img
Tratado de Urología con Angel Di María
img
@TabernaMou | 07-01-2014 | 13:17| 0

Pocas veces una rascada de huevos ha tenido tan sesudo y apasionante análisis. Perdón por la expresión, pero creemos que, a estas alturas, definir el gesto de Di María como ‘aproximación manual hacia la zona urogenital con fines acomodaticios’ es una pedantería del tres. Debate nacional en el que, como en este país somos así de eficientes, hemos juzgado sumarísimamente al muchacho argentino y le hemos condenado a galeras. Para la Santa Inquisición de los platós, incluidos los que están felizmente de vuelta tras un desagradable paréntesis, el ‘Fideo‘ es poco menos que un macarra barriobajero al que se le ha ido la pinza porque en el club le han dicho que se olvide de mejorar el contrato y, en vista de que ya no cuela amagar una vez más con largarse y que la llegada de Bale es un aviso a navegantes, aprovecha cualquier oportunidad en el Bernabéu para reivindicar su hartazgo, aunque para ello ofenda al respetable. Sin embargo, aquí aparece la sombra de la duda: ¿está tan claro que este gesto ha ofendido al público soberano? Pues no lo parece. La famosa rascada tiene una nueva vertiente: la guerra de Di María con la prensa.

Ver Post >
Carta abierta a los Reyes Magos
img
@TabernaMou | 02-01-2014 | 17:55| 0

Esta Taberna también se quiere unir con entusiasmo a la ola de buenos deseos para el recién nacido 2014, que los deseos aún no están cargados con el 21% de IVA. No vamos a caer en la manida horterada de la foto de pega con el brindis empalagoso habitual ni tampoco caeremos en el cinismo del buenrollismo imperante. A los tramposos, a los violentos y, en general, a todo aquel que se sirve de atajos fraudulentos para llegar más rápido, más arriba o más lejos. A esos, carbón, mucho carbón. Así que, queridos magos orientales, abusamos de vuestra confianza y os lanzamos estas peticiones del oyente.

Ver Post >
¿Boxing queeeé?
img
@TabernaMou | 30-12-2013 | 09:10| 0

Que no, hombre, que no. Que los ingleses no tienen ni pajolera idea de esto del fútbol, del negocio del fútbol. Que el Boxing Day, o como quiera que se llame la cosa, es una milonga que no interesa ni a Blas, da unas audiencias de miseria, los estadios están vacíos y tiene a los jugadores encabronados porque les obligan a currar el día 26 de diciembre. Canallas. Ya se sabe: ingleses ¿O no es así?

Pues parece ser que no, que no es así. Que esta banda de ignorantes tiene meridianamente claro que el fútbol pertenece a la industria del entretenimiento y que se debe a las exigencias de un público que, vaya casualidad, tiene vacaciones precisamente durante los 12 días que dura la Navidad británica. No jugar durante estas fiestas, según la obtusa y desfasada mentalidad de esta gente, es como cerrar los cines o los bares de copas un sábado por la noche. Y por aquí, que como todo el mundo debería de saber, somos campeones del planeta y de su sucursal europea, que presumimos de tener la mejor liga del mundo-mundial, con los estadios a reventar partido tras partido, pues hemos pensado que mejor poner el cartel de ‘Vuelva usted después de las fiestas’ , que nos tomamos un pequeño descanso ¡Bien por nosotros! La alternativa, apasionantes bolos de las selecciones autonómicas que, o bien acaban a porrazos o bien con las gradas temblando de frío y de soledad.

Dice el capo de los clubes, Javier Tebas, que jugar en navidades sale por un pico, que el sindicato de jugadores se niega a pasar la Nochebuena de viaje y que los tiranos de la tele, esos que imponen con feroz tiranía los horarios a los equipos, fragmentando cada jornada en tres interminables días, como se queja la plañidera LFP, no quieren fútbol en Navidad. Olvidan los desmemoriados dueños del circo futbolero que existen gracias al dinero que reciben de la malvada televisión. Vamos, que la patronal del fútbol está poco menos que puesta por el Ayuntamiento, ya que pinta menos que la Tomasa en los Títeres, vista la capacidad operativa para tomar decisiones. Además, el argumentario es, parafraseando al ministro del ramo, falso de toda falsedad.

