img
Autor: esplendorenlahierba
“Pinto, pinto, gorgorito”
img
esplendorenlahierba | 22-11-2013 | 12:11| 0

 

“Pinto, pinto, gorgorito”. En Barcelona, durante el próximo mes y medio, se va a rescatar esta popular canción infantil que sacaba las risas de los pequeños y que también se usaba como sorteo para decidir el turno, decantarse por una opción o para elegir jugadores en un juego. Precisamente, la baja de Víctor Valdés no va a ser un juego de niños en este próximo mes y medio para el Barça. No es para tomárselo a risa. Es el momento para su suplente: José Manuel Pinto. ¿El gaditano estará a la altura? “Pinto, pinto, gorgorito”.

El Barça, ha perdido en escaso margen de tiempo, a dos de sus referencias y especialistas en el rectángulo de juego, hasta 2014. Uno, Víctor Valdés, experto en repeler los intentos de los rivales en momentos puntuales y delicados de los encuentros con intervenciones milagrosas, salvadoras y determinantes. El de Hospitalet ha ganado muchos puntos y partidos desde la portería. El otro, Messi. De él no vamos a ser muy ocurrentes a estas alturas de la película.  Lo sabemos todos: liderazgo, magia y goles. Por fortuna para el Barça, las lesiones de ambos han llegado cerca del parón navideño. ¿A cuál de los dos echará más en falta? Yo me inclino más por la de Víctor Valdés. Arriba, ‘Tata’ Martino tiene más recursos. En la portería, sólo a Pinto.

En Can Barça se llevan frotando las manos y disfrutando de lo lindo con el debate en la portería del Real Madrid: Casillas o Diego López. Un asunto, desde abril pasado, que ha traído desgaste y ha generado confrontación, división y polémica,  pero no dudas. El cuadro blanco sale ganando por la competitividad del madrileño y el gallego, pues su meta estará siempre defendida por el que mejor se encuentre en ese momento. Algo que no pasa en el otro lado del puente aéreo. Valdés tiene la titularidad vitalicia. Pinto se ha contentado con su papel de suplente. ¿Resignación, comodidad?. La incertidumbre se ha instalado en el Barcelona,. Es inevitable la pregunta que se hace su entorno y afición: ¿Estamos seguros con Pinto? En los despachos y el vestuario, la respuesta es afirmativa hacia la confianza sobre el gaditano. Es de cajón. Nadie echará piedras contra su propia casa. Entre Prensa especializada y grada: “Pinto, pinto, gorgorito”.

A Pinto le toca que no exista debate. El guardameta debe despejar y atajar los recelos, el temor, las suspicacias o la desconfianza que puede generar su presencia bajo los tres palos de la portería azulgrana. Sobre el portero siempre ha planeado la duda de su permanencia en la plantilla por su amistad con Messi o por su facilidad para hacer vestuario. Esto segundo no lo entiendo. A un futbolista se le contrata para jugar. Para lo otro, hay otras opciones: animadores o relaciones públicas. ¿No hubiera sido mejor copiar el modelo del Real Madrid y haber tenido un guardameta que le hubiera puesto más en guardia a Valdés? Llegó el momento para que se reivindique. Que muestre su valía y su condición de jugador azulgrana. Va tener un mes y medio por delante. Hasta el momento, su salto a la titularidad fue esporádica, testimonial. Fue la apuesta de Guardiola y Vilanova en su momento para la Copa. Lleva bien la presión, pues disputó varias finales. Luego, algún partido suelto en Liga o Champions para dar descanso a Valdés.

Ahora, los términos se han invertido. En Madrid se ve con morbo el tema de la portería en el Barcelona, sumada a la baja de Messi. Hay posibilidad de recortar puntos y distancia con el gigante azulgrana. Atlético, primero, y luego., Real Madrid, pueden salir beneficiados con la baja del guardameta. Pinto tiene la palabra. Aunque en el Atlético es mejor que se mira el ombligo y rezar para que Courtois ni se constipe. Llegó Dani Aranzubía, meta avezado, pero que está teniendo muchos problemas con las lesiones. Al final, la apuesta de tener dos gallos en la portería, va a ser lo mejor. Negativo y nefasto para los cancerberos de la cantera. La opción de entrenar con el primer equipo y ser titular en el filial, parece la más lógica.

