img
Madrid, cada vez más cerca de los Grandes
img
victoriocalero | 07-05-2013 | 11:10

Rafa Nadal, Roger Federer, Novak Djokovic, Andy Murray o David Ferrer; Maria Sharapova, Serena Williams o Victoria Azarenka. Desde luego, vender  un torneo con estos jugadores es sencillo, porque tanto en el cuadro masculino como en el femenino están los mejores tenistas del mundo. Atrás quedan aquellos tiempos en los que el torneo se disputaba en el Madrid Arena sobre pista dura, en los que la mayoría de la élite del tenis masculino se borraba. Ahora no. En estos momentos todos quieren venir a Madrid y disfrutar en la tierra batida de la capital española.


“Son 12 años ya. Para este, las expectativas del Masters son increíbles si no ocurre nada extraño. Los partidos son buenísimos”, desliza Manolo Santana, el director del torneo. Para Santana, que confirma que los precios de las entradas han bajado por la crisis, el Madrid Open avanza cada año. De hecho, ya piensan en la próxima meta, que no es otra que convertirse en un torneo de 12 días: “Es un tema que el señor Tiriac lo está llevando bien. Cuando pasamos de solo hombres a un mixto fue un gran cambio, así que ahora aspiramos a lo máximo que se puede llegar, ya que no podemos ser un ‘Grand Slam’”.

El torneo no lo ha tenido fácil. La polémica arcilla azul hizo que las voces críticas de los tenistas se escuchasen hasta el punto de eclipsar a los partidos. No era un problema solo de color, sino que también influía la calidad de las pistas, muy resbaladizas. Pero ese error ha sido subsanado este año.  “Tenemos unas pistas de tierra impecables”, explica el director del torneo. “No supimos dar con la calidad de las pistas para un evento así y ahora hemos conseguido unas pistas muy buenas”.  Y no solo lo dice él. Djokovic, Federer o Nadal se han mostrado encantados con la pista de este año.

Curiosamente, esta nueva superficie, ya adecuada para las exigencias de los profesionales, es más cara que la tan comentada pista azul: “Es muchísimo más costosa la arcilla roja porque hemos hecho unas excavaciones tremendas, casi de un metro para encontrar el desagüe de la lluvia para que no tenga esa especie de cristal que se formó de la tierra”, argumenta Santana.

En el déficit del Madrid Open habría que poner el excesivo cemento que se ve en la grada, especialmente en los primeros días y concretamente en la zona de palcos de la central. “Da la sensación de que solo hay palcos en la pista” o “la mitad de la central es solo palco” son comentarios que se escuchan cada día en los aledaños de la Manolo Santana. Pero esta zona VIP es una parte vital para la supervivencia económica de este torneo. Algo que ha hecho que, además de un torneo de tenis, sea un evento social al que acude en masa la ‘jet set’. Madrid, con sus cosas, pero cada vez más cerca de los ‘Grand Slam’.