img
Capítulo #06: Capitanes De Nuestra Alma
img
Ignacio Cuartas Villalobos | 28-03-2014 | 23:12

Siempre he pensado que las personas son buenas por naturaleza, y que son las condiciones de su entorno y sus propias circunstancias las que les hacen dejar de serlo. Por otro lado nunca he creído en el destino. Considero que hay una serie de factores que vienen impuestos tales como el grupo étnico, el lugar de nacimiento, la Familia o la condición social, y otros que vienen determinados por las propias particularidades temporales tales como la situación socio – económica de un País en un momento dado o el estado de salud de la propia persona, pero opino que es responsabilidad de cada uno el devenir de su historia, por muy duros que estos factores sean.

No cabe duda que los elementos con los que uno parte de serie condicionarán con mucha fuerza el transcurso de la vida del sujeto en cuestión, y es muy probable que condicionen ésta de tal manera que los elementos que vienen dados por las particularidades temporales se vean afectados en toda su dimensión. Pero es intrínseco a la propia naturaleza y condición humana que incluso el sujeto en las condiciones más adversas de vida sea capaz de realizar el bien siendo el absoluto protagonista y dueño de su destino.

Incluso me atrevería a decir que en las peores situaciones vividas por el ser humano en nuestra historia en épocas de sometimiento, tortura o esclavitud, donde la voluntad del sujeto queda limitada o anulada, el pensamiento y la conciencia del individuo son suficientes para poder dirigir su destino, aunque este sea exlusivamente a nivel de razón.

Por supuesto, lo dicho con anterioridad no sería aplicable a aquella gente que sufre de enajenación mental severa puesto que estos sujetos no pueden hacerse responsables de sus actos debido a la falta de juicio y criterio.

La semana pasada llegó a mí poder una presentación de “Power Point” sobre las inundaciones del Beni. Os pongo rápidamente en antecedentes. El Beni es uno de los 9 Departamentos que conforman Bolivia junto a Chuquisaca, Cochabamba, La Paz, Oruro, Pando, Potosí, Santa Cruz y Tarija. Su población es de 425.000 habitantes y presenta un clima tropical húmedo donde el ambiente es caluroso en general. El territorio es una amplia planicie de sabana con abundantes cursos de agua, lagunas tectónicas y artificiales, y pantanos.

Durante la temporada de lluvias, entre Enero y Marzo, se pueden inundar amplias áreas del Departamento. En casos extremos, pero frecuentes, estas inundaciones pueden abarcar casi la mitad del Departamento. Tristemente este año así ha sucedido. Debido a las terribles lluvias sufridas en el Beni entre Febrero y Marzo la situación que se está viviendo allí ahora es crítica, siendo por supuesto el Departamento mas damnificado del País.

Para que os hagáis una idea, la temporada de agua en Bolivia ha dejado un saldo de 60 muertos, 60.000 familias damnificadas, 63.000 hectáreas de cultivos dañadas y 500.000 cabezas de ganado muertas.

Una Hija de la Caridad que allí vive nos relataba por un lado de la dureza de la situación y por otro de lo increíble que resultaba ver como sigue habiendo gente buena, que a pesar de las condiciones extremas a las que se estaba enfrentando, era capaz de apoyar y dar de lo que no tenía a los demás por amor al prójimo y a su Pueblo.

Os extraigo literalmente algunos fragmentos de un correo electrónico que fue enviado, junto a la presentación de “Power Point” que os comentaba antes, por parte del Equipo de Pastoral donde trabaja esta Hija de la Caridad en el Beni a “Hombres Nuevos”, para solicitarnos la participación en un Proyecto de ayuda a los damnificados de esta catástrofe. (A día de hoy la “Fundación” colabora con los damnificados del Beni enviando pequeñas aportaciones dinerarias, las cuales escasean por completo, y mandando víveres y ropa.):

“El Departamento del Beni ha sufrido la inundación más grande que la gente ha conocido. En las Comunidades las casas se han inundado hasta el techo.”