Pinto tiene maneras, preparación y recursos. Esperemos que no saque algunos, como sus silbidos para imitar al silbato del árbitro, tal y como hizo hace unos años frente al Copenhague en la Champions. El gaditano tiene un mes y medio por delante. A sus 38 años le toca demostrar que tiene crédito, y de paso, ganarse la renovación. Pero me surge otra duda: si la lesión de Víctor Valdés hubiese sido de mayor gravedad y le habría tenido más tiempo de inactividad, ¿se hubiese apostado por Pinto o se habría ido al mercado? “Pinto, pinto, gorgorito”.

 

Ver Post >
Marc Bartra tiene ahora la sartén por el mango
img
esplendorenlahierba | 15-11-2013 | 10:50| 0

La llamada de Marc Bartra a la selección ha sentado como un tiro en Can Barça. Desde hace meses viene negociando su renovación, pero no hay ‘fumata blanca’. Algo similar está sucediendo con Martín Montoya. Otro que se resiste a dar el sí. La cantera, a su manera, se rebela. A Zubi le queda un mes y medio para atar a los dos canteranos. En las últimas horas, los contactos con el representante de Bartra se han intensificado. Hay pánico por una posible fuga del central. Los acontecimientos se han precipitado y juegan a su favor. Su caché subirá tras su debut con La Roja ante Guinea Ecuatorial. Será el número 38 que lo haga con Del Bosque. Al Barça no le quedará más remedio que rascarse el bolsillo y sacar la chequera, como dice su presidente Sandro Rosell, el cual en el contrato de renovación tendrá que poner algún cerito de más con el que no contaba hace unos meses. Flaco favor el de don Vicente con su llamadita.

Mágico Díaz, representante del central, tiene una oferta azulgrana por tres temporadas, pero sabedor de que el futbolista puede comenzar a escuchar ofertas a partir del 1 de enero, ha preferido manejar el ‘tempo’ de las negociaciones. Y si encima, hay cantos de sirena, y ahora con su internacionalidad, mucho mejor para los intereses de su representado. Pero que nadie sufra en Barcelona. Marc siente los colores y se quedará. 12 años lleva luciendo la camiseta y defendiendo su escudo. Antes de firmar, quiere asegurarse de que cuentan con él.  Martino se lo ha dejado claro. Con palabras y hechos. Aunque, el enemigo lo tuvo en casa. A Marc le dieron motivos para haber cogido la puerta hace tiempo. Esta misma temporada. Getafe y Villarreal solicitaron su cesión, pero el chico es terco. Prefirió no moverse. Y eso que la cosa pintaba mal. En el pasado verano se apuntaba la llegada inminente de un central: David Luiz, Thiago Silva, Agger, Vertonghen… Todos los días con la misma cantinela. Hasta que ‘Tata’ Martino le dijo que no llegaría ninguno.

Por fin, Marc Bartra estaba en condiciones de ser el cuarto central, tras Piqué, Mascherano y Puyol. Con este último, su ídolo, al que pidió un autógrafo cuando tenía 13 años, ya ha compartido minutos. Le ha costado hacerlo. No, por su culpa. El curso pasado, tras ser ignorado por Tito, le tocó comerse el marrón de la eliminatoria ante el Bayern. Ya no había excusa para echar mano de él. Las lesiones de Mascherano y Adriano ante el PSG dejaron sin coartada al técnico. Pudo haberle alineado mucho antes, pero Vilanova prefirió que Busquets, Adriano y Song cambiasen su rol y fueran centrales eventuales. Bartra tragó saliva. No se calentó. Calladito, esperó su oportunidad. Ahí, la tuvo. En el momento crucial de la temporada con sólo 13 partidos en sus espaldas. De ellos, cuatro completos. Tras Jonathan dos Santos, fue el segundo jugador menos utilizado en el pasado ejercicio: 16 partidos y 902 minutos.

