img
Fecha: May 8, 2013
El árbitro tranquilo de las tres tarjetas y el silbido rápido
redaccion 08-05-2013 | 5:08 | 0

Un jugador, sustituto o sustituido será expulsado al recibir una tarjeta roja o si recibe doble amonestación por tarjeta amarilla en el mismo partido. Así explica una expulsión el reglamento de la Internacional Board, organismo encargado de regular las normas del fútbol. Pero hubo un árbitro que necesitó sacar tres tarjetas amarillas a un jugador para expulsarle del campo. Este árbitro es Graham Poll, que pasará a la historia del fútbol como uno de los colegiados más peculiares.

Y lo más grave es que el fallo no llegó en un partido amistoso o de Liga. Sucedió en un partido del Mundial de Alemania 2006 (el 22 de junio). Poll era el encargado de arbitrar el trascendental Australia-Croacia, en el que las dos selecciones se jugaban un puesto en octavos de final. Y el partido fue una sucesión de errores.

Además de los dos o tres penaltis que no vio en el área de Croacia, la disparatada decisión arbitral que quedará para la historia fue que necesitó sacar tres tarjetas amarillas a un jugador para expulsarlo. El protagonista fue el jugador croata Josip Simunic.

Croacia, viendo que el partido se les escapaba y que Graham Poll permitía todo tipo de agarrones y faltas, comenzó a tomarse la justicia por su mano. Josip Simunic se ganó la primera amarilla, en el minuto 61, por una entrada abajo al delantero australiano Viduka. En el minuto 90, Simunic realizó un placaje realizaba a Kewell y vio la segunda amarilla. ¿Expulsión? Para Poll no. El colegiado británico le permitió seguir jugando. Pero las dos amarillas no parecieron frenar a Simunic, que estaba empeñado en acabar antes de tiempo en la ducha y en el minuto 93 ‘cazó’ a otro australiano y vio la tercera amarilla. Y a la tercera fue la vencida y Poll decidió expulsarle.

Aquel fallo le costó su carrera como árbitro internacional. Cuando fue consciente de su error anunció que sólo arbitraría en la Premier League, siempre que no fueran finales.

Pero es queel inglés ya era reincidente en una cita mundialista. En el Mundial de Corea y Japón ya fue excluido de la fase final tras su arbitraje en primera fase en un partido en el que Croacia volvía a ser protagonista, aunque esta vez ante Italia. Los croatas ganaron 2-1, pero anuló dos goles legales a los ‘azurri’ a instancias de su asistente.

La trayectoria de Poll como colegiado tuvo otras situaciones de los más pintorescas. En un derbi entre el Liverpool y el Everton, que acabó empate a cero, señaló el final del partido después de que el portero del Liverpool, Westerveld, sacara de puerta.

La mala suerte para Poll es que el balón golpeó en la espalda de un delantero del Everton y acabó en la portería del Liverpool. La decisión fue muy protestada por los jugadores del Everton, ya que ese gol hubiera significado el triunfo del Everton.

Graham Poll podrá, eso sí, presumir de tener aguante en las protestas. El colegiado sufrió el ‘acoso’ más grande que se recuerda por parte de Thierry Henry. El entonces jugador del Arsenal estuvo protestando a Poll durante más de un minuto al final de un partido entre el Arsenal y el Newcastle. Él, lejos de amedrentarse, siguió tranquilo y aguantó el temporal de la mejor forma posible.

Lo que está claro es que Graham Poll pasará a la historia como el árbitro que necesitó mostrar tres tarjetas amarillas para expulsar a un jugador.

Autor: Javier Varela (@javiervarelag)
Pincha aquí para leer la anterior entrega del blog ‘Cosas que habías olvidado del deporte’

Ver Post >