img
Parar
img
Ana Salas | 24-12-2015 | 11:41

Acaba un año y muchas otras cosas.

 

Empieza otro y, por una vez, puedo decir eso de ‘año nuevo, vida nueva’. He pensado mil veces en cómo sería si de verdad ocurriera, si cuando acabara el año pudiéramos guardar todo lo que pasó y resetear, tener la oportunidad de empezar otra vez, de hacerlo sin la carga que vamos acumulando con el tiempo. Es imposible, claro.

 

Somos lo que nos ha pasado y eso siempre formará parte de nosotros, pero por qué no intentar empezar algo pequeño. Hacerlo poco a poco, con paciencia, tratar de conseguirlo día a día. A veces para empezar, eso sí, hay que dejar cosas atrás. Por ejemplo, un trabajo o un país. Dejo ambos para empezar de nuevo con el único plan de que el yoga me acompañe.
Para profundizar en una práctica de la que me beneficio desde hace algún tiempo, decido viajar a India. El 30 de diciembre es el día elegido. Acabar y empezar de una forma simbólica, y a la vez poder parar para después seguir.

 

 

 

 

 
 
Marilyn Monroe también quiso 
ver el mundo desde otra perspectiva.

 

Sobre el autor Ana Salas
Soy periodista en transición. Cambio de ciudad y espero hacerlo también de trabajo. El último, en El Comercio, se ha prolongado durante ocho años. Buscando aproximarme a casa y empezar de nuevo, me tomo un tiempo. A veces no es necesario ir tan deprisa. Me voy a la India a practicar yoga antes de asentarme en una ciudad más al sur de la que me ha acogido durante 13 años: Oviedo. Dicen que un viaje así supone un antes y un después en la vida de cualquiera. Vamos a comprobarlo.