“Las casas son de bambú con techos de hojas. Para defenderse, los hermanos hacen un piso de palos redondos que suben a la medida que el agua sube. Así tienen que vivir parece por meses según los expertos. Aquí duermen, cocinan, comen, y cuidan a sus hijos. Es particularmente difícil para los bebes que están aprendiendo a gatear o andar.”

“Los animales silvestres, aún los peligrosos, buscan lo seco y ya tenemos varias personas mordidas por víboras. La gente llora, porque han perdido literalmente todo, como nunca antes. Sus animales se han ahogado o mueren de hambre; gallinas, patos (víctimas de las anacondas), chanchos, vacas, etc. También sus cultivos; maíz, arroz, yuca, plátanos, árboles frutales, chocolate, etc. Una mujer me dijo que lo único que no ha perdido son sus hijos, y tiene mucho miedo que esto pueda pasar. Cuando baje el agua, quedará lodo, pasará tiempo antes de poder sembrar y por la necesidad han tenido que comer su semilla.”

“Preocupa mucho tanta mortandad de los animales, más los animales silvestres de la selva, y esto produce un olor que es sentido por kilómetros y que traerá epidemias serias al bajar el agua. Se estima que el Beni ha perdido más de 300.000 cabezas de ganado y esta es la única industria del Departamento”

“Quisiera tener la capacidad de compartir la realidad de desolación que tenemos ante nosotros. Van a pasar años antes de que estos hermanos se recuperen de esta tragedia y temo que muchos no se recuperaran. Muchos han perdido sus casas, herramientas, toda una vida de trabajo.

Expuesto todo lo anterior, resulta admirable y fascinante el ver como muchísimas de estas pobres gentes (que lo poco que pudieran tener lo han perdido y ya nada les queda) son capaces de dar su último suspiro o aliento por ayudar a aquel que lo necesita aún más que ellas.

El Padre Nicolás nos contaba hace unos días de la severidad de la situación que él vivió en sus propias carnes cuando, por desgracia, tuvo que acudir al Beni años atrás por circunstancias parecidas a las aquí narradas. Recordaba con tristeza aquella niña sola subida en un montón de palos en medio de la lluvia y la tormenta mientras su madre se dirigía en canoa a poder comprarle algo de alimento para que se pudiera llevar a la boca.

Disculpad la calidad de las imágenes.

La Provincia de Ballivian (El Beni) y sus municipios sufrieron las crecidas de los ríos con mayor intesidad
La Provincia de Ballivian (El Beni) y sus Municipios sufrieron las crecidas de los ríos con mayor intesidad
 
Un Municipio de la Provincia de Ballivian
Un Municipio de la Provincia de Ballivian
 
Cocodrilo surcando las aguas en uno de los Municipios
Cocodrilo surcando las aguas en uno de los Municipios
 
Niños en un canoa en la ciudad de Reyes (El Beni)
Niños en un canoa en la Ciudad de Reyes (El Beni)
 
Riberalta. La ciudad con mayor número de habitantes del Beni
Riberalta. La Ciudad con mayor número de habitantes del Beni
 
Pleno centro de la Ciudad de Riberalta
Pleno centro de la Ciudad de Riberalta
 
Una de las calles de la Ciudad de Rurrenabaque situada en el Beni
Una de las calles de la Ciudad de Rurrenabaque situada en el Beni
 
Rurrenabaque
Rurrenabaque
 
Santa Ana de Yacuma situada en el Beni. Es considerada la capital ganadera de Bolivia
Santa Ana de Yacuma situada en el Beni. Es considerada la capital ganadera de Bolivia
 
Reses muertas por falta de tierra firme en Santa Ana de Yacuma
Reses muertas por falta de tierra firme en Santa Ana de Yacuma
 
Santa Ana de Yacuma
Santa Ana de Yacuma
 
Santa Ana de Yacuma
Santa Ana de Yacuma
 
Reses situadas en el poco espacio de tierra firme que les queda disponible en Santa Ana de Yacuma
Reses apoltronadas en el poco espacio de tierra firme que les queda disponible en Santa Ana de Yacuma
 