Al Barça le va a salvar la santa paciencia de Marc Bartra. Otro en su lugar se habría ido. Le dieron motivos. Muniesa, otrora llamado para ser el sucesor de Puyol, hizo las maletas a la Premier. Piqué se sacó un billete hace años, pero luego adquirió el de vuelta. Veremos si se repite el caso, pero Bartra tiene ahora la ‘pool position’. Ahora, con más protagonismo con Martino y la llamada de Del Bosque, el central, al que tiene en vilo al Barça, tiene la sartén por el mango sobre su futuro. Un tipo que no se corta ante los cracks azulgrana. Tan pronto le hace un tacón a Neymar en un rondito o le entra con todo a Messi en un partidillo. Con lo que no contaba el central, es que ‘La Pulga’ le devolviese con la misma moneda en la siguiente acción.  Tampoco que debutaría con La Roja con el ‘10’ en la espalda.

Ver Post >
Diego Costa, uno de los nuestros
img
esplendorenlahierba | 08-11-2013 | 11:01| 0

A Diego Costa le han puesto la etiqueta de pendenciero, de ser un ‘broncas’, cuando en realidad, realiza y cumple con su trabajo. Se gana el jornal a base de goles. Para ello, aparte de olfato, saca las garras. Cuando debe. Cuando lo necesita. En el área no dan caramelos ni facilidades. Lo normal es que los defensas marquen las reglas. Hasta que apareció él. El rojiblanco las ha tenido tiesas y de muchos colores con sus marcadores. Por eso, aparte de sus dotes goleadoras tiene otras armas para descentrar a los rivales. Es un ‘9’ que asusta. Que impone respeto. Seguro que causa pesadillas la noche anterior a sus contrarios. A su manera se ha convertido en el enemigo número 1 de las defensas. Décadas pasadas, Hugo Sánchez o Hristo Stoichkov fueron sus antecesores. Costa tiene su status. Es igual de temido que Messi o CR7. A diferencia de estos, Diego vestirá la roja. Será uno de los nuestros.

Me duele que ya le piten en los campos de nuestra tierra, que es también la suya, y mucho más cuando debute ante Guinea Ecuatorial. Esperemos que su linchamiento se quede allí. Bastante tiene con el que ha sufrido desde Brasil. Ha demostrado un par de narices este tipo de Lagarto. Comprometido por la causa. Ha renunciado a la ‘canarinha’. Nos lo dicen hace años a los de nuestra generación que un brasileño de postín prefiere venirse con nosotros antes que con los de la ‘samba’… Vamos, pensaríamos que lo habría hecho por el jamón, el solecito o las cañitas. No le han regalado nada al Diego. Se lo ha currado. A la sombra de Forlán y Kun, tuvo que vivir años de destierro en forma de cesiones: Celta, Albacete y Valladolid. Luego, con Falcao, en el Rayo. Vallecas le cambió la cara. Fue su rampa de lanzamiento. Antes, mantuvo un pulso con Salvio para ver cuál de los dos, era el descarte. Sobraba uno de ellos porque las otras tres plazas de extracomunitarios tenían dueño. Ahí, Diego sacó carácter y rebeldía. El ‘Toto’ tenía padrinos y más razones (un coste mayor por su fichaje) para haberse quedado, pero Costa salió airoso.

Antes que él, Di Stéfano, Kubala o Puskas se enfundaron la roja, después de lucir otras elásticas nacionales. Lo digo para los que le pitan. Sí, los dos primeros, hasta tres. Eran otros tiempos, algo impensable, en los revueltos que nos está tocando vivir. `La Saeta Rubia’ paseó las de Argentina y Colombia antes de ponerse la nuestra. Mientras, ‘Laszy’, las de Hungria y Checoslovaquia. Y ‘Pancho’ se vistió antes de magyar. Por nacimiento. Luego, aunque fuese en sólo cuatro partidos, la de España, por convicción. De los tres, él, fue el único que disputó un Mundial como futbolista. A los 35 años. Fue en Chile 62. Acabó jugando de ‘9’. En esa cita también estuvo Di Stéfano, el cual no pudo disputar ni un minuto por una lesión. Por su parte, Kubala estuvo en un Mundial con la selección, pero dirigiéndola: Argentina 78.

