img
Fecha: December, 2013
Las 12 uvas del deporte español de 2013
esplendorenlahierba 27-12-2013 | 12:12 | 0

Son los 12 personajes de un año que está a punto de dejarnos. Algunos nos representan en deportes minoritarios y que solo tienen su repercusión si llegan éxitos, medallas o títulos. Ellos lo asumen. Saben convivir con ello. No pasan luego factura. Ya sin los focos se centran en lo suyo. Trabajan en la sombra para que cuando les llegue de nuevo su momento se hable de ellos. Y otra vez bien, por supuesto.  

1. Mireia Belmonte. La sirena de España. 36 medallas en 2013. Para empezar, dos de plata y una de bronce en casa. Durante el Mundial disputado en Barcelona. En los 400 metros estilos, los 200 mariposas y los 200 estilos. Y cuatro más para su cuello en el Europeo de Piscina Corta celebrado en Herning (Dinamarca). A ellas hay que sumar los ocho oros, ocho platas y nueve bronces en la Copa del Mundo. La badalonesa fue la más rápida en 200 metros mariposa, 400 y 800 metros libres y 400 estilos. Para cerrar, el curso, otras cuatro de oro. Fue en Glasgow. Allí tuvo lugar el ‘Duel in the Pool’ ante los americanos. Ganaron estos por un punto (132-131). Primero, conquistó los 400 metros libres y estilo, pero la nadadora, rizó el rizo, cuando ganó los 200 y 800 metros mariposa con apenas unas pocas horas de diferencia. Su portentosa actuación fue reconocida. La designaron la mejor nadadora femenina del evento. Además, tiene tres récords del mundo. en piscina corta. 400, 800 y 1.500 metros, uno de Europa en 200 metros mariposa, amén de otros cinco en España.

2. Marc Márquez. Un campeón precoz y de Guinness. Ha sido campeón en las tres categorías: 125, 250 cc y en este curso, de Moto GP. Encima, en el de su debut. Con solo 21 años. El ilerdense superó el record del mítico Freddie Spencer (que figuraba como el ganador más joven en ganar una carrera y la categoría reina, hito logrado en 1983) y no se amilanó ante Jorge Lorenzo, Dani Pedrosa, con los que tuvo sus manos y sus menos, o Valentino Rossi.  En la segunda carrera del circo de las dos ruedas, celebrada en Austin, pasó por primera vez por la línea de llegada como vencedor. Seis triunfos, 16 podios, nueve poles, 11 vueltas rápidas y 334 puntos han sido sus números con la escudería Repsol Honda.

3. Rafa Nadal, un ciclón en las pistas. Tras permanecer siete meses lesionado, el de Manacor, cerró la temporada en el número 1 del ranking de la ATP. En febrero reapareció en Viña del Mar. Por entonces, era quinto. Su derrota en la final ante el argentino Horacio Zeballos hizo pensar a los más alarmistas que Nadal no volvería a ser el de antes. Un espejismo. Luego, victorias en Acapulco, Brasil, Indian Wells,  Conde de Godó, Master 1.000 de Madrid, y en Roma, recupera el cuarto puesto. En París fue fiel a la tradición y sumó su noveno Roland Garros. Luego, decepción en Wimbledon al caer en la primera ronda ante el belga Steve Darcis. Posteriormente, victorias en Montreal y Cincinnatti (ya es segundo) y el US Open (su 13º gran Slam). El 7 de octubre destronó a Djokovic en las semifinales del China Open. Era la tercera vez que Nadal llegaba a lo más alto de la cima del tenis. La primera vez lo alcanzó el 18 de agosto de 2008. Lideró la clasificación por espacio de 107 semanas.

