img
Categoría: El regreso
Vivir despacio

Y cuando llegas a casa después de meses fuera, abres la cama, metes un pie, otro, acomodas el cuerpo poco a poco, coges las sábanas con fuerza y te tapas hasta la cabeza. Entonces pasa: ese olor, ESE OLOR. No sé si de tanto repetir el gesto lo estaré agotando. Es la prueba de que, ahora sí, estás en casa.

Ver Post >
Sobre el autor Ana Salas
Soy periodista en transición. Cambio de ciudad y espero hacerlo también de trabajo. El último, en El Comercio, se ha prolongado durante ocho años. Buscando aproximarme a casa y empezar de nuevo, me tomo un tiempo. A veces no es necesario ir tan deprisa. Me voy a la India a practicar yoga antes de asentarme en una ciudad más al sur de la que me ha acogido durante 13 años: Oviedo. Dicen que un viaje así supone un antes y un después en la vida de cualquiera. Vamos a comprobarlo.