Abrir por Navidad es rentable porque el fútbol es un producto que, bien gestionado, se vende solo. Entradas asequibles, promociones familiares para que los niños se asomen al fútbol en vivo como una actividad lúdica más, garantizan campos llenos, venta de camisetas para los Reyes y siembra del aficionado de mañana. Hay hambre de fútbol y más cuando los niños no tienen colegio por vacaciones. El Atlético de Madrid, por poner un ejemplo, abrirá sus puertas a los suyos el día 31 para presenciar un entrenamiento. En cuanto a la Televisión, ¿cómo no va a tener audiencia un partido de Liga si la Premier, con un City-Liverpool, se ha convertido en lo más seguido en redes sociales? Sobre los jugadores, evidentemente a todos nos gusta pasar con los nuestros estos días tan señalados… como a los policías, bomberos o sanitarios de servicio, conductores de autobús o el que te pone el café en tu bar preferido. Son profesionales que ganan mucho dinero por hacer su trabajo. El Coliseo no tendría sentido sin los gladiadores y sin el público que les alimenta con el aplauso y admiración.

Juan Mata, bloguero de postín en Grada360, lo comentó en su cuenta de Twitter: le gusta el ambiente de este Boxing Day en Inglaterra. Y lo dice un futbolista que jugó el 26 en casa contra el Swansea, jugará el 29, de nuevo en casa, frente al Liverpool; y cerrará el maratón el día 1 de enero en el campo del Southampton. Pero ya saben, no tienen ni idea. Nos tienen que explicar mejor que narices es eso del Boxing Day que por aquí no lo hemos pillado todavía.

Ver Post >
El Barça o la Teoría del Mono Loco
img
@TabernaMou | 23-12-2013 | 09:02| 0

Hay quien gusta de vivir permanentemente instalado en la angustia vital, el cabreo, la bronca y el lío. Como una parte de la genética. Cualquier pretexto sirve para organizar un quilombo del carajo. Cualquier excusa vale para abrir la caja de los truenos y montar la mundial. Si esta característica la trasladamos al fútbol, el mejor ejemplo lo encontramos en el Barça y su inagotable capacidad de generar conflicto dónde parece que no debería más que existir paz y buen rollito. Les va la marcha.
No parece muy de sentido común, de inteligencia o de mínima prudencia contar con el mejor jugador del planeta y tenerle más cabreado que un babuino. Javier Faus lo consiguió. Un tipo que entiende de números, de cuentas saneadas, de fusiones y adquisiciones, contratos e impuestos, fondos de inversión y, dicen, con una perspectiva muy anglosajona de la vida, osó días atrás pronunciar la mayor herejía que se puede soltar en un club de fútbol: no se puede renovar a un jugador cada seis meses ¡Vade retro, Satanás! ¿Pero quién es este individuo carente de tacto y sensibilidad, ignorante obtuso, hereje irredento para hablar en estos términos del dios del fútbol? Por mucho menos fray Tomás de Torquemada, inquisidor especial de Barcelona, mandaba al personal a la hoguera. Parece que nadie había comentado a este brillante empresario, vicepresidente del Barça, que en el fútbol los contratos están para ser renovados un par de veces por año, que a veces se renueva a un jugador para, justo a continuación, venderle por algo más de pasta; y que aquí cobra comisión hasta el que lleva las cocacolas cuando se negocia la ampliación del contrato de un futbolista. Javier Faus: eso no te lo debieron contar ni en la Universidad de Georgetown ni en el despacho de Cuatrecasas.

