar la legislatura, que estaba seguro de tener la confianza plena del PP para ser de nuevo el candidato en las elecciones de 2015, y así es, sobre todo después de su histórica mayoría absoluta en 2011 que nadie había conseguido en los 28 años anteriores. Diego añadía esa ‘coletilla’ de modestia sobre que la decisión corresponderá en última instancia al PP, que en mayo de 2012 lo reeligió presidente del partido en Cantabria con el 98,7% de los votos.
El PSOE está inmerso en un incierto proceso de elecciones primarias para elegir a sus candidatos que, a día de hoy, en Cantabria despierta un entusiasmo muy limitado. Menos de cien militantes en la asamblea de Santander a la que habían sido convocados 800. Muy probablemente, la designación del candidato/a regional será restringido al voto de los afiliados, como en la mayoría de las comunidades, y bien pudiera ser que la secretaria general, Eva Díaz Tezanos, no tenga un adversario al que enfrentarse. Pero es que Díaz Tezanos, siempre tan estricta en el respeto a los tiempos, ni siquiera ha insinuado todavía que quiere ser aspirante a la Presidencia del Gobierno.
Pero el caso más singular es el del Partido Regionalista, en preparativos del congreso que siempre convoca en el año preelectoral -esta vez lo adelanta de diciembre a octubre-, aunque ya lleva mucho trabajo adelantado. Miguel Ángel Revilla tiene dicho, desde finales de 2011, que será de nuevo el candidato. También exhibe ya su lema, ‘Vuelve’, que para algunos evoca el ‘Para volver al futuro’ de Juan Hormaechea con la UPCA en l991 y para otros, más ingeniosos, aquel premonitorio ‘Volveré’ del general MacArthur al abandonar temporalmente las Filipinas en 1942.
En realidad, Revilla está mucho más interesado en su promoción personal y mediática -nuevo libro en lo alto de las listas de ventas y programa propio de televisión en ciernes- que en la cita congresual, más allá de la oportunidad de tomarle el pulso al partido y ‘agitar’ el aparato electoral, pero en el regionalismo late una cierta incertidumbre sobre el futuro. Si finalmente Revilla hace bueno su lema y cuando termine de descontar los 448 días del almanaque que hoy le faltan para su última gran cita en mayo de 2015 ‘vuelve’ al Gobierno, el dilema se aplazará un tiempo. Pero si fracasa en el empeño, con 72 años para esa fecha, el PRC deberá dedicarse con urgencia a construir un partido diferente al que se ha subordinado a la personalidad de su fundador durante 37 años. «Tendrá que ser otra cosa porque Revilla es irrepetible», acostumbra a decir el vicesecretario general, Rafael de la Sierra.
La cúpula dirigente del PRC apenas ha experimentado cambios a lo largo de los años y el relevo en el liderazgo se intuye complicado. La primera incertidumbre alude al ‘heredero’ natural. Francisco Javier López Marcano se prepara para enfrentar, desde este mes de marzo, un delicado horizonte judicial, aun cuando los suyos confían no sólo en su inocencia sino también en su determinación de mantenerse en la primera línea política.
En las hipótesis de cambio generacional del PRC aparecen nombres más jóvenes pero no precisamente nuevos. En el partido se detecta expectación ante un eventual retorno del exconsejero Vicente Mediavilla, alejado de la política tras intentar sin éxito acceder al cargo de magistrado del Tribunal Superior de Justicia de Cantabria. Mediavilla mantiene una buena relación con Revilla, pero sus esporádicas conversaciones no incluyen el futuro político. De momento. A quien se le asigna un papel destacado en el PRC es a Bernardo Colsa, tras su intensa presencia en la ‘cruzada’ por la regeneración del Racing y en la conmemoración del Centenario que ha sido, en general, muy valorada. Colsa quiere reincorporarse ahora a la directiva de ADIC, la asociación vinculada al regionalismo.
Las teorías de renovación trascienden de los nombres al modelo de partido, con la fuerte implantación rural que le proporciona Revilla y notorias debilidades en los grandes municipios, donde su discurso ha calado menos. Santander es el paradigma, porque además el PRC sufre en la capital una larga escisión entre un sector crítico y el grupo que apoya la dirección del partido, encabezado por José María Fuentes-Pila, quien encarna precisamente el arquetipo urbano. Pero tampoco en Camargo, Santoña o Castro Urdiales el PRC tiene el vigor electoral que correspondería al segundo partido de Cantabria que aspira a ser el primero.
El PRC mira ya de reojo a un incierto futuro sin Revilla en primer plano. A este respecto también hay dos teorías: unos temen que el declive será inevitable sin el alma del partido y otros confían en que será el  propio líder quien resuelva del mejor modo el relevo para que la obra política que ha dado sentido a su vida sea perdurable. En todo caso, siempre Revilla.

Temas

Crónica, opinión y análisis de la actualidad. Con todas las voces, sin acompañamiento instrumental

Sobre el autor

Bilbao. Licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco. En El Diario Montañés desde 1982. Subdirector. Sobre este blog: Crónica, opinión y análisis de la actualidad. Con todas las voces, pero sin acompañamiento instrumental. Se agradecen las sugerencias para mejorar el repertorio.

March 2014
MTWTFSS
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31