Volvamos con Di Stéfano. A las puertas de cumplir los 36, se le presentó el último tren de un Mundial. No importaba el D.N.I. Esa temporada aportó 21 goles entre Liga, Copa y Copa de Europa para dos títulos. El destino le puso una zancadilla. En el último amistoso, en Atocha, justo el día que debía darse la lista de 22 elegidos para Chile, se lesionó. El  bolo ante el sparring Osnabrück salió caro. Sufrió un tirón en el bíceps femoral. Estaba claro que para el debut ante Checoslovaquia no llegaría. Había opciones de que pudiera estar frente a México, y como mal menor, ante Brasil. Vamos que su participación no estaba garantizada.  El dúo Hernández Coronado-Helenio Herrera tenía ante sí una difícil papeleta. En la rampa de salida había una terna formada por Amancio, Marcelino y Arieta. Cuentan los cronistas de entonces que los tres hicieron méritos de sobra para haber sido convocados, pero se quedaron fuera. Di Stéfano tuvo plaza en el avión. A buen seguro, que esa decisión levantaría ampollas. Y mucho más, al confirmarse, que no se vestiría de corto. No lució la roja en el Mundial.

51 años después, Diego Costa es el ‘nuevo Di Stéfano’. El de Lagarto se pondrá la roja después de haber estrenado otra camiseta. Como el mítico delantero merengue, el rojiblanco, no quería perder el tren de un Mundial. No por cuestión de edad. En el caso de Diego, por sensaciones. Vive el presente. Está de dulce. Y para qué dejar escapar el poder participar en el más próximo. Viendo que Brasil pasaba olímpicamente de él y que España le abría las puertas y los brazos, la decisión tenía un claro color: el rojo. Allí será nuestro referente. Si en la Confederaciones nos pitaban, no quiero pensar que harán el próximo verano. Como Di Stéfano, Diego Costa es un tipo con personalidad, temido por los defensores y un goleador. Y como le pasó a la dupla Hernández Coronado y Helenio Herrera, ellos tuvieron que descartar a delanteros con mucho talento y gol, ahora a Del Bosque le sucederá algo similar. A Negredo, David Villa, Fernando Torres, Fernando Llorente, y  Soldado  les ha salido un grano con Diego Costa. Tres de ellos se quedarán sin plaza en el avión para Brasil. De ellos depende sacarse el pasaporte. Tienen tiempo aún para unirse a Diego, que ya es uno de los nuestros. Es la guinda al pastel. Debemos sacar pecho de que le tenemos. Él, se lo partirá por nosotros.

 

Ver Post >
Blatter, Scolari, os damos las gracias
img
esplendorenlahierba | 01-11-2013 | 10:58| 0

 

Blatter ha despertado a CR7. La broma pública de marras del presidente de la FIFA al portugués ha traído un efecto boomerang y de cascada. El primero, en contra del dirigente suizo. Su imagen ha quedado deteriorada. No por su preferencia por Messi. Cada uno es libre de tener en sus altares a su dios futbolístico, pero el dirigente quiso ridiculizar al portugués, y finalmente, fue él, el que quedó en evidencia con sus gestos de humorista. El segundo ha golpeado, concienciado, despertado y revitalizado al madridismo. Las cosas siempre se valoran cuando se pierden. La grada del Bernabéu se ha dado cuenta de que debe disfrutar y presumir con intensidad de su ídolo. Llegó la hora aparcar la frialdad y ser más caliente y expresivo con el luso. Eso se vio ante el Sevilla. Gracias a Blatter.

Por el jefe de la FIFA, el delantero ha recrudecido aún más su instinto goleador. El miércoles pasado se le vio con sangre en los ojos. Su misión era contestar a la persona que disparó con bala contra él y le hirió en su orgullo. El portugués-madridista no buscó hacerlo con una respuesta soez o altisonante. Lo hizo con su mejor verbo: el gol. Bueno, en tres conjugaciones. Un hat trick ante un Sevilla que en los últimos años está siendo vapuleado por Cristiano, y de rebote, por los blancos. Y no faltó su toque personal. Blatter le llamó ‘comandante’ y CR7 le saludó de manera virtual con un gesto marcial en la celebración de la primera de sus dianas.  Marcelo y un montón de aficionados le imitaron. Quién sabe si a partir de ahora la grada le saludara así al ‘comandante’ cada vez que anote. Una muestra más del orgullo que representa para la grada verle vestido de blanco. La comunión de la parroquia con Cristiano es total. El portugués, con tantas muestras de cariño, sufrirá de Alzheimer acerca de la tristeza que le invadía hace un año.

