img
Verde desesperanza
img
victoriocalero | 27-06-2013 | 11:57

Hay dos imágenes que han dado la vuelta al mundo y tienen mucho en común: en las dos, los protagonistas son dos tenistas por encima del 100 del mundo, Steve Darcis y Sergiy Stakhovsky. En ambas, nadie se esperaba lo que aparece, nadie cree que sea posible una derrota tan prematura de dos ‘cocos’: Rafa Nadal y Roger Federer. En la primera, se ve como se arrodilla el belga, eufórico. Un tenista que, curiosamente, dos días más tarde, es baja por lesión. Cosas del tenis y del deporte. En la segunda, se puede apreciar cómo se tira al suelo un hombre que ha derrotado al mejor  jugador de la historia sobre hierba. Dos hombres, dos jugadores que se han erigido en los grandes protagonistas de esta primera semana de Wimbledon tras vencer a Nadal y a Federer.

Dos derrotas en el verde londinense que tienen su resaca. La del balear, en forma de reprimenda de su entrenador y tío: “Lo que más le faltó a Rafa fue actitud, por eso perdimos. La rodilla era la misma aquí [en Londres] que en París. Hay que poner más actitud, ir más al límite. No es fácil, pero creo que en líneas generales ese fue el problema”, aseguró Toni Nadal.

Eso en cuanto a Nadal. Lo de Federer parece más grave. El problema en el suizo es que no es el que era. El ex número uno del mundo está cada vez más lejos de aquel Federer que arrollaba a sus rivales y deleitaba al público. Incluso, se parece poco al jugador que el año pasado triunfaba de nuevo en la hierba de Londres. Federer va cuesta abajo, y no sabemos cuándo va a ser capaz de encontrar el freno. Ni si lo va a llegar a encontrar. Esperemos, por el bien del tenis, que sí.

Y todo tras una jornada, la de este miércoles, en la que fueron cayendo en Wimbledon uno tras otro por lesión. Así hasta siete abandonos, algo inusual en un torneo de estas categoría. Entre las bajas destaca la del ya mencionado Darcis y la de uno de los tenistas más peligrosos en esta superficie: Tsonga. ¿La principal consecuencia?  El boquete que se ha abierto en la parte de abajo del cuadro, donde se ha quedado solo Murray como gran favorito. Y eso que en principio era el cuadro más duro. Cosas del tenis y del verde de Wimbledon.