Años atrás, el club que vivía permanentemente atacado de los nervios era el Atlético de Madrid. La figura de Jesús Gil era tan intensa y salvaje que raro era el día que no era cesado un entrenador, se ponía a parir a un futbolista, arremetía contra un árbitro u orquestaba una campaña contra el maligno blanco, blaugrana o un señor de Palencia que pasara por el Calderón. Muchos pensaban que esta manera de ir por la vida de sobresalto en sobresalto no era más que una magnífica cortina de humo para esconder una gestión temeraria, una compra del club fraudulenta y unos negocios más que turbios. La Justicia se encargó de, en parte, aclarar lo que la verborrea populista escondía. No dudamos que tuviera para el periodismo deportivo un puntito de gracia los excesos del gilismo, aunque no dejaba de ser chocante que en una misma emisora d radio, en el informativo de las once de la noche se comentara la penúltima tropelía de Marbella para, una hora después, escuchar al patriarca en una amable entrevista con los comunicadores amigos. Entonces, ¿qué esconde la tensión que se vive periódicamente en el barcelonismo?

En alguna ocasión hemos hablado en esta Taberna del ‘entorno‘ que rodea al Barça, corrientes de poder, opinión y sensibilidad que de cuando en cuando atormentan la placidez de los buenos resultados. Solo la buena marcha del equipo, la magia de un grupo irrepetible y una vitrina llena de trofeos y de records ha logrado una de las treguas más prolongadas. Hasta esta temporada, con la salida de Vilanova y la llegada del Tata Martino ¿Va tan mal el equipo como para disparar las alarmas? Todo lo contrario, incluso con números incluso mejores que los obtenidos por Guardiola ¿Son conspiraciones florentinianas para desestabilizar al enemigo culé? Nos tememos que bastantes problemas tiene el señor Pérez con lo suyo como para maquinar perversos fraudes al fisco y amistades peligrosas que salpiquen a los parientes de Leo Messi. Posiblemente la explicación sea tan sencilla como que el archiconocido ‘entorno‘ estaba ya cansado de tanto sestear y ha decidido cobrarse cuentas pendientes aprovechando que ‘el mito’ ya no está en el banquillo, sino un argentino con cara de buen tipo, pero que aún ignora por dónde van los tiros de lo que sucede a su alrededor. Ayer mismo, en Getafe, remontando dos goles y ganando finalmente con solvencia, la mayor preocupación del periodismo fueron los quince minutos de caraja barcelonista. Menos mal que ganamos, imaginamos que pensó el argentino, cada día más despistado con tanto mono loco a su alrededor.

Ver Post >
Por si éramos pocos, parió Bruselas
img
@TabernaMou | 19-12-2013 | 09:18| 4

Calle Hernández de Tejada, 10. Madrid. Reunión de urgencia de la Liga del Fútbol Profesional. Su presidente, Javier Tebas, ha convocado a Florentino Pérez, Sandro Rossel, Amadeo Salvo, Josu Urrutia, Miguel Archanco, Valentín Botella y Pepe Sepulcre. Caras serias porque la amenaza es grave: Europa dice que el fútbol español juega con las cartas marcadas y que recibe ayudas públicas ilegales. ‘¡Qué cachondo es el Almunia este!’, parece que comentó Tebas, quizá para romper un poco el hielo ante la cara circunspecta de los presentes en esta mesa re reuniones, ‘y eso que es del Athletic’. Como si no tuviera la Comisión cosas más importantes en qué perder el tiempo en lugar de fijarse en los clubes españoles.

Ver Post >
¡El Villarato ha vuelto!
img
@TabernaMou | 16-12-2013 | 09:03| 1

Se acabó. Ya no hay Liga. El ‘Villarato‘ ha vuelto a hacer de las suyas y los de siempre pueden estar tranquilos: el título es suyo. Pero’ ¿no habíamos superado ya las teorías de la conspiración? Para nada. Para llorar y para marcar la diferencia. Los árbitros, el brazo tonto de la ley impuesta por la Federación, se encarga de dar y quitar. Por lo visto, dar al de siempre y quitar al mismo de siempre, que para eso están los miembros jubilados de los comandos arbitrales para dar fe, como buenos notarios de la actualidad, de lo malos, espantosos y torpes como mulas que son sus sucesores en la cosa de arbitrar partidos. Eso sí, siempre queda un sensato que, aun reconociendo que el árbitro ha sido un desastre con patas, añade que Ramos lleva un año para olvidar, que Pepe quizá está algo distraído, que Marcelo tiene sus momentos de taquicardia, que Benzema es como el Guadiana y que Ancelotti movió su banquillo y las posiciones de alguno de sus jugadores, en especial Alonso, de una forma cuando menos discutible. Pero eso, obviamente, no vende más ejemplares de periódicos y, ya se sabe, la cosa en el gremio está bastante tiesa.