Municipio San Ignacio de Moxos perteneciente al Beni
Municipio de San Ignacio de Moxos perteneciente al Beni
 
No hay palabras para describir la imágen, lo dice todo por sí misma
No hay palabras para describir la imágen, la foto lo dice todo por sí misma
 

En la “Casa de los Alegres” también tuvimos nuestra propia inundación. Desde luego nada comparable ni extrapolable a lo que pueda suceder desgraciadamente en sitios como el Beni, pero a fin de cuentas se nos inundo la casa tras una gran tormenta a lo largo de la noche y tuvimos que pasar parte de la misma y del día siguiente achicando agua como si de expertos marineros nos tratásemos. La verdad que no es muy agradable levantarse en medio de la noche y darse cuenta que tu cuarto se está inundando, pero claro, lo comparas con el Beni y con el sufrimiento de toda esa pobre gente y lo único que queda es levantarse, achicar agua, hacerlo por supuesto con el mejor de los humores, y dar las gracias por la suerte que tienes. Al mal tiempo buena cara, nunca mejor dicho.

Achicando agua en un momento de la noche
Achicando agua en un momento de la noche
 
María sacando agua de la casa de
María sacando agua de la casa de “Los Alegres” al día siguiente de la tormenta
 

Pequeña cena homenaje tras la tormenta. De izquierda a derecha. Maria, Celia, Isabel y Guillén
Pequeña cena homenaje tras la tormenta. De izquierda a derecha. Maria, Celia, Isabel y Guillén
 

Estoy seguro de que todos los que estamos aquí somos felices con nuestra labor, independientemente de que a veces la vida no resulte sencilla. Estamos aquí porque queremos, nadie nos ha obligado, y nos gusta lo que hacemos, pero os reconoceré que también necesitamos de vez en cuando nuestros momentos de descanso y de pasarlo bien, es bueno a veces, aunque cueste, desconectar un poco y cambiar los temas de conversación profundos y serios por otros más amenos y divertidos.

El fin de semana pasado tuvimos el privilegio de disfrutar de la buena música de Jesús Gadea, músico de profesión y voluntario de “Hombres Nuevos”. Fue una noche divertida en la que tras su actuación acudimos a una sala de salsa de la ciudad a mover las caderas. Poco a poco me voy soltando en eso de la salsa, aunque la verdad sea dicha, el baile y yo somos un tanto incompatibles, pero bueno, por ganas y esfuerzo que no quede.

Tomando una copita de sábado noche. De izquierda a derecha: Wilma, Lucía, Ana, Cristina y Claudia
Tomando una copita de sábado noche en la cocina de “Los Alegres”. De izquierda a derecha: Wilma, Lucía, Ana, Cristina y Claudia
 
Local al que fuimos a bailar un poquito de salsa
Local al que fuimos a bailar un poquito de salsa
 

En lo que respecta a la búsqueda de recursos para la “Fundación” os diré que las reuniones se van sucediendo y aunque el proceso es lento, ya que las cosas no se consiguen de un día para otro sino a base de mucha perseverancia y esfuerzo, la cosa va bien, y estoy convencido de que todas las semillas que se están plantando darán su fruto.

El principal foco de interés a partir de ahora serán las Entidades Financieras Bolivianas ya que según regulación de la “ASFI” (Asociación de Entidades Financieras), todas ellas deberán tener implementado para 2015 departamentos de Responsabilidad Social Empresarial (para el resto de industrias en Bolivia la RSE sigue teniendo carácter voluntario). Es por ello que hemos de centrar todos nuestros esfuerzos en visitar absolutamente todas ellas y ver en qué manera pueden colaborar con nosotros.

