img
Categoría: Sin categoría
Chang y Hingis jugaron al tenis con cuchara

El tenis es habitualmente un deporte de gestas, de partidos épicos y de momentos vibrantes que pasan a la historia del deporte. Sin embargo, el torneo de Roland Garros en 1989 quedará para siempre en el recuerdo por una situación insólita.

Se enfrentaban Michael Chang e Ivan Lendl. El primero, un estadounidense que trataba de devolver al país de las barras y estrellas a un lugar preferencial dentro de la tierra batida. El segundo, un auténtico número uno.

Lendl llegaba al momento clave con todo a favor. El jovencísimo Chang, que a los 17 años acabaría por convertirse en el ganador más joven de un Grand Slam de la historia, se encontraba contra las cuerdas, con calambres en las piernas y con una única baza: desesperar a Lendl.

Para ello, no dudó en emplear todo lo que estaba a su alcance, incluso un saque ‘de cuchara’. El servicio se realiza por debajo de los hombros, cortando la pelota y obligando al restador a correr… y a mantener la cabeza muy fría. Ocurrió lo primero, pero no lo segundo. Lendl consiguió restar, pero perdió el punto y acabó cediendo el partido.

No es el único ejemplo. Quizá la otra ocasión más famosa fue entre Martina Hingis y Steffi Graff, también en Roland Garros. Entonces, las elecciones de la suiza ya estaban marcadas por encontrarse muy nerviosa, completamente fuera del partido y desesperada. Graff se llevó la final y el trofeo, y Martina, una excelente tenista con una carrera truncada demasiado pronto, ensució su nombre con una actitud pueril.

Ljubicic, contra el simpático francés Gael Monfils, también empleó el recurso de la cuchara con éxito, pero porque el galo se encontraba lesionado y había arrojado la toalla muchos puntos antes.

Ver Post >
El día que ‘Purito’ saltó a la fama sin querer

Todo estaba listo. Los corredores salían de Cangas de Onís en dirección a Santander, la tierra que había visto crecer a Isidro Nozal, y la capital cántabra se preparaba para coronar a su hijo pródigo. Era la ronda de 2003 y la Vuelta a España esperaba vestir de amarillo al corredor que todos querían.

Ver Post >
Greg Louganis, el sapo que se convirtió en príncipe

Greg Louganis, saltador estadounidense, tiene un hueco en la historia de la natación por méritos propios, pero siempre será recordado por un terrible accidente que a punto estuvo de costarle la vida. Hace 25 años, el saltador tocó el cielo media hora después de salvar la vida en la misma piscina.

Ver Post >
Lemond, vencedor de un Tour sin un triunfo de etapa

El estadounidense Greg Lemond arrancaba el Tour de Francia de 1990 como máximo favorito, después haber vencido en las ediciones de 1986 y 1989. Con 29 años recién cumplidos, quería seguir la estela de Louison Bobet y  Philippe Thijs, quienes subieron tres veces a lo más alto de Paris.

Más allá de la carretera, los infortunios se cebaron con él. El 20 de abril de 1987, mientras cazaba con su familia, fue accidentalmente herido de bala en el pecho por su cuñado, lo que le impidió defender la corona no sólo ese año, sino también el siguiente. Volvió la campaña posterior para arrebatarle a Fignon la ronda gala en la última contrarreloj, que transcurrió por la capital parisina, por sólo 8 segundos, la menor diferencia hasta la fecha. Algo impensable cuando comenzó, porque su idea era acabar y no estaba entre los principales candidatos. La imagen que quedó grabado a los telespectadores fue el escupitajo que dedicó el francés a las cámaras.

Ver Post >
Francisco, la mayor cláusula del mundo

Eran otros tiempos, el fútbol español era millonario y las cláusulas de rescisión eran una medida disuasiva para evitar que jugadores de primer nivel se escapasen de los diferentes equipos. Por aquel entonces no había binomio Real Madrid-Barcelona, y prácticamente cualquiera podía poner un saco de billetes en la mesa de un despacho y arrebatarte a tu estrella. Hasta el punto de que se convirtió en absurdo, rozando el ridículo.

Ver Post >
Eintracht Braunschweig, el club que vendió su camiseta y fichó a Paul Breitner

La Bundesliga celebra su 50 cumpleaños convirtiéndose en un modelo de liga para el resto de grandes competiciones europeas. El dominio de sus equipos en la última Champions League abre un debate sobre la nueva hegemonía alemana.

Ver Post >