img
Fecha: May, 2013
Eintracht Braunschweig, el club que vendió su camiseta y fichó a Paul Breitner
redaccion 29-05-2013 | 6:24 | 0

La Bundesliga celebra su 50 cumpleaños convirtiéndose en un modelo de liga para el resto de grandes competiciones europeas. El dominio de sus equipos en la última Champions League abre un debate sobre la nueva hegemonía alemana.

Ver Post >
Las camisetas ‘nazis’ de la Fiorentina
redaccion 22-05-2013 | 6:07 | 0

El fútbol italiano está siendo noticia estos días por los incidentes ocurridos la noche del domingo tras la victoria del Milán en Siena, que otorgó la clasificación a la previa de la Champions a los de Allegri. Este resultado relegó a la Fiorentina a la Europa League, lo que enfadó a sus ultras. Estos aprovecharon que el autobús milanista debía pasar por su ciudad para regresar a la capital lombarda para increpar a los jugadores ‘rossoneri’, especialmente a Mario Balotelli, a quien le profirieron insultos racistas.

Ver Post >
Los olvidados de las finales
redaccion 15-05-2013 | 8:59 | 0

La historia de las grandes competiciones esta llena de finales curiosas, con equipo poco habituales en estas lídes, incluso equipos que han pasado a mejor vida deportiva y nunca más se ha sabido de ellos. En la Copa del Rey, la final de 1973 entre el Athletic y el Castellón o la de 1980 entre el Real Madrid y su filal, el Castilla. También Europa tiene finales poco corrientes. El Saint-Étienne perdió la final de 1976 contra el Bayern de Munich o las dos Champions del Nottingham Forest, una de ellas ganada al Malmo. En la UEFA siempre quedará en el recuerdo el Liverpool-Alavés de 2001.

Ver Post >
El árbitro tranquilo de las tres tarjetas y el silbido rápido
redaccion 08-05-2013 | 5:08 | 0

Un jugador, sustituto o sustituido será expulsado al recibir una tarjeta roja o si recibe doble amonestación por tarjeta amarilla en el mismo partido. Así explica una expulsión el reglamento de la Internacional Board, organismo encargado de regular las normas del fútbol. Pero hubo un árbitro que necesitó sacar tres tarjetas amarillas a un jugador para expulsarle del campo. Este árbitro es Graham Poll, que pasará a la historia del fútbol como uno de los colegiados más peculiares.

Y lo más grave es que el fallo no llegó en un partido amistoso o de Liga. Sucedió en un partido del Mundial de Alemania 2006 (el 22 de junio). Poll era el encargado de arbitrar el trascendental Australia-Croacia, en el que las dos selecciones se jugaban un puesto en octavos de final. Y el partido fue una sucesión de errores.

Además de los dos o tres penaltis que no vio en el área de Croacia, la disparatada decisión arbitral que quedará para la historia fue que necesitó sacar tres tarjetas amarillas a un jugador para expulsarlo. El protagonista fue el jugador croata Josip Simunic.

Croacia, viendo que el partido se les escapaba y que Graham Poll permitía todo tipo de agarrones y faltas, comenzó a tomarse la justicia por su mano. Josip Simunic se ganó la primera amarilla, en el minuto 61, por una entrada abajo al delantero australiano Viduka. En el minuto 90, Simunic realizó un placaje realizaba a Kewell y vio la segunda amarilla. ¿Expulsión? Para Poll no. El colegiado británico le permitió seguir jugando. Pero las dos amarillas no parecieron frenar a Simunic, que estaba empeñado en acabar antes de tiempo en la ducha y en el minuto 93 ‘cazó’ a otro australiano y vio la tercera amarilla. Y a la tercera fue la vencida y Poll decidió expulsarle.

Aquel fallo le costó su carrera como árbitro internacional. Cuando fue consciente de su error anunció que sólo arbitraría en la Premier League, siempre que no fueran finales.

Pero es queel inglés ya era reincidente en una cita mundialista. En el Mundial de Corea y Japón ya fue excluido de la fase final tras su arbitraje en primera fase en un partido en el que Croacia volvía a ser protagonista, aunque esta vez ante Italia. Los croatas ganaron 2-1, pero anuló dos goles legales a los ‘azurri’ a instancias de su asistente.

La trayectoria de Poll como colegiado tuvo otras situaciones de los más pintorescas. En un derbi entre el Liverpool y el Everton, que acabó empate a cero, señaló el final del partido después de que el portero del Liverpool, Westerveld, sacara de puerta.

La mala suerte para Poll es que el balón golpeó en la espalda de un delantero del Everton y acabó en la portería del Liverpool. La decisión fue muy protestada por los jugadores del Everton, ya que ese gol hubiera significado el triunfo del Everton.

