Blogs

Guillermo Balbona

Fuera de campo

Las apariencias no engañan

Calle cloverfield 10 

EE UU. 2016. 103 m. (16). ‘Thriller’.

Director: Dan Trachtenberg.

Intérpretes: Mary Elizabeth Winstead, John Goodman, John Gallagher Jr.

Salas: Cinesa y Peñacastillo

En este reverso de ‘La habitación’ el miedo finalista, el vértigo apocalíptico y los monstruos familiares conviven con especial intensidad. Progresión dramática, coexistencia pacífica de varios géneros y un excelente trío de intérpretes combinan de manera atractiva en este cuento de muchos terrores. Claustrofobia, fuga y ese terror fuera de campo que juega con la intuición, lo invisible e ignoto para producir un inevitable escalofrío. En ‘Calle Cloverfield 10’ las apariencias no engañan. Todo está en su sitio y encaja: el sexto sentido, la supervivencia, el horror primario y vacui, la impotencia, las buenas y malas decisiones. Es un filme impactante pero con fundamento, que agita desde la perfecta sucesión de situaciones inesperadas, perversas incluso, fruto de un guión ajustado que busca no tanto provocar como cautivar. De ‘La niebla’ a ‘Alien’, pasando por ‘Monstruoso’, el casi debutante Dan Trachtenberg, apadrinado por el sello JJ. Abrams, luce un poso de gran director para contar con sencilla complejidad y viceversa un relato sobre nuestros miedos interiores y exteriores y sobre los muchos monstruos que nos acompañan. En ‘Calle Cloverfield’ no hay prisa pero tampoco pausa. Con un uso magistral del sonido, casi otro personaje, desde el accidente inaugural a la puerta omnipresente y al juego dialéctico entre el dentro y fuera, el cineasta consigue atrapar al espectador en una tela de araña muy fina y resistente donde lo existencial, lo aparente y la intolerancia crean una tupida red de elipsis. Lo que no vemos es tan importante como lo que vemos. La sugerencia, la imaginación y la intuición son parte esencial del subtexto y ello pertenece al espectador /escritor, al que se apela con extraña naturalidad para que haga crecer la historia a su manera. A la sombra de su productor caben guiños ochenteros, una sarcástica mirada a los filmes que con cierta prepotencia se declaran híbridos para camuflar su vacío, y un toque de excelencia para instalar la angustia en lo cotidiano (el protagonismo de la ducha, la limpieza o la forma de fabricar al héroe y al villano que todos llevamos dentro). Aunque puede resultar discutible su resolución, ‘Calle Cloverfield’ es una avenida imaginativa, un artefacto sólido, metáfora de ese puzle interminable con el que se entretienen los protagonistas, en una búsqueda constante de esa pieza que siempre falta o que inexplicablemente nos sobra. Con John Goodman de perfecto maestro de ceremonias, eficaz y hasta sobria pese a manejar elementos muy dados al desmadre emocional y visual, la cinta aprieta pero no ahoga. Entre la inteligencia y la manipulación, las trampas solapadas y las sorpresas y mentiras, el apocalipsis humano se antoja más letal que la amenaza exterior. Merece la pena habitar en este refugio durante hora y media. Escucharán sus horrores más íntimos mientras ponen una última ficha al rompecabezas de esa única conspiración, la de cine y vida aliados para hacernos dudar hasta de nuestra sombra.
.

Temas

calle, cloverfield, critica, trailer

Guillermo Balbona comenta la actualidad cinematográfica y los estrenos de la semana

Sobre el autor

Bilbao (1962). Licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense. Ser periodista no es una profesión, sino una condición. Y siempre un oficio sobre lo cotidiano. Cambia el formato pero la perspectiva es la misma: contar historias.

March 2016
MTWTFSS
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031