img
Murray se lo merece
img
victoriocalero | 11-09-2012 | 17:21

El flamante campeón del US Open no es solo que ganase el título después de derrotar al vigente campeón y al verdugo de Roger Federer; es que ya hacía un tiempo que merecía ganar un torneo de ‘Grand Slam’. Murray, un tenista excelso con numerosos recursos y con la virtud de adapatarse a las peores condiciones como demostró ante Djokovic, llevaba mucho tiempo llamando a la puerta de los Grandes completando brillantes actuaciones. Pero siempre le faltaba poner la guinda.

En sus primera final en el US Open, y en las dos siguientes, en el Abierto de Australia, no consiguió ni tan siquiera hacer un set ante Federer y Djokovic. Este año ya logró adelantarse en la primera manga en la final de Wimbledon ante el suizo en su cuarta final en un ‘major’.

Probablemente el paso de gigante lo dio precisamente en la hierba londinense en los Juegos Olímpicos, en su casa, donde le veneraran y deseen con fervor que rompa el maleficio británico en el All England Tennis Club. Allí completó un partido que rozó la perfección ante el número de uno y se demostró a sí mismo que podía ganar a los más grandes donde hay que ganarles: en las finales. Y lo que es más importante: que estaba perfectamente capacitado para levantar este tipo de trofeos.

Una mejoría mental que ha plasmado en el US Open. Potencial numero uno  del mundo, le hemos visto en Nueva York cortar la derecha desde el centro de la pista ante Berdych como arma demoledora para destrozarel ritmo del checo, ofrecer un recital de recursos y de variantes ante el serbio y jugar suelto, cómodo en la pista y pegar duramente a la bola ante Raonic.

En definitiva, ha dado una buena muestra de versatilidad y de talento en las instalaciones de Flushing Meadows. En su quinta oportunidad al igual que su ahora entrenador y profeta, Ivan Lendl, ha conseguido lo que venía ya un tiempo mereciendo: su primer título de ‘Grand Slam’.