Groucho Marx, como todo el mundo bien sabe, era un tipo que tenía unos principios aunque, si no te gustaban, tenía otros. Con el periodismo deportivo sucede algo similar. Para los Amigos del Villarato, Clos Gómez viene a ser como Miley Cyrus con el escándalo y las meteduras de pata: inseparables. Sin embargo, no están tan claras las estrechas vinculaciones del árbitro aragonés con el desmedido afán de culparle de los males blancos. Hemeroteca, azote de políticos y desmemoriados en general, a quienes se suele pillar con mucha frecuencia en bochornosos renuncios. Clos Gómez, sin ir más lejos, es considerado como un árbitro hostil en Pamplona por perjudicar pertinazmente a los rojillos. Como tampoco es bien recibido en Granada, donde se le acusa de salvar del descenso a sus paisanos del Real Zaragoza beneficiando al Real Madrid -oh, sí, al Madrid- con un penalti inventado sobre Cristiano Ronaldo. Todavía, comentó en una entrevista, conserva la botella que le lanzó el granadino Dani Benítez. Sin embargo, Clos Gómez, del que dicen posee unas tabletas parecidas a las de Cristiano, será siempre recordado por los 13 errores que en su día Morinho le echó en cara como una maldición bíblica tras el Madrid-Sevilla de hace un par de años.

Así que, según los amigos de la conspiración andante, Clos es lo peor que le ha podido pasar al Real Madrid y que de no ser por él, mucho habría cambiado la historia triunfal del Barça. O no, que también en el nordeste tienen su lista de agravios bien documentada, con todo tipo de pelos y de señales. Clos se atrevió a expulsar al gurú del juego preciosista y máximo representante, para sus enemigos, claro, del meacolonialismo: Pep Guardiola. Y lo peor, mintiendo como un bellaco, que Pep no dijo lo que Clos escribió en el acta que dijo Pep. Faltaría más. Hay quien, incluso, se ha tomado la molestia de recopilar la lista de agravios del trencilla aragonés contra los culés en sus enfrentamientos con los blancos. Dio para dos capítulos, que cuando nos ponemos, nos ponemos en serio, para llegar a la esperada y terrible conclusión: Clos Gómez es perjudicial para la salud del Barça.

En resumen, que este colegiado aragonés es más malo que la carne de pescuezo para una amplia representación del periodismo patrio, pero con unos principios democráticos muy sólidos: perjudica por igual a todo el mundo. Quizá por ello fue premiado como mejor árbitro de la pasada temporada. Quién sabe. Los designios del arbitraje español, en general y del Villarato, en particular, son inescrutables. Como los del periodismo: nunca dejes que la realidad te estropee una buena conspiración.

Ver Post >
¿Quién paga la juerga de hacerte un nuevo estadio?
img
@TabernaMou | 12-12-2013 | 13:36| 0

Damos por sentado que habrá quien considere un pobre ejercicio de demagogia estas líneas. En su derecho estará, pero después tendrá que explicarnos qué le parece que en medio de la peor crisis económica que ha vivido y aún vive este país, el fútbol español se haya metido en una carrera enloquecida por ver quién tiene el estadio más grande, más bonito o más moderno, porque somos muchos los que no lo alcanzamos a comprender. Al menos, con la que nos está cayendo y no parece que tenga pinta de amainar.

