Blogs

Jesús Serrera

A Capella

La batalla decisiva por el empleo

 

E n los ayuntamientos de Cantabria se trabaja a toda máquina para tener listos antes de cuatro días –el 31 de octubre es la fecha límite– los planes municipales que proporcionarán el nicho más importante de empleo que se vislumbra en la región en el corto y medio plazo, unos 3.000 puestos de trabajo. No son proyectos de gran calado –más bien obras y servicios básicos– ni es empleo estable ni de calidad, entre 1.100 y 1.400 euros brutos, en función de las cualificaciones, pero la orden del Gobierno de Cantabria para la contratación de desempleados en los municipios, dotada con 14 millones de euros, supondrá un alivio. Los casi 1.400 contratados mediante esta fórmula en el año en curso están a punto de engrosar las listas del paro, pero a partir de marzo y en los doce meses siguientes, en dos tandas, se creará el doble de empleos.
La efervescencia de trabajo municipal que se atisba en el horizonte se verá complementada por las 42 Iniciativas Singulares de Empleo, tres millones para 600 empleos, que serán resueltas en breve por el Ejecutivo, y por los 275 proyectos del plan de infraestructuras, al que la Administración regional ha destinado 65 millones de euros, aunque en este caso los ayuntamientos deben adelantar el 80% del gasto.
La dinámica general evoca inevitablemente aquel  ‘Plan E’ que Rodríguez Zapatero puso en marcha en 2009 cuando por fin se resignó a admitir que había llegado la crisis. Movilizar dinero público para reactivar la actividad económica y generar empleo, la formula keynesiana sobre la que los partidos políticos polemizan desde las diferentes ideologías, pero al que recurren unos y otros en situaciones límite, máxime cuando se acercan las elecciones.
Así pues, en una economía todavía muy castigada y el paro al alza tras el paréntesis veraniego, las administraciones, básicamente el Gobierno regional, tienden a convertirse en el principal promotor de empleo en Cantabria, bien a través de inyecciones directas, como los planes municipales mencionados, o con la previsible reanudación de las obras de Valdecilla, o a través de gestiones y/o participación financiera para la implantación de nuevas empresas. La confirmación de la llegada de Tubacex, con un 19% de capital aportado por la sociedad pública Sodercán, ha sido un primer éxito relevante y quizá precursor de otras operaciones similares.
De hecho, los Presupuestos regionales para 2014 que el Gobierno tiene prácticamente cerrados contiene medidas y partidas destinadas a nuevos proyectos empresariales, más urgentes si cabe en el deprimido sector industrial de Torrelavega y comarca, con su altísima tasa de paro. El presidente Diego avanzó ayer un plan de empleo de 11 millones de euros para paliar la situación. El lamento y la exigencia en voz alta del alcalde popular de la capital del Besaya, Ildefonso Calderón –acosado por la oposición en el Ayuntamiento y en el Parlamento– ha tenido una primera respuesta positiva del Gobierno regional.
Margen presupuestario
Los Presupuestos serán presentados probablemente el miércoles, en la misma fecha, 30 de octubre, del año pasado. El presidente del Gobierno, Ignacio Diego, ya ha anticipado que la cifra no será muy distinta de la del año en curso, 2.292 millones de euros, aunque si en este ejercicio ha habido un 6% de merma respecto al anterior es posible que en el próximo se produzca un leve repunte y, desde luego, reflejará un horizonte algo más optimista que hasta permite cumplir la prometida rebaja de los impuestos.
Los Presupuestos de 2013 fueron los de una ‘economía de guerra’, con más del 70% de los recursos destinados a Sanidad, Educación y Servicios Sociales, en menor medida a políticas de empleo, y muy poco dinero para las demás áreas de gestión.
En el Ejecutivo se constata una razonable satisfacción porque el ahorro y la supresión de gastos accesorios permitirá ahora un mayor margen presupuestario para políticas activas. Hay otros factores que favorecen esa progresión. Si anteriormente hubo que ‘sacar las tijeras’ para reducir el déficit drásticamente desde el 3,5% hasta el 1,5% de obligado cumplimiento (en realidad se llegó hasta el 1,13%), ahora la reducción hasta el 1% permitido es mucho más llevadera. «En 2014 habrá más dinero para la inversión y para crear empleo», aseguran en la Administración.
En efecto, el empleo es la gran batalla del año preelectoral (junto al impulso definitivo del nuevo Valdecilla). A estas alturas, los objetivos del Gobierno del PP son relativamente modestos: terminar la legislatura con menos parados de los que encontró al empezarla.  Al acabar mayo de 2011, una semana después de las elecciones autonómicas y municipales, se registraron en Cantabria 45.195 desempleados; septiembre de 2013 ha contabilizado 51.865; es decir 6.670 más. Descontar esa cifra es el desafío del Gobierno del PP hasta las elecciones de 2015.

Temas

Crónica, opinión y análisis de la actualidad. Con todas las voces, sin acompañamiento instrumental

Sobre el autor

Bilbao. Licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco. En El Diario Montañés desde 1982. Subdirector. Sobre este blog: Crónica, opinión y análisis de la actualidad. Con todas las voces, pero sin acompañamiento instrumental. Se agradecen las sugerencias para mejorar el repertorio.

October 2013
MTWTFSS
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031