Graham Poll podrá, eso sí, presumir de tener aguante en las protestas. El colegiado sufrió el ‘acoso’ más grande que se recuerda por parte de Thierry Henry. El entonces jugador del Arsenal estuvo protestando a Poll durante más de un minuto al final de un partido entre el Arsenal y el Newcastle. Él, lejos de amedrentarse, siguió tranquilo y aguantó el temporal de la mejor forma posible.

Lo que está claro es que Graham Poll pasará a la historia como el árbitro que necesitó mostrar tres tarjetas amarillas para expulsar a un jugador.

Autor: Javier Varela (@javiervarelag)
Pincha aquí para leer la anterior entrega del blog ‘Cosas que habías olvidado del deporte’

Ver Post >
Rommel Fernández y Mónica Seles, 20 años de una 'semana negra' para el deporte
redaccion 01-05-2013 | 3:51 | 0

El deporte siempre recordará su ‘semana negra’ de 1993. Dos acontecimientos marcaron al mundo del deporte. El primero, el apuñalamiento de Monica Seles durante un partido que cambió su carrera. El segundo, la muerte del futbolista Rommel Fernández en accidente de tráfico.

En la vida de Mónica Seles hubo un antes y un después del 30 de abril de 1993. La entonces número 1 del mundo fue sorprendida por un espectador mientras estaba sentada en su silla durante un descanso en un partido en el Masters de Hamburgo frente a la búlgara Magdalena Maleeva.

Un aficionado alemán, Günter Parche, clavó un cuchillo de cocina de 23 centímetros a la tenista ante el asombro de toda la grada y el desconcierto de los responsables de seguridad de la pista, que enseguida abordaron y redujeron al agresor. Posteriormente, reconoció que su intención era que Steffi Graff recuperara su reinado en el mundo de la raqueta. Por si la agresión fuera poco, aquella semana la serbia se enteró de que su padre sufría un cáncer de próstata.

Ese instante marcó su carrera. Aunque no sufrió daños en órganos vitales, músculos o tendones, estuvo 28 meses apartada de las pistas. Las secuelas metales ya no le permitieron ser la misma tenista que deslumbraba con sólo 20 años. Hasta que se produjo el ataque, había ganado 8 Grand Slam. En su vuelta a la competición, sólo fue capaz de sumar un ‘grande’ más.

Pero no sólo hubo un antes y un después en la carrera de Mónica Seles. En el tenis se extremaron las medidas de seguridad para los jugadores. Desde entonces se deja un espacio entre las sillas de los tenistas y los aficionados, con el objetivo de evitar una situación similar.

La agresión a Mónica Seles abrió una semana negra que terminó con el fallecimiento en accidente de tráfico del panameño Rommel Fernández. El 6 de mayo de 1993, el futbolista -entonces del Albacete Balompié- perdía la vida en una carretera de Tinajeros, en la provincia albaceteña. Su coche, un Toyota Célica, chocaba contra un árbol tras perder el control del mismo, lo que le produjo un traumatismo craneoencefálico que desembocó desgraciadamente en una parada respiratoria.

La investigación desveló que el accidente pudo ser debido a otro vehículo que venía en dirección contraria. Al cruzarse con éste, y al ser la carretera muy estrecha y en malas condiciones, el jugador se salió de la calzada cuando regresaba de una comida con sus compañeros de equipo. Aquel día, el jugador iba acompañado en el coche por su primo, Rolando Rojo, que sufrió diversas fracturas pero todas leves. Rommel sólo tenía 27 años, pero entonces ya tenía la misma popularidad que el presidente de su país.

Más de cien partidos en Primera

Había aterrizado en España en 1986 para disputar un Mundialito de la Emigración en Tenerife, donde asombró al secretario técnico del CD Tenerife, que le fichó para las categorías inferiores. A partir de ahí su progresión fue en ascenso, hasta que se consolidó en el primer equipo que logró subir a Primera, donde disputó dos temporadas.

Entonces el Valencia apostó por su fichaje y pagó 300 millones de pesetas por hacerse con sus servicios. Las cosas no le fueron demasiado bien en la capital del Turia, ya que tenía como máximo rival al delantero búlgaro Ludoslav Penev y tuvo que buscarse la vida en el Albacete, mediante una cesión.

En el conjunto manchego no pudo completar ni una temporada. En sus 104 partidos en Primera (entre Tenerife, Valencia y Albacete) logró 32 goles. En su país es considerado un auténtico héroe, tanto, que la Federación Panameña de Fútbol decidió que el Estadio Revolución pasara a llevar su nombre.

Autor: Javier Varela (@javiervarelag)

Pincha aquí para leer la anterior entrega del blog ‘Cosas que habías olvidado del deporte’

Ver Post >