Gracias a Blatter y su devoción por Messi puede servirle a CR7 a redoblar sus fuerzas en su cruzada por el Balón de Oro. El argentino no pasa por su mejor momento. Si hay algún indeciso entre las personas con derecho a voto que le sigan en las próximas semanas. El luso, tocado en su orgullo promete espectáculo. Seguro que veremos su mejor versión. Gracias a ‘Chiquito Blatter’ por su bromita. Menos mal para él que el premio no lo entrega la FIFA. ¿Se imaginan la gala con Cristiano como ganador? El dirigente suizo se vería en una disyuntiva: asistir o no hacerlo. En el segundo caso siempre podría poner la excusa de tener que ir a la peluquería para no estar presente.

Scolari ha quedado retratado. El seleccionador brasileño ha lanzado a Diego Costa contra los leones. Más bien, contra sus compatriotas. El técnico ha tenido más de un año para convocar al rojiblanco, pero pasó olímpicamente de él. Ahora quiere justificar su ineptitud y su cagada hablando de un barato patriotismo. Poca memoria tiene el doble de Gene Hackman cuando dirigiendo a Portugal tuvo a sus órdenes a Pepe y Deco. Dos brasileños de pura cepa. Al primero, dicen que le aconsejó él personalmente para que diera el paso en 2007. El mediocampista lo hizo en 2003. En aquellos momentos no dijo: “Deco y Pepe han dado la espalda a millones de brasileños”. Ni que se cambiaran de camiseta por dinero. Scolari fue a lo suyo. Prefirió reforzar a Portugal y debilitar a Brasil.

Como dicen los castizos, ‘Felipao’ “lo ha tenido a huevo” con Diego Costa. Le llamó hace unos meses para disputar dos bolos. Sólo era cuestión de poner su nombre en una lista en un partido oficial. Brasil tuvo unos cuantos que sepamos. Él sí que dio la espalda al sueño de millones de brasileños de poder contar con Diego Costa. Encima cuando le convocó no le dio calor ni le ayudó en su integración. Apenas le hizo caso. Como gran parte del vestuario. El rojiblanco se sintió un extraño. No parecía que fuera brasileño. Por eso, se dijo “lagarto, lagarto” y aceptó el guiño de Del Bosque. Al final, “mi jefe tendrá bigote”, se dirá. Pero con más títulos; Marqués y campeón de Europa y del Mundo. Gracias a Scolari, vamos a poder disfrutar de Diego Costa, de su fútbol, goles y carácter con La Roja. Y que conste que pensé que el rojiblanco podría acabar en la ‘canarinha’ por las presiones que iba a recibir. Por suerte, mi pálpito no se cumplió. A Chile 62 fuimos con el fichaje de Di Stéfano como referente en ataque. Nos volvimos por la puerta de atrás. En Brasil 2014 lo haremos con Costa. Crucemos los dedos. Ahora sí que todos soñamos una final Brasil-España y el ‘Maracanazo’. Lo que vamos a presumir de Diego. Los colchoneros por partida doble. Gracias por la ineptitud de ‘Felipao’. Déjese de milongas. “Menos samba y más travalhar”.

Ver Post >
El Clásico, una cuestión de fe
img
esplendorenlahierba | 25-10-2013 | 10:40| 0