Reunión con la Fundación
Reunión con la Fundación “Estás VIVO” perteneciente al Grupo VIVA, uno de los mayores grupos de telefonía movil del país
 
Con Annelissie Arrázola (Especialista en Proyectos de Responsabilidad Social), Graciela Cuéllar (Jefe Nacional de Relaciones Públicas) y Luis Castedo (Coordinador de Marketing Operativo) de la Fundación
Con Annelissie Arrázola (Especialista en Proyectos de Responsabilidad Social), Graciela Cuéllar (Jefe Nacional de Relaciones Públicas) y Luis Castedo (Coordinador de Marketing Operativo) de la Fundación “Estas VIVO”
 
Con Lizbeth Hurtado (Encargada de Cartera) y Leticia Durán (Analista Regional de Marketing) de Banco Sol
Con Lizbeth Hurtado (Encargada de Cartera) y Leticia Durán (Analista Regional de Marketing) de Banco Sol
 
Consulado General de España en Santa Cruz
Consulado General de España en Santa Cruz
 
La bandera Española del Consulado luce a media asta como señal de duelo por la muerte del Presidente D. Adolfo Suárez
La bandera Española del Consulado luce a media asta en señal de duelo por la muerte del Presidente D. Adolfo Suárez
 
Con Ignacio Sánchez Taboada (Cónsul General de España en Santa Cruz de la Sierra). Previamente sus destinos fueron Jamaica y Angola
Con Ignacio Sánchez Taboada (Cónsul General de España en Santa Cruz de la Sierra). Previamente sus destinos fueron Jamaica y Angola
 
Sede central del Fondo Financiero Privado Fassil
Sede central del Fondo Financiero Privado Fassil
 
Con Fabiola Asbun (Jefe de Comunicación y Responsabilidad Social) del Fondo Financiero Privado Fassil
Con Fabiola Asbun (Jefe de Comunicación y Responsabilidad Social) del Fondo Financiero Privado Fassil
 

Como veis la vida continúa, los momentos se suceden, y las personas vienen y se van, pero lo que permanece en el tiempo por encima de todas las cosas son la bondad del ser humano, sus buenas acciones y la elección sobre su destino, por muy duro que este pueda ser, porque recordemos que “destino”, a secas, es el poder sobrenatural inevitable e ineludible que, según se cree, guía la vida humana, mientras que “elección del destino” es la capacidad del ser humano para obrar según su propia voluntad, es decir, la responsabilidad sobre sus actos.

Los siguientes versos del poema “Invencible” de William Ernest Henley (1849 – 1903) fueron los versos de cabecera de Nelson Mandela durante los más de 27 años que estuvo encarcelado.

“Desde la noche que sobre mí se cierne, negra como su insondable abismo, agradezco a los dioses, si existen, por mi alma invicta.

Caído en las garras de la circunstancia, nadie me vio llorar ni pestañear. Bajo los golpes del destino, mi cabeza ensangrentada sigue erguida.

Más allá de este lugar de lágrimas e ira 
yacen los horrores de la sombra, pero la amenaza de los años, me encuentra, y me encontrará, sin miedo.

No importa cuán estrecho sea el camino, cuán cargada de castigo la sentencia. Soy el amo de mi destino; soy el capitán de mi alma.”

Hasta el próximo Capítulo.

Mi nombre es Ignacio Cuartas Villalobos, tengo 32 años, y soy natural de Santander. Soy licenciado en Derecho y en Administración y Dirección de Empresas por la Universidad San Pablo CEU de Madrid. Tras finalizar mis estudios universitarios trabajé en Londres en Banca de Inversión durante unos años y del 6 de Febrero de 2014 al 2 de Julio de 2014 realicé un programa de Voluntariado con la Fundación "Hombres Nuevos" en Santa Cruz de la Sierra (Bolivia). Tras esta gran experiencia cursé el Full - Time MBA en la Escuela de Negocios IESE de Barcelona. Actualmente estoy en un programa rotacional de directivos en una empresa del sector de la distribución. Si queréis poneros en contacto conmigo podéis escribirme a: ignaciocuartasvillalobos@gmail.com