img
Fecha: August 14, 2013
El profeta fue Vanderlei de Lima
redaccion 14-08-2013 | 6:25 | 1

Nunca nadie se tomó con tanta deportividad un acontecimiento tan injusto. Tanto, que al COI no le quedó más remedio que entregar su medalla Pierre de Coubertain a Vanderlei de Lima, un brasileño al que le separaban diez kilómetros de la gloria en el maratón y que acabó convertido en un símbolo de valores olímpicos y saber poner buena cara ante una canallada atroz.

La prueba de resistencia de los JJOO de 2004 contaba con De Lima ligeramente escapado en el último tramo cuando ocurrió lo impensable. Un supuesto profeta y ex sacerdote irlandés, de nombre Cornelius Horan, decidió que era un momento perfecto para boicotear años de entrenamiento de un deportista arrojándolo contra el público y haciéndole perder veinte de los treinta y ocho segundos que tenía de margen y todo el ritmo en unas condiciones en las que el cuerpo llega al límite. El espontáneo, habitual saboteador de grandes eventos deportivos, truncó la carrera de Vanderlei, que marchaba escapado con unos valiosos metros de ventaja sobre sus rivales, condenándolo a quedarse sin los laureles habituales de los campeones.

Nunca se sabrá si De Lima habría llegado a ganar la prueba (finalizó en tercera posición con la medalla de bronce) pero sí obtuvo para siempre el cariño y respeto de un público que lo recibió de pie y aclamándolo tanto en su entrada al estadio como en la ceremonia de premios.

El tiempo ha acabado poniendo a cada uno de los protagonistas en su sitio. Cornelius, que trataba de alertar al mundo acerca de que el fin del mundo estaba cerca, tiene como principal logro vital haber participado en la edición británica del programa ‘tú sí que vales’, mientras que Vanderlei de Lima será siempre recordado por su reacción deportiva, la de un caballero digno de aplauso. Dos protagonistas, uno nefasto y otro heroico, para una de las escenas que entraron con rotundidad en la historia del atletismo y los Juegos Olímpicos.

Autor: Miguel Sesé (@miguelsese)

Pincha aquí para leer la anterior entrega de ‘Cosas que habías olvidado del deporte’

Ver Post >