El argumento empleado por los visionarios dirigentes es simple: a mayor aforo, más ingresos ergo más volumen de negocio. Razonamiento discutible, especialmente si eres el Getafe, en manos de un enemigo declarado del aficionado por los precios de las localidades, más caras que las del Bayern de Munich y que tiene las peores entradas en Primera División ¿Para qué necesitan los azulones un nuevo estadio si no logran llenar el Alfonso Pérez Muñoz? Realmente absurdo. El Barça también se ha embarcado en esta locura. De repente, el Camp Nou se ha convertido en un estadio viejo, incómodo y obsoleto que hay que remodelar o, mejor aún, construir uno nuevo, mejor y con mayor capacidad. Trescientos millones de euros es la diferencia entre arreglar y comenzar de cero. Atención, pregunta: ¿y quién paga esta juerga?

Hace años, no tantos como a algunos parece, el Valencia vivía la locura del boom del ladrillo por lo que decidió construir un nuevo campo con los parabienes y el aval de los poderes públicos. Cualquier cosa vale con tal de salir en la foto, bien dando vueltas con Alonso en un Ferrari, bien cortando la cinta en la inauguración. Hasta que el petardo explotó, dejando una pella de 276 millones de euros, un estadio empantanado desde hace cuatro años, un banco desesperado por cobrar la deuda que alguien le obligó a asumir y que, salvo que se ponga a la venta el club, difícilmente va a poder cobrar; y un presidente que no está dispuesto a colocar en el fútbol el euro libre que le queda del presupuesto mientras recorta en hospitales o colegios. De cara al ciudadano votante, da mala imagen ¿Dónde están los brillantes gestores? ¿Alguien ha exigido alguna responsabilidad? Nos tememos que no. Ojo, que los dueños del Valencia, qué ironía, es una entidad bancaria intervenida por el Estado.
El Atlético de Madrid también está en una situación parecida, aunque con matices. Su estadio, el Vicente Calderón, se encuentra sobre una de las carreteras de circunvalación de la ciudad de Madrid. El plan era, sobre el papel, brillante: el Atlético se marcha, el Ayuntamiento recalifica el terreno, se construye en el solar dejado por el estadio y la antigua fábrica de una cervecera y con las enormes plusvalías generadas, se financia el soterramiento de la M30 y se reconstruye el nuevo hogar de los rojiblancos, el estadio de La Peineta, faraónico proyecto infrautilizado que ha quedado como plató para anuncios de publicidad y pruebas de la policía. Millones de euros arrojados por la ventana. El problema es que este magnífico plan fue diseñado en medio de la vorágine y locura del ladrillo y, a día de hoy, aquellos que pudieron en si momento estar interesados en el pelotazo, o bien no tienen financiación o, directamente, han quebrado. Dicen que en un par de años el Atlético se muda, aunque pocos confían en que esta vez será la buena.

El Real Madrid ha anunciado que este próximo verano comenzarán las obras de remodelación del Bernabéu tras resolver problemas legales pendientes. Cuatrocientos millones de euros para poner un techo y construir un hotel y un centro comercial en el nuevo recinto madridista. Remodelar el Camp Nou costaría trescientos millones de euros. Edificar un nuevo campo en la Diagonal, el doble. Según los datos de la última Encuesta de Condiciones de Vida elaborada por el Instituto Nacional de Estadística, la tasa de riesgo de pobreza en la población española se sitúa este 2013 en el 21,6%. El 16,9% de los hogares españoles reconocen que tienen muchas dificultades para poder lograr llegar a fin de mes ¿Demagogia?

Ver Post >
La vida es como una caja de bombones
img
@TabernaMou | 09-12-2013 | 12:23| 0

Lo firmaba la señora madre de Forrest Gump y cualquiera que hubiera asistido al sorteo del Mundial de Brasil o al espectáculo vivido con el cambio de titularidad de uno de los programas que nos deleitan cada noche destripando la actualidad deportiva. Sí que ha sido entretenida la semana del puente, sí. Menos en lo que se refiere a la competición que, para no variar las buenas costumbres de quienes dirigen este negocio llamado fútbol, que han vuelto a pifiarla con la Copa del Rey. Entre todos la mataron y ella sola se va a morir. Pobre.