4. ‘Purito’ Rodríguez. Con 607 puntos lideró el ranking de la UCI en 2013. Por tercera vez en su carrera. Su triunfo en octubre en el Giro de Lombardía le aupó en lo más alto de la clasificación. Al ciclista catalán le siguieron el británico Cristophe Froome (Sky) con 587 puntos, Alejandro Valverde (Movistar) con 540, el eslovaco Peter Sagan (Cannondale) con 491 y el italiano Vicenzo Nibali (Astana) con 474.. ‘Purito’ fue segundo en el Mundial disputado en Florencia tras el portugués Rui Costa y por delante de Alejandro Valverde. El ciclista del equipo Katusha fue tercero en el Tour y cuarto en la Vuelta.

5. Ona Carbonell, la nueva reina de la sincronizada. Sin Andrea Fuentes en el equipo, a Ona le tocó coger el testigo y ser la capitana de la natación sincronizada en el Mundial de Natación que se llevó a cabo en Barcelona. Ona brilló con luz propia y fue la reina en un equipo remozado al lograr tres medallas de plata y cuatro  bronces. Siete en total.  Como hiciera Mark Sptiz en Múnich 72. Aunque las del estadounidense fueron todas de oro. 

6. Javier Fernández, nuestro mejor patinador. A los seis años, este madrileño que ahora cuenta con 22, se inició en el patinaje. Lo hizo al imitar a su hermana. 11 después se marchó a EE.UU por consejo de un entrenador ruso. Lo decidió en una semana. Él solo. Luego se lo dijo a sus padres. Hace dos, se marchó a Canadá.  Allí le entrena Brian Orser, ex patinador. Y bajo su dirección han llegado sus éxitos. En el Campeonato de Europa celebrado en Zagreb obtuvo el segundo puesto en el programa corto, por detrás del francés Florent Amodio, pero en el programa libre le superó a este en la final. Este hito fue el mejor logrado por un patinador español, que se ha caracterizado por realizar cuatro cuádruples en sus actuaciones. Meses después, bronce en el Mundial que se disputó en London (Canadá).

Javier Fernández, que tiene como rito, morder un limón antes de cada actuación para que no se le reseque la garganta, es nuestra principal para las tres grandes citas para 2014: Juegos de Invierno, Europeo y Mundial.

7. Valero Ribera, el general de ‘los hispanos’. Bajo su dirección, la generación de balonmanistas bautizada como ‘los hispanos’, formada entre otros por Victor Tomás, Viran Morros, Julen Aginagalde, Joan Cañellas, Gedeón Guardiola y José Manuel Sierra, conquistaron el Mundial de Balonmano que se celebró en Barcelona. El segundo en el palmarés de España tras el obtenido el Túnez 2005. Un rodillo fue el equipo vestido de rojo. Durante todo el torneo y que se vio rubricado y reflejado en el  35-19 de la final a Dinamarca ante un entregado Palau Sany Jordi.  Un espectáculo, el equipo español.

8. Kiko Martínez. ‘La Sensación’ en el deporte de las 16 cuerdas. Un gran desconocido. Poca gente sabía que teníamos un campeón en el ring. El ilicitano Kiko Martínez conquistó el cinturón del peso supergallo en Atlantic City. Fue el pasado 19 de agosto cuando noqueó por K.O. al venezolano Jonathan Romero en el sexto asalto.  Su primera defensa fue fijada para el 21 de diciembre en su Elche natal ante el sudafricano Jeffrey Mathebula, que llegaba la cita con 27 victorias, de ellas, 14 por KO y cuatro derrotas. Además, con una mayor envergadura que la de nuestro compatriota. Pero los números de ‘La Sensación’ tampoco eran moco de pavo. 22 victorias, 20 de ellas antes del límite, cuatro derrotas y un nulo.

Elche vibró con su paisano. Y estalló en el noveno round cuando el sudafricano besó la lona tras recibir un gancho de izquierda de ‘La Sensación’. En las anotaciones de los jueces, el ilicitano iba ganando a los puntos. Ahora, Kiko podría verse las caras con Carl Frampton, su último verdugo, pues le derrotó el 9 de febrero. Hay quien se frota las manos ante un posible duelo con el cubano Guillermo Rifondeaux, actual campeón de la WBA y WBO. 

