img
Categoría: barcelona
Los falsos mitos que destroza un doble Clásico

Esperaba al Madrid en la final y no sólo porque se pueda comprobar con los pronósticos que habíamos hecho los bloggers (no acertó nadie, pero tampoco ninguno de los 50 periodistas de los cinco continentes de la encuesta de @grada360). Eso confirma que este resultado fue una sorpresa… a medias, ya que el Barça no está ni en juego ni en disposición. Es normal, no tiene la referencia de su técnico. Sinceramente, veo futbolísticamente este equipo (sin Tito Vilanova se ha acrecentado) muy lejos del Barça de Pep Guardiola. Es evidente que el Barcelona no tiene entrenador, que no tiene plan B; que cuando reacciona lo hace tarde y mal. Igual de cierto es que sus estrellas han bajado y es para que se miren al espejo y hagan autocrítica.

Los culés perdieron la frescura hace unos partidos: Xavi no está, sus defensas tiemblan y sobre todo Messi (factor diferencial en estos encuentros) tampoco ofrece su mejor versión abusando de la conducción del balón. Todos los importantes muy por debajo de su nivel. Y poca reacción desde el banquillo. Quizá por eso con el equipazo que tiene el Barça se dedica ahora más a mirar al árbitro, Undiano estuvo demasiado vigilado, que al balón. A veces le sale ramalazo del viejo Barça, del acomplejado.

El penalti de Xabi Alonso a Pedro puede cambiar el partido pero no borra la superioridad del Madrid. No debería escudarse en el arbitraje y haga un poco de autocrítica. Y es que fue inferior todo un duelo cómodo para el conjunto merengue, que apostó por la contra convencido que el orden con la pareja Ramos-Varane y Cristiano Ronaldo, espectacular toda la ronda, eran el camino para incomodar a un rival, lento, espeso, impreciso y apurado. Previsible, nadie se mueve y la pide al espacio. Este bloque que dejó Pep ha llevado al extremo sus defectos. Y el Real Madrid, sus virtudes.

El ejercito blanco fue perfecto sobre todo pensando en lo que quiere Mourinho: concentrado, muy bien colocado y sin hacer muchas faltas para poder salir al contragolpe. Bordó su plan. Muchas veces a uno le asalta la sospecha de que este Madrid tiene dentro el mejor nivel pero remolonea. El gran partido a la hora de la verdad demuestra que su mala Liga es por falta de motivación. Este éxito arroja dudas sobre la profesionalidad de sus jugadores…

Los partidos de gran exigencia le están provocando un enorme sufrimiento a los azulgranas, sobre todo en defensa: 6 goles en tres partidos. El Barcelona sólo ha ganado uno de los últimos siete partidos contra el Real Madrid. Es evidente que algo pasa, que no es cosa de “ocasiones aisladas”, árbitros o suerte. Lo necesita.  Jordi Roura dijo tras el partido: “Contra el Milan es probable que optemos por otro tipo de cosas”.  Y bien que hará si quiere jugar los cuartos de final, aunque a día de hoy lo veo crudo…

PD: José Mourinho no puede reprimirse ni cuando gana con tanta autoridad: Iker ante los medios. La firma…

Ver Post >
Lo único en lo que Xavi no es de Oro

Puede que sea casualidad… o no. Los tres primeros del Balón de Oro son los que más seguidores tienen en las distintas redes sociales. Mirando un detallado informe de sportwist.com compruebo que Cristiano Ronaldo es el dominador absoluto de las redes sociales con 75 millones de fans entre Facebook, Twitter, Google+, Youtube, Tencent y la red social fotográfica Instagram. Leo Messi tiene 54 millones (con los 38,8 de Facebook y 15,6 de Tencent Weibo) pese a no tener Twitter, Google+ o Instagram, donde ahora está muy activo Casillas. El tercer peldaño lo ocupa Andrés Iniesta con 18,7 millones de seguidores en Facebook, Twitter y también en Tencent.

En ninguna de esas redes sociales, ni tampoco entre los candidatos finales al premio, está Xavi; el que, en mi modesta opinión, es el mejor centrocampista de la historia. Se ha quedado fuera el hombre clave de la selección española tricampeona y alma del legendario Barça de Pep. Recuerdo que ya notó esa falta de apoyo social mediático en el Balón de Oro 2010. Entonces, cuando lo lógico parecía que fuera el ganador al haber ganado el Mundial, fue tercero por detrás de Messi e Iniesta. Lo mismo sucedió un año después, esta vez ante Cristiano…. y Messi, claro.

No creo mucho en los premios personales y pienso que a Xavi le da un poco igual esa admiración a su juego. Ninguneado, incluso, durante un tiempo en su propio país, recuerdo que algún iluminado le llegó a denominar “la gran mentira del fútbol” ante el estupor de muchos futbolistas de la Liga, ha sabido superar todos los obstáculos. Primero, el de una grave lesión de rodilla en 2005 y luego el de habitar por un lugar en el césped en el que no se le valora tanto como a los animales de área. Poder ver en directo su excelsa visión de juego es uno de los mejores recuerdos deportivos que tendré cuando, espero, sea muy mayor. Y lo contaré con gran orgullo. No marca goles espectaculares, aunque viene completando sus mejores años de cara a puerta, pero es el futbolista más decisivo que recuerdo… para un equipo. No juega para él, hace mejores a los demás. Al margen de ser el que tiene un mejor palmarés en este país.