Ver Post >
La has liado parda: carta abierta a nuestro amigo Blatter
img
@TabernaMou | 05-12-2013 | 10:50| 0

Blatter, campeón, ¿eres consciente de la que has organizado con tu numerito a lo Chiquito cutre mix? La próxima vez que te pimples la cosecha de destilado de alta graduación, para un instante, piensa, medita y, si te mantienes aún en pie, haz un poder para mantenerte callado y tranquilo. Mira que ha pasado tiempo, eh, pero el pifostio que montaste no tiene fin. Es más, has creado tendencia porque ya han salido los imitadores, malos como el sebo, aunque aquí el listón está bastante alto, no creas. Te metiste en un charco, la liaste parda, como la niña de la piscina, recuerdas, esa que mezcló varias sustancias químicas con mala relación entre sí y casi intoxica a media urbanización, y todavía seguimos pagando las consecuencias.

La idea, el conceto, sin ‘p’, que diría el inolvidable Pazos, en la película ‘Airbag‘, es que hay que dar el Balón de Oro a Cristiano por lo civil, lo militar o lo eclesiástico. Da lo mismo. Desde el infausto día en que creías estar en el Club de la Comedia, hemos tenido tropecientas portadas de Cristiano, dos millones de horas de plató con apasionantes debates entre los amigos de Ronaldo y el club de fans de Messi (algunos se lo toman tan a pecho, periodistas a tiempo completo, que trasladan la rivalidad a los campos de fútbol, que se quedan con la cara del contrario y van directos a la tibia o a lo primero que alcance la patada suelta); sesudos sanedrines, conferencias y tertulias radiofónicas, un estadio celebrando un carnaval de máscaras con la cara de Cristiano ocupando las gradas y, la traca, que aquí cuando nos ponemos, nos ponemos de verdad: una Gala de los Premios de la LFP, traducido, Liga del Fútbol Profesional, aunque también podría traducirse como Lo Flipas y lo Petas. El paraíso de un hippy californiano de los sesenta.

Alguien con dos dedos de frente, mi querido amigo suizo, debió de pensar, rara avis en esa casa, que Cristiano no estaba en la lista de premiados y que eso estaba muy requete mal. Horror, dijero, con la que se ha organizado, en plena campaña benéfica ‘Un Balón de Oro, un regalo’, y en casa, en la mejor liga interplanetaria de la galaxia, ¿no premiamos al muchacho? ¿Ni una mención honorífica? Desastre manifiesto. Solución: nos inventamos un premio para él solito y arreglado ¿Arreglado? Pues sí, hombre, como arreglamos por aquí las cosas. Con mucho disimulo, como quien no quiere la cosa, y naturalidad, mucha naturalidad. No me preguntes cómo se come eso de que premiemos un Mejor Jugador de la Liga junto a el Jugador más Valioso. Nadie lo sabe, pero eso es lo de menos. Aquí lo que importaba era salvar el trasero, no incomodar a Cristiano y al que le paga la nómina y no molestar a Messi, que para eso está currando diez horas al día en Argentina. Todo un estajanovista. Pelillos a la mar. Como también por aquí todavía nos queda, a pesar de la crisis, algún golpe de humor, hubo quien propuso instaurar el premio al Mejor Calientaculos de banquillo para dárselo a Iker, pero les debió parecer un exceso.

He de reconocer, mi querido Sepp, que te admiro. Admiro tu capacidad asombrosa de trabajo para organizar incendios cada vez que hablas, bailas o cantas, que como eres un tipo polifacético, tocas todas las artes escénicas. Supongo que lo del dichoso Balón de Oro lo tendrás resuelto, que ya te has encargado de cambiar el plazo para las votaciones y habrás hecho alguna que otra llamada para sugerir, como sólo tú sabes hacer, que Cristiano es un buen chaval y se merece el galardón. Largo se nos va hacer llegar hasta enero. Lo malo es que se te junta todo, porque este viernes tienes por delante organizar el sorteo del Mundial y mira que nos gusta cambiar a selecciones de bombo y jugar con las bolitas… Eres incorregible, Sepp, incorregible. Mira que te gusta liarla parda…

