El Diario Montañes

img
‘Aragón’, lesionado
img
Teresa Cobo | 10-03-2014 | 14:29


HAZ CLIC AQUÍ PARA VER LA GALERÍA DE IMÁGENES

Cojea de una pata trasera, pero, de momento, no será necesario sacarlo del recinto de los osos

‘Aragón’ está apurado. Apenas se mueve. Cuando camina, lo hace a tres patas y mantiene una de ellas, la trasera izquierda, encogida y en el aire. Ha debido de lesionarse en alguna pelea o durante una huida. Se tumba en la pradera de los osos. A su alrededor hay ejemplares enormes, auténticos mastodontes de pelo oscuro y tupido que han vuelto a la explanada después de la hibernación. Cuando pasan cerca de él, ‘Aragón’ no echa a correr, y seguro que ganas no le faltan. Tiene fuertes molestias en la pata. ‘Nuri’ se queda al lado de su amigo. Son colegas y vuelven a estar juntos.

'Aragón' avanza con la pata trasera izquierda en el aire. Está lesionado. T. COBO

El estado de ‘Aragón’ parece preocupante. Es sábado. El equipo de guardia acude al recinto de los osos para averiguar qué le ocurre. Dos cuidadores entran con la camioneta de la comida, respaldados por un vigilante. Al ver el vehículo de reparto, los plantígrados se alteran, como siempre. Son animales voraces. Es preciso proporcionarles alimento antes de llegar hasta ‘Aragón’, el único que permanece rezagado y al margen del tumulto. El coche de asistencia se dirige hacia el lesionado, que, con la tensión del momento y con la pitanza de por medio, espabila y se aguanta los dolores. Comienza a apoyar en el suelo la pata dañada e incluso corretea para apartarse de sus congéneres.

Cuando la colonia de osos se tranquiliza y se forman los habituales corrillos en torno al pan que queda sobre el terreno, la camioneta se aproxima a ‘Aragón’. Ahora que los competidores están distraídos, los cuidadores le facilitan comida individualizada. Se hace con ella encantado. Le viene muy bien porque ha adelgazado. ‘Nuri’ también ha pillado cacho. Es muy avispada. No parece que la lesión de ‘Aragón’ sea tan grave y tampoco le impide defenderse. Los cuidadores comunican sus observaciones al equipo veterinario, que decide mantener bajo vigilancia a ‘Aragón’ y medicarle con la aplicación en los alimentos de antiinflamatorio y antibiótico. Parece suficiente. Si no lo fuera, lo dormirían con dardo anestésico y lo sacarían del recinto para examinar y curar la pata.

'Nuri', cariñosa con su amigo el cojo. Hoy está solidaria con 'Aragón'. T. COBO

El domingo ‘Aragón’ se encuentra mejor. Aunque aún se resiente algo de la pata, la posa y camina sin muestras de dolor. Da gusto ver lo rápido que aprende. Se incorporó al área de los osos el pasado 15 de noviembre. Ya hay semejantes que lo respetan y algunos incluso lo temen. Cada vez se acerca más a los grandes, lo justo y necesario, y anda más listo para hacerse con la comida, al margen de que ahora tenga ‘enchufe’ por estar convaleciente. Cuando se acaba el reparto de carne y fruta y quedan las barras de pan sobre el terreno, hace como otros: arrambla con todas las que le caben entre las fauces y sale de allí por patas, aunque una todavía le moleste.

'Aragón' se aparta con un buen manojo de barras de pan en la boca. T. COBO

  • yonivesmules

    Tranqui Aragón, que Mesi vomita y está peor

Otros Blogs de Autor