9. Orenga, Bronce en el bolsillo en su estreno. Al nuevo seleccionador de baloncesto le tocó el marrón de debutar en el Europeo de Eslovenia con una selección en la que no estaban Pau Gasol, Juan Carlos Navarro, Felipe Reyes o Ibaka. Scariolo, al frente de la ‘Generación de Oro’,  dejó el pabellón muy alto. La ÑBA nos tenía acostumbradas a medallas: oros entre Mundiales, Europeos y  Juegos Olímpicos. En Eslovenia, Francia nos dejó sin la final, y nos tuvimos que contentar con el bronce tras vencer a Croacia (92-66). Un metal que supo a poco en ese momento, pero viendo las circunstancias y momentos vividos en el Europeo, un logro muy meritorio tras perder ante Eslovenia, Grecia, Italia y luego en la semifinal ante Francia. El próximo verano en el Mundial que se celebrará en España será la prueba del algodón para Orenga

10. Diego López saca a Iker de su casilla. La lesión de Casillas en Mestalla, que le tuvo dos meses de baja por culpa de la fractura en el primer dedo metacarpiano de su mano izquierda, tras la patada involuntaria de Arbeloa, obligó al Real Madrid a tener que fichar un portero de emergencia. El elegido fue Diego López. Por su retorno tuvo que pagar 3,5 millones al Sevilla. El gallego firmó hasta 2017. Muchos le vieron como un parche, pero ha sabido mantener el tipo, las presiones y los debates. Se marchó Mourinho y llegó Ancelotti. El italiano sorprendió a propios y extraños con su decisión de apostar por él. Más que por sus méritos, por el peso y currículo de su compañero. No es normal ver a Casillas de suplente, pero si hay un culpable, ese es, Diego López. Ha mantenido el tipo en sus actuaciones. El de Móstoles se ha tenido que contentar con ser titular en Champions y Copa. La Liga es cosa de Diego López. Veremos qué pasa en la recta final de la temporada.

11. Diego Costa, samba para La Roja. El delantero rojiblanco estuvo un mes en el punto de mira. Del Bosque le tiró los tejos para reclutarle con la selección. En un almuerzo mantenido entre el seleccionador, junto a sus colaboradores, con el delantero, quedó sellada la atracción entre ambas partes. En Brasil, pasaban olímpicamente del colchonero. Un par de amistosos, meses antes de la Confederación, fue su paso por la canarinha. De la noche a la mañana, Costa pasó a ser repudiado por sus compatriotas. Scolari, que no se decidió a alinear al delantero, en un partido oficial, pasó de culpable a víctima. Al punta, en su país, se le puso entre la espada y la pared, pero él lo tenía claro. Su compromiso con La Roja se vio reflejado ante notatio. Del Bosque le convocó para los amistosos ante Guinea Ecuatorial y Sudáfrica. Pero un par de días después, el rojiblanco causó baja debido a una rotura fibrilar de grado I-II en el aductor mediano del muslo derecho. El gozo y el morbo de verle a Diego Costa al pozo. Habrá que esperar a marzo. Italia será el primer rival en 2014 en un amistoso a beneficio de la AFE. El Vicente Calderón se postula como el escenario. Es la casa de Diego Costa. Hasta ese momento, él aprieta el gatillo. Lleva 19 goles y es el Pichichi.