Ver Post >
Paternidad Responsable
img
@TabernaMou | 02-12-2013 | 08:54| 0

El fútbol es un deporte paternalista. Importante figura la del padre en este deporte. Varios ejemplos. Es tu progenitor quien te lleva al fútbol para admirar a tus héroes. Muchos padres pasan frías mañanas de domingo acompañando a sus hijos a los partidos, desgañitándose en la grada y sufriendo con la ingratitud de este deporte o disfrutando de los éxitos del retoño. Hay casos de padres peligrosos que consideran al nene como una inversión a largo plazo con la que dar el pelotazo de tu vida y disfrutar de un retiro dorado. Son dañinos, especialmente cuando se convierten en los representantes de la potencial figura en cuestión. Una pasta en psicólogos para superar traumas cuando se descubre que el nene ya no es tan figura o no va a generar la pasta esperada. Y, por último, el padre-presidente, figura muy recurrente en nuestro país y que tiene tantas sombras como luces en su historia.

Santiago Bernabéu o Vicente Calderón o José Luis Núñez fueron casos emblemáticos de presidente a la antigua usanza, que trataba a sus subordinados con la sabiduría, cariño y disciplina de un padre duro, pero justo. Manejaban el club con un control absoluto, aunque artesanal, de libro viejo de cuentas viejo, pero en el que no se escapaba un solo dato. Reflejo de un tiempo pasado y superado por los Consejos de Administración en los que se han incorporado gentes de traje y corbata caros e impecables, con numerosos másteres de empresa y gestión y que, igual que dirigen un club de fútbol, pueden estar al timón de una empresa charcutera sin que se notara la diferencia, y no establezcan segundas intenciones, que es posible que no las haya. No es imprescindible el amor por los colores, pero sí útil para el negocio. Sin embargo, y aunque parezca un anacronismo, siguen quedando ciertos vestigios de paternalismo en el fútbol de hoy. Florentino Pérez es uno de ellos.

Florentino maneja el Madrid como una casa, con un presupuesto para quitar el hipo, pero como una casa. Es el pater familias, la persona que controla a todos los bienes y a todas las personas que viven bajo su manto protector. Los jugadores son como sus hijos, el bien más preciado de la familia. Él se encarga directamente de decir quién puede y quien no puede pertenecer a este selecto clan. A veces se encapricha de un futbolista y, como abnegado cabeza visible, no para hasta lograr su objetivo. Cueste lo que cueste. También es quien decide que entrenador, moderna institutriz futbolera, se encarga de controlar a estos niños tan especiales, tarea realmente difícil porque una de las particularidades de este grupo es el ego tan enorme que poseen. Últimamente, Florentino no parece tener demasiada fortuna con sus elegidos y cada vez le duran menos, pero esa es otra historia.

No crean que siempre es fácil dirigir una familia como esta, no. Raro es el día que no hay un incendio. Que si un jugador está triste porque el entrenador le da poca bola en las alineaciones; que si otro quiere ganar más dinero porque, claro, que el nuevo se lleve una pasta gansa y a uno le dejen el contrato tal cual, pues es como para estar más cabreado que un mono; el que te sale respondón, la lía parda con el entrenador y te descoyunta todo un año; por no hablar del sentimental, el que necesita que un par de veces al día le digan que es el más guapo, el más rico y el ojito derecho de papá y que, como no le den el Balón de Oro, se va a mosquear más que un pavo en Nochebuena. Ustedes tómense a chanza, risa o chirigota esto que les estamos contando, pero después del último amago de Sergio Ramos, ya nos podemos creer todo. No está pagado con dinero el trabajo del Presidente blanco. Seguro que no.

Ver Post >
Sobre el autor @TabernaMou
¡Bares, qué lugares! Tres cosas tienen en común estos templos del saber: la ensaladilla fosilizada, una buena estaca disuasoria para los simpas y las apasionadas discusiones deportivas. Esto quiere ser la Taberna de Mou, un lugar de encuentro para hablar de deporte sin límite de edad, sexo y condición. Bienvenido, te estábamos esperando