Quizá consciente de que necesita brillar más que nadie para ser reconocido, el catalán no ha querido web oficial ni presencia en Facebook, Twitter y las redes sociales chinas que ahora están tan de moda. Quizá esa significativa ausencia digital le ha hecho quedarse fuera de los finalistas tras haber optado en las dos primeras ediciones del galardón unificado de FIFA y France Football.

Hay otros ausentes en las redes sociales que deberían ponerse las pilas: Pirlo, Yaya Touré, Busquets o Ibrahimovic. Lo cierto es que una buena web unida a una buena gestión de marca personal en las distintas redes mejora la reputación del deportista. Nunca he dudado de ello pero creo que aún no todo el mundo es consciente de su importancia. Muchas veces la imagen trasciende tanto o más que el fútbol. Ejemplos hay muchos aunque quizá Beckham fue el más evidente: gran futbolista pero aún mejor icono de una sociedad ávida que desea conocer otras facetas distintas al deporte. Y lo supo aprovechar.

Quizá por eso mismo, siempre recordaré la frase que me dijo Joseba Etxeberria sobre Xavi hace solo unos meses: “Si analizamos el fútbol como deporte colectivo es el jugador más influyente que jamás he visto. Otros mueven a su equipo, pero sólo he conocido a uno, que es él, que ha hecho moverse a los 22 que hay en el campo como él quiere, a su ritmo… Entiendo que se premien los goles pero que un jugador como Xavi que no haya tenido un Balón de Oro me parece un insulto al fútbol, la verdad. Es un jugador que para anularle hay que ponerle a dos, no lo consigues con un marcaje individual. Es algo unánime, no es porque nos caiga bien: pregunta a cualquiera que haya jugado contra él y te dirá lo mismo“.

Tiene razón El Gallo. Todo futbolista con el que me he topado y he hablado de este tema tiene una opinión casi idéntica a Joseba. De hecho, acabo este post con un secreto. Un internacional español archiconocido, y de un club rival de los azulgrana, le envió un SMS justo al conocerse en enero de 2011 que Messi ganaba el Balón de Oro por delante del propio Xavi e Iniesta: “Pelopo (así le conocen en la selección desde hace años) para nosotros siempre serás el mejor”. Y para un humilde servidor.

 

Ver Post >
Las prisas, la pausa y la imagen de la Liga

El Clásico sirvió para promocionar la Liga por el mundo… unas semanas después de ridiculizarla con el sainete de la luz en Vallecas. Y es que no olvidemos que la imagen que se exporta de la Liga, para bien o mal, se forja cada jornada. En la última, Messi y Cristiano rubricaron su duelo por el cetro de mejor fubolista del mundo con un par de goles. Los dos mejores futbolistas del planeta lideraron a sus equipos en un partido que confirmó varias cosas que se han ido intuyendo en estas primeras jornadas:

El Clásico sirvió para promocionar la Liga por el mundo… unas semanas después de ridiculizarla con el sainete de la luz en Vallecas. Y es que no olvidemos que la imagen que se exporta de la Liga, para bien o mal, se forja cada jornada. En la última, Messi y Cristiano rubricaron su duelo por el cetro de mejor fubolista del mundo con un par de goles. Los dos mejores futbolistas del planeta lideraron a sus equipos en un partido que confirmó varias cosas que se han ido intuyendo en estas primeras jornadas:

Ver Post >
La vida sigue igual: solo falta Pep

El primer Clásico de la campaña confirmó que desde está Mourinho los Clásicos son clásicos que nunca. Un equipo apuesta por ganar y otro sale a especular. Normalmente en cualquier deporte y categoría el primero, tiene más opciones de triunfar. No siempre sucede y con un tiro a puerta ganas 0-1. Y hay veces que rematas dos veces a portería y metes dos goles. En ese arte se mueve el técnico luso, que se medía a Vilanova. Ahora ya le conoce.  Ya sabe su nombre.

No se notó mucho la ausencia de Guardiola.  Cada uno mantuvo su estilo. Si uno pensase que estaba sancionado, nadie creería que se ha producido un cambio. Y eso que me sorprendió de inicio Tito, dejando a su lado a Jordi Alba y Carles Puyol. Sorprendente y algo temerario prescindir de tu mejor central, el hombre que consigue mantener concentrado a Piqué, y a un lateral izquierdo por el que el club lleva meses peleando. Tras diez minutos de bostezos, la hora tampoco ayuda nada, empezó a pedirla Messi. Se encontró con Xavi e Iniesta y la cosa mejoró… para el Barcelona.

Ver Post >
Sobre el autor Rodrigo Errasti
Periodista especializado con 15 años de experiencia en medios deportivos nacionales e internacionales como Marca o Eurosport antes de llegar al Grupo Vocento, donde ha sido director de Grada360 y ahora es redactor jefe de deportes de la Agencia Colpisa. Ha trabajado en todos los soportes (internet, prensa, radio y televisión) siendo referencia en el sector de las redes sociales. Ha cubierto información de todos los equipos españoles de fútbol en competición continental, selección española, finales europeas entre otros grandes acontecimientos. Si bien se ha centrado en información de fútbol es un apasionado de todos los deportes, aunque siente una pasión especial por el ciclismo.