Barça y Real Madrid no llegan para tirar cohetes al primer Clásico 2013-14. Los azulgranas no enamoran y los blancos no arrancan. Unos han perdido brillo de antaño y los otros no saben aún a lo que juegan. ‘Tata’ Martino y Carlo Ancelotti se estrenan en el duelo más mediático del planeta fútbol. Tanto el libro de estilo del argentino como el del italiano necesitan un buen repaso de sus discípulos. Veremos quien saca la nota más del parcial de mañana y luego el que llega mejor hasta el parón navideño. Ahí se verá quien aprueba y quien suspende la primera evaluación del curso liguero. El Barça vuelve a ser humano y saldrá mañana con la etiqueta de favorito. No por sensaciones sino por su condición de local. Ya se sabe que la lógica no tiene mucho fundamento en un envite de esta guisa. Un detalle, un golpe de suerte o una genialidad pueden decantar la balanza de un lado a otro. A 24 horas del duelo, incertidumbre total. Y mucho más por lo que unos y otros mostraron en sus respectivos partidos continentales que sirvieron de aperitivo para el sábado. Decepcionante. Seguro que el pasado martes, los seguidores madridistas se frotaban las manos viendo el  Barça en San Siro. Y lo mismo, al día siguiente los azulgranas, tras la pírrica victoria merengue ante la Juventus. Tanto unos como otros no convencieron dentro y fuera del césped. En lo primero, lagunas en la zona defensiva, escasa creación de juego, y arriba, dependencia excesiva de sus cracks. En lo segundo, Piqué y Arbeloa hicieron de portavoces. Patéticos. El azulgrana daba como bueno el 1-1 contra el Milan. El Barça fue dueño y señor del balón, pero tanto sobeteo no sirve para nada si no se tira a portería. Lo del balón prisionero ya cansa un poco. ¿El Barça se contenta ya con empatar? Por su parte, el madridista explicó que el bajón de juego en el segundo tiempo ante un rival en inferioridad numérica se debió a que ya se reservaban ya para el Camp Nou. Excusa barata. Poca personalidad en el centro del campo blanco ante una Juve que guardó en el armario el aburrido fútbol  italiano de antaño. A Conte se le hizo añicos el invento por la expulsión de Chiellini. El Madrid, que acabó pidiendo la hora con uno más, respiró y vivió de las rentas. Rácano. Vulgar. Un plan que no seduce para asaltar el Camp Nou. El Bernabéu, a falta de fútbol, acabó aplaudiendo a Pirlo. Otro que se llevó aplausos, pero de su afición fue Kaká. El brasileño resucitó, dejó pinceladas hasta que le aguantó el físico y desnudó a la zaga azulgrana en un par de acciones. Lo que hay que ver. Kaká no daba pie con bola en el Bernabéu y fue ponerse la ‘rossonera’ y bailó a Mascherano y Piqué en la acción del gol de Robinho. Algo que no hizo vestido de blanco. Más de un merengue debió de jurar en hebreo al ver las prestaciones del brasileño. Barça y Madrid llegan con dudas, pero por lo menos tiene donde agarrarse. Unos a Messi. Otros a Cristiano. Cada uno defiende un dogma. Tiene sus creencias. Dos líderes espirituales. Ambos predican con el ejemplo: competitividad, afán de superación, profesionalidad y siguen haciendo milagros en forma de goles. 12 lleva el argentino por los 14 del portugués en este arranque de temporada. ¿Qué pasaría si no jugasen mañana? Por ellos, el Clásico es una cuestión de fe en tiempos de dudas en el puente aéreo. El ‘10’ y el ‘9’ mueven la religión culé y merengue, respectivamente. Su palabra es el gol. Lo que hagan va a misa. Son los más queridos, los más odiados, los más buscados. Su duelo será una batalla dentro de la gran guerra Barça-Madrid. Ampliar la renta y reducirla, es el quid de la cuestión. Como tercera opción quedan las tablas. Dependiendo de cómo se desarrolle el partido será bien o mal vista. Pero hay una tercera religión: la colchonera. En la sombra, el Atlético también juega este partido. Un ‘2’ en la quiniela le pondría en bandeja el liderato, pero casi nadie en la ribera del Manzanares se colocará hipotéticamente la camiseta blanca en la hora y media que dure el duelo. La prueba sería durísima si fuese la última jornada con el título en juego. Tal y como están las cosas ahora. Es un supuesto. Mejor volver a la realidad. Los radicales colchoneros desean un 1 en la quiniela, porque ya se sabe que al eterno rival ‘ni agua’, aunque la inmensa mayoría tendrá la X. Luego habría que ganarle al día siguiente al Betis y presumir de ‘number one’. Buenos y malos recuerdos me traen a mí esto. No quiero ser agorero, pero me da un tufillo que los del ‘Manque pierda’ la pueden liar.

Ver Post >