El Diario Montañes

img
‘Aragón’ y ‘Nuri’ reanudan su amistad
img
Teresa Cobo | 19-02-2014 | 13:59

HAZ CLIC AQUÍ PARA VER LA GALERÍA DE IMÁGENES

Dan muestras de alegría al reencontrarse en la llanura de los osos y vuelven a jugar juntos

Son la viva imagen de la felicidad. Despiertan la simpatía de los visitantes que los observan desde el mirador de Cabárceno: “¡Qué bonito! ¡Cómo juega ese oso grande con el pequeño!”. “¡Ooohhh! Mira cómo se quieren esa madre y su cría”. Pero no son una osa con su cachorro. Son ‘Aragón’ y ‘Nuri”, que han reanudado su amistad después de tres meses de buscarse la vida cada uno por su lado en el territorio de los osos. Ahora que ‘Aragón’ se atreve a bajar a la llanura, se han vuelto a ver y, tras un par de días de extrañeza, han recuperado el vínculo que les une después de haber convivido un año juntos y solos en el recinto de adaptación.

No es tan raro que los turistas confundan a ‘Aragón’ y ‘Nuri’ con una madre y su hijo, ya que la diferencia de tamaño entre ellos es considerable. ‘Aragón’ es un macho de cuatro años y ‘Nuri’, una hembra de tres. Pero, además, él es un oso de Europa del Este de raza pura, que crece bastante más que los ibéricos, y ‘Nuri’ es una osa híbrida que sufrió raquitismo por ser hija única de una madre primeriza que tenía poca leche. Lo importante es que pueden jugar juntos sin hacerse daño.

'Nuri' y 'Aragón' juegan en la explanada como solían hacer en su recinto. T. COBO

La tensión de los primeros días que ‘Aragón’ pasó en la explanada, preocupado por procurarse alimento y por la persecución de los otros machos, condicionó el reencuentro entre los dos colegas. ‘Nuri’ y Áragón’ se trataron como extraños. Pero fue cuestión de horas. Hoy, cuando la pradera queda despejada y el resto de osos busca orillas, peñas y recovecos en los que descansar, ‘Aragón’, que baja por una ladera, y ‘Nuri’ que ha asomado un rato antes, dan muestras de alegría al verse y enseguida comienzan a pelear de mentirijillas, muy animados.

Perseguidos

Las acometidas de otros osos que les tienen ojeriza porque no quieren cerca nuevos rivales a los que disputar la comida separa en varias ocasiones a los amigos. ‘Aragón’ sale despavorido monte arriba perseguido por un joven oso pendenciero, y la pobre ‘Nuri’ tiene que trepar a lo más alto de un peñasco acosada con inquina por ese mismo individuo que la sigue hasta la cima y con el que tiene que vérselas en precario equilibrio hasta que el atacante desiste.

Cuando ‘Nuri’ regresa a la planicie, descubre a ‘Aragón’ al otro lado, sobre unas rocas por las que desciende de nuevo. Su pequeña amiga corre a su encuentro y él la recibe acogedor. Pero detrás de ella viene una cría de un año que aún no se ha independizado de su madre. Este cachorro ha simpatizado con ‘Nuri’ y la sigue a menudo, incluso peñas arriba, para jugar. Esta osezna se parece tanto a ella cuando tenía su edad que podrían ser hermanas. En cualquier caso, se tratan con mucho cariño. Pero la madre, que tolera bien la presencia de ‘Nuri’, no quiere cerca machos, y ‘Aragón’ lo es. Así que lo espanta con una breve acometida que lo pone de nuevo en fuga.

‘Aragón’ vuelve a topar pronto con ‘Nuri’ y pasan las primeras horas de la tarde juntos y prácticamente solos en la explanada, aunque ambos han ampliado su círculo de amigos, y el de enemigos, y también hacen vida por separado.

El tamaño de 'Aragón' no impresiona a 'Nuri'. Hay confianza. T. COBO

  • Elektra SetentayCuatro

    Uf, llevo un mes sin mirar el blog y ya estoy con el lagrimón colgando con tanta buena noticia de nuestro Aragón… como me alegra saber que sigue bien, que se va integrando y que se ha reencontrado con Nuri. ;-)

  • Elektra74

    Uf, llevo un mes sin mirar el blog y ya estoy con el lagrimón colgando con tanta buena noticia de nuestro Aragón… como me alegra saber que sigue bien, que se va integrando y que se ha reencontrado con Nuri. ;-)

Otros Blogs de Autor