12. Amaya Valdemoro. La mejor jugadora de baloncesto se retiró. Lo anunció en ‘su’ Alcobendas a mediados de este mes. Por la puerta grande. A sus 37 años ya no volverá a saltar a una cancha. Lo hace como campeona de Europa,. La alero, toda una trotamundos de la canasta, se inició en las categorías inferiores del Tintoretto. Eso sí, tras dejar aparcado su sueño de ser campeona olímpica de 1.500 metros. Salamanca y Valencia fueron sus estaciones antes de volar a Houston. Allí, ganó tres anillos de la WNBA. La madrileña probó suerte, tras su regreso a Salamanca y Valencia, en Brasil, Rusia y Turquía. Sus 258 internacionalidades con el equipo de baloncesto la coloca como la deportista que más veces ha defendido la camiseta española (tanto a nivel femenino como masculino). 33 títulos, seis medalla (la última de oro en el Europeo celebrado en Francia), son algunos de sus logros.

 

Ver Post >
12 momentos de 2013
esplendorenlahierba 20-12-2013 | 4:46 | 0

Quedan 11 días para que 2013 nos deje y dé paso a un 2014 al que se le espera cargado de ilusión y buenas nuevas. Es hora de hacer balance. Es hora de recordar 12 momentos en el deporte español. Las 12 campanadas de 2013.


Ver Post >
¡Agur Xabi!, ¡Willkommen Gundogan!
esplendorenlahierba 13-12-2013 | 10:18 | 0

Florentino Pérez aguarda con impaciencia la respuesta de Xabi Alonso. El presidente blanco ha hecho todo lo posible por tratar de convencer al tolosarra para que prolongue su contrato. Lo ha intentado por activa y por pasiva: mejorándole los emolumentos o poniendo más años de lo inicialmente previsto en su futura vinculación. Las dotes negociadoras del gran jefe blanco han chocado con un muro. Florentino ha tratado de seducir a Xabi, aparte de con admiración y cariño, con números. Le ha puesto un contrato por tres temporadas y un sueldo de seis millones de euros. Pero no es cuestión monetaria. Xabi, a sus 32 años, sabe que va a firmar su último contrato y por su cabeza rondan cuatro opciones. La primera, vestir de blanco, lo que le conllevaría a seguir compitiendo a un ritmo frenético, por lo que el desgaste físico y psíquico no bajaría un pistón. Segunda. Retornar a sus orígenes. Enfundarse nuevamente la zamarra blanquiazul una década después. Tercera. Volver a ponerse a las órdenes de Mourinho, y por ende, regresar a la Premier League. La tentación de los ‘blus’ es muy golosa. Se habla de tres temporadas a razón de 10 millones en cada una de ellas. Cuarta. Embarcarse en una nueva aventura fuera de nuestro fútbol, y que no le reportase sobre todo, una gran presión de exigencia mediática.

Florentino le ha pedido a Xabi que le haga saber su decisión antes de que acabe 2013. A día de hoy, en la zona noble merengue dan por hecha la marcha del pivote. Por ello, en el Real Madrid ven prioritario ponerse las pilas para buscarle un sustituto. Si no hay un giro inesperado, a partir del día 1 de enero, el futbolista podrá sentarse con quien quiera para abordar su futuro. Al madridismo le quedarán seis meses para disfrutar de la elegancia, inteligencia y dinamismo de su juego. CR7 se ha llevado los focos en los últimos meses por su voraz apetito y goleador y sus portentosas exhibiciones, pero casualmente, fue regresar Xabi Alonso a los mandos del centro del campo, y el Real Madrid ha dado una imagen de fiabilidad, y sobre todo, de mejoría en su juego. Ancelotti ha encontrado en el tolosarra el ingrediente ideal para su pócima.

El ¡Agur! de Xabi Alonso traerá una bienvenida. Y suena en alemán. Y apunta a un nombre. De ascendencia turca: ¡Willkommen Gundogan!. El Real Madrid, aparte de cantera, tira de estereotipos. Vuelve a fijarse en el mercado teutón para alargar su ‘leyenda vikinga’ en la medular. Gundogan emulará a los Netzer, Breitner, Sttielike, Schuster, Özil y Khedira. A sus 23 años, el futbolista sabe que debe aprovechar su momento, pero mirando al futuro. Tiene contrato hasta 2015. Por ello, ha rechazado una oferta de renovación que le ha presentado el Borussia Dortmund. Ante esta tesitura, la formación alemana es consciente de que tendrá que traspasarle el próximo verano, ya que de lo contrario, no verá un euro con posterioridad. Lo ideal para sus intereses, que se dé una puja por el futbolista. Y aquí aparece el Real Madrid. No le queda más remedio que ir de frente y de manera rápida e inminente a sentarse con los dirigentes teutones. Florentino quedó prendado de las maneras del centrocampista en los cuatro enfrentamientos del curso pasado en la Champions. Y al chaval le hace ‘tilín’ la posibilidad. Blanco y en botella. Nunca mejor dicho.

La ‘operación Gundogan’ se pondrá en marcha una vez que de los labios de Xabi articulen las dos palabras que no desea oír el madridismo: “Me voy”. Un contrato por cuatro campañas. Ya se hablan de cifras: 30 millones de euros. Para abaratar la operación, el Madrid  incluirá en la misma a Sahim. Casualmente, el Barça ha entrado en escena. Se da por hecha una reciente reunión de dirigentes azulgranas con el padre del jugador. Una de dos. Un farol, para encarecer el producto a los blancos, o una declaración de intenciones. Me quedo con lo primero. Ante todos, un nuevo pulso Madrid-Barça, pero fuera de los terrenos de juego. Atractivo, pero triste. Que se dé por la marcha de un futbolista del carisma y calidad de Xabi Alonso. En la Real Sociedad, Liverpool y Real Madrid han disfrutado con él. Afortunados los que le verán en su nuevo destino. Por suerte, siempre nos quedará La Roja. ¡Agur Xabi!, ¡Ongietotti!… le dirán con orgullo los suertudos que le recibirán a partir del 1 de julio de 2014.

Ver Post >
El otro Villas Boas es brasileño y lucha por tener una oportunidad en los banquillos
esplendorenlahierba 06-12-2013 | 11:22 | 0

Les separan 1.470 kilómetros. Pese a compartir los mismos apellidos no son hermanos. El destino les ha unido también en ejercer la misma profesión, pero con desigual fortuna. Uno, con una ganada reputación, ejerce como entrenador en Londres. En el Tottenham. El otro, un total desconocido, desde Viena trata de hacerse con un hueco en el imprevisible mundo de los banquillos. Lo hace desde la categoría amateur dirigiendo al modesto BW Hetzendorf, un equipo de barrio de la capital austríaca. Se llama Mauro. Tiene 44 años. Lo dicho. No tiene ninguna consanguinidad con André, actual técnico de los ‘spurs’. Habla portugués, castellano, inglés, francés y alemán. “Eso de apellidarnos igual me beneficia. Es algo que a la gente le llama la atención, pero también me viene bien ser brasileño porque mi país es una referencia en el mundo del fútbol”, mantiene el técnico, nueve años más mayor que el portugués.

 “Mi meta es entrenar al máximo nivel, y si alguna vez me enfrentase a André, prepararía el partido como uno más y con el objetivo de sumar los tres puntos. Él (por André) es una grata sorpresa, un aire fresco en los banquillos. Tiene talento y está aportando sus ideas. Él ha tenido suerte. Lamentablemente, la gran mayoría de los clubes no creen el potencial de un entrenador desconocido o joven. ¿Qué hubiera pasado si el Barça no le hubiera abierto la puerta a Guardiola? O a Mourinho en su país. A él también le dieron una oportunidad en su día y miren en lo que se ha convertido. Un entrenador con un impresionante prestigio”, argumenta.

 El brasileño, autodidacta cien por cien, se decanta más por el libro de estilo del actual entrenador del Bayern. “No creo en el entrenador perfecto, puesto que el ser humano es de por sí imperfecto. Trato de aprender de todos  y quedarme con lo mejor de cada uno. Todos los técnicos tienen virtudes y defectos. Me quedo con cosas de Scolari. Tite (Corinthians), en su día de Cruyff y también de Guardiola. ¿Mou o Pep? Me quedo con el segundo. Su filosofía del fútbol me va más. Hay que tratar siempre de jugar bien con un buen trato del balón”, afirma.

Mauro viene ejerciendo su carrera de entrenador en Austria. La temporada pasada dirigió a los cadetes del Admira Wacker. Actualmente, entrena al BW Hetzendorf, un equipo formado por jugadores menores de 23 años. “Es un equipo amateur, equivalente a uno de Preferente en España”, explica el brasileño, que no tiene un contrato firmado. El suyo es de palabra. Economía sumergida en el fútbol. “Es lo que hay. No hay una seguridad. Los clubes no quieren comprometerse. No desean pagar impuestos y tienen miedo de si luego les denuncias y vas a los tribunales. Yo sé lo que quiero. Me gusta entrenar. Es mi vida. Hasta que me llegue la oportunidad me toca hacerlo así”, mantiene. El brasileño tiene claras sus directrices. “Doy una importancia a la técnica, por lo que les insisto con ejercicios para mejorar la conducción y toque de balón. Trato de que los chicos se sientan profesionales. Se les cae la baba con las charlas que les doy, los entrenamientos y las jugadas que ensayamos”, mantiene.

Mauro Villas Boas no llegó a jugar nunca en la élite. En su país militó en clubes muy modestos. “Nunca jugué con gente conocida. En un curso de entrenador coincidí con Donizete, que jugó en la selección fe Brasil y lo hizo en clubes como el Benfica o América de México. Volviendo a mi época de futbolista,  me acuerdo que con  13 y 14 años lo hice en un equipo de Sao Paulo con  el que ganamos un campeonato en el que estuvimos 25 partidos sin perder”, dice con nostalgia.  Con 24 años llegó a jugar en España. En concreto lo hizo en el Altea en Regional  Preferente. Antes, probó en el Alicante. “Me presenté a un partido-entrenamiento y el entrenador me puso como interior izquierdo. El partido se inició con un ritmo frenético. Todos subíamos y bajábamos. Los jugadores corrían más que un coche. Yo no estaba acostumbrado, pues en Brasil, el ritmo es más lento. Lo que se mueve es el balón. En esos 45 minutos corrí lo que no había corrido en toda mi vida. Ganábamos 4-0 y pensé que en  la segunda parte se bajaría la intensidad… ¡Todo lo contrario¡”, recuerda entre sonrisas.

De España se marchó a Austria. Allí también fue un jornalero del fútbol. La Regional volvió a ser su hábitat. Tras colgar las botas, decidió hacerse entrenador. “Normalmente, un técnico empieza su carrera con el fútbol de formación. Digo siempre que los chicos son pequeños profesionales”. Mauro desvela su filosofía. “Me gusta el fútbol ofensivo, aquel en que tu equipo pueda mostrar estabilidad y fuerza en todos los sectores y que tenga como objetivo marcar goles, que es sin duda, la esencia del fútbol”, explica.

Hace tres meses, el brasileño inició el curso para obtener la licencia FIFA B. Acaba en 2014 con una prueba oral. Todo un reto. La llave de su sueño. Con él, en el bolsillo, podría dirigir en cualquier lugar del mundo. “No me pongo límites. Me gustaría entrenar a un club profesional y tratar de ganar lo máximo. Llevo en mi sangre el gen ganador. Necesito una oportunidad, como la que tuvo Mourinho en el banquillo o Etoo como jugador. Sé que tengo calidad, pero me falta una oportunidad real”, señala. Otro hándicap que tiene Mauro es que no tiene representante. “No tiene sentido que lo tenga ahora. Con el tiempo ya llegará